Innovación

Una batería nuclear para que tu móvil no se apague nunca

strontium-nuclear-betavoltaic-battery-640x352
Escrito por Rafael Claudín

Unos investigadores de la Universidad de Missouri han elaborado un tipo de batería radioactiva que duraría toda la vida útil de un teléfono móvil.

Incorporar una batería nuclear en un teléfono móvil parece una idea descabellada. Y probablemente lo sea: si ya hay cierta polémica en torno al efecto de las estaciones repetidoras en la salud y en la posibilidad de que los móviles con sed de Wi-Fi puedan afectar tanto a las partes más altas del cuerpo como a las más bajas, añadir a la mezcla elementos radioactivos sería una bomba polémica.

Y sin embargo… Sin embargo, la posibilidad de que los dispositivos móviles, o incluso los vehículos eléctricos, tuvieran una autonomía virtualmente infinita no deja de tener su atractivo. Pues bien, el desarrollo de la Universidad de Missouri, liderado por Baek Kim y Jae Kwon, no incorpora un reactor de fisión nuclear, sino algo mucho menos peligroso, aunque radioactivo al fin y al cabo.

En lugar del reactor, el sistema se basa en el proceso betavoltaico para generar la electricidad. El funcionamiento es similar al de las celdas fotovoltaicas, sólo que en lugar de obtener la energía de los electrones, se parte de la radiación beta. En este caso, se han basado en el material radioactivo Strontium-90, con una capacidad radioactiva que empieza a decaer después de 28 años de vida.

Un tipo de radiación que sí, puede provocar cáncer y llegar a ser letal, pero se detiene fácilmente con una capa de aluminio. Ahora bien, más te vale proteger bien esa capa de aluminio. Si se te cae el móvil ya no te tendrás que preocupar de si funciona o no, sino de si le ha quedado alguna brecha que permita la salida de la radiación.

Un sistema idóneo para la conquista espacial

Esta tecnología no es nueva, como indica ExtremeTech. Se utilizó a pequeña escala para los primeros marcapasos, por ejemplo. Aunque los investigadores de Missouri han logrado mejorar la mezcla con el añadido del agua, que no sólo ayuda a mitigar la radiación, sino que produce electricidad al dividir sus moléculas por efecto, precisamente, de la radiación.

En todo caso, si todo esto te escandaliza, no te preocupes: es poco probable que esta tecnología llegue alguna vez a los teléfonos móviles. Al menos, a corto plazo. Por el momento, esto es, en los próximos años, sus destinos más probables son el ejército y la industria aeroespacial. Sobre todo esta última; al fin y al cabo, ahí fuera estás rodeado de radioactividad, y la posibilidad de tener una batería tan longeva puede tener más peso que el riesgo.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.