Innovación

Bacterias que resucitan teléfonos móviles en desuso

Móviles en desuso

Investigadores de la UPC trabajan con microorganismos que pueden incrementar en un 30% la cantidad de metal recuperado en móviles antiguos.

Imaginen microorganismos que se alimentan de la chatarra que hay en las placas electrónicas de los teléfonos móviles para eliminar lo que no sirve y reciclar los metales que se pueden recuperar. Parece ciencia ficción, pero nada más lejos de la realidad. Y es que, un equipo de investigadores del Departamento de Ingeniería Minera, Industrial y TIC (EMIT) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) está apostando por la biolixiviación como técnica potencial en la recuperación de metales procedentes de los residuos electrónicos de los teléfonos móviles.

Este fenómeno físico, la biolixiviación, pone en contacto desechos electrónicos que contienen metales de interés como el cobre, el oro, el cromo, el zinc, el níquel y el aluminio, entre otros, con bacterias ferrooxidantes para conseguir extraerlos y darle un nuevo uso. En vez de atacar químicamente los residuos, se aprovecha la capacidad de oxidar que tienen determinados microorganismos regenerando los agentes responsables de la extracción y reduciendo la utilización de reactivos y de altas temperaturas.

Este proceso es menos contaminante y más económico que los que se utilizan hoy en día y, además, puede ser aplicado cuando las bajas concentraciones de metales hacen que las técnicas convencionales no sean viables. Para que funcione, es necesario controlar las condiciones que afectan a la actividad de los microorganismos, como el pH, la temperatura o las concentraciones de sales. Como resultado del proceso, el metal queda disuelto y, mediante un proceso de separación, se recupera para ser utilizado de nuevo en la construcción de placas electrónicas, entre otras aplicaciones.

La especie Acidithiobacillus ferrooxidans, microorganismo que crece en condiciones muy adversas y difícil de encontrar, es la más utilizada y se encuentra en la naturaleza, en espacios como las aguas residuales urbanas de las depuradoras. Los investigadores toman muestras de estos entornos y las tratan en el laboratorio en las condiciones óptimas para que sólo sobreviva esta especie y se regenere. Actualmente también se investiga con otros microorganismos y comunidades que están dando buenos resultados en un tiempo razonable.

En ese sentido, los microorganismos permiten extraer del residuo lo que aún se puede aprovechar y que, en caso de no extraerse, podría perjudicar el entorno donde éste queda depositado, contaminando el agua y el suelo. Con esta técnica se reduce la necesidad de explotar recursos naturales para obtener la gran cantidad de metales, como el cobre, que requiere actualmente la tecnología electrónica.

30% más de metal recuperado

Los resultados de la investigación revelan que, en determinadas condiciones, la acción de los microorganismos puede incrementar en un 30% la cantidad de metal recuperado y, de esta manera, se puede recuperar el 99% del residuo. La recuperación del metal procedente del residuo es más rentable que la propia extracción del recurso natural original, ya que en estos desechos la concentración es mayor que en las menas minerales, al tiempo que se gestiona un residuo muy problemático si no se hace un buen tratamiento.

Esta técnica se ha empezado a poner en marcha con placas de circuito impreso de móviles, pero se podría adaptar fácilmente a otros tipos de desechos electrónicos como televisores, ordenadores o neveras, según los expertos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.