Innovación

Baleares, pionera en España en prohibir las cápsulas de café de un solo uso

Baleares, pionera en España en prohibir las cápsulas de café de un solo uso

El anteproyecto de ley de residuos de las Islas Baleares que prepara el Govern se adelanta al resto de España prohibiendo la venta las cápsulas de café de un solo uso elaboradas con materiales no fácilmente reciclables orgánica o no orgánicamente.

Las cafeteras de cápsulas se han popularizado notablemente en los últimos años, debido a la comodidad que ofrecen, variedad de sabores o buena publicidad. Sin embargo, las cápsulas de café tal y como las conocemos hasta ahora no tienen unas expectativas de futuro muy halagüeñas, debido principalmente al problema de la contaminación que generan. Sentando precedente, en Baleares deberán estar hechas con materiales compostables o las marcas deberán demostrar al Govern que siguen un proceso de recogida y reciclaje tras su uso.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

La medida pone el foco en el cumplimiento de “la pirámide de la buena gestión de residuos”, tal y como ha subrayado el director general d’Educació Ambiental, Qualitat Ambiental i Residus, Sebastià Sansó. Estas medidas, enmarcadas dentro del anteproyecto de ley de Residuos y Suelos Contaminantes comenzará por la prevención y reutilización, constituyendo una iniciativa pionera en nuestro país que ya cuenta con planes para ser adaptada en otros lugares como Navarra.

Según han informado diversos medios locales, esta regulación no es inmediata, ya que entrará en vigor el 1 de enero de 2020, junto a la prohibición de comercializar vajillas de plástico de un solo uso. También se vetará la venta y distribución de toallitas, pajitas de plástico o bastoncillos de orejas. Sus impulsores subrayan que se trata de una urgencia ambiental y que es fundamental “adelantarse a la normativa europea”.

En torno a las cápsulas de café, la alternativa más sencilla es que todas ellas sean de carácter compostable, aunque se abre la puerta para los fabricantes dispuestos a recoger los residuos para su tratamiento y reciclaje. En este caso se vigilará a dichas empresas fijando sanciones por si el proceso no se cumple, una medida en estrecha relación con el “pago por generación” o tasa de basura que cada ciudadano pagará según los deshechos no reciclables que generen. Todo parece indicar que la ley podría quedar aprobada este próximo verano.

Fuente | Última Hora

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.