Innovación

Autobuses sin conductor empezarán a circular por las calles de Singapur

alsa autobuses cm

Siguiendo la estela de Reino Unido, China, Finlandia, San Sebastián o León, la ciudad-estado de Singapur va a empezar a probar los autobuses autónomos en sus carreteras.

La conducción autónoma no sólo promete hacernos olvidar la pesada tarea (para algunos, placer) de conducir nuestro automóvil, sino que también va a suponer toda una revolución en el mundo del transporte público. Y es que, si ya hay trenes que funcionan a la perfección sin un maquinista en su interior, ¿por qué no va a haber autobuses sin conductores?

Algo así han debido pensar las autoridades de Singapur, lugar en el que desde este miércoles ya se pueden probar los autobuses autónomos. Una nueva ley permite testar en las calles de esta ciudad-estado este tipo de vehículos, la gran promesa para solucionar los problemas de movilidad de un lugar tan pequeño y con tanta población como es el caso.

Para hacer este viejo sueño realidad (en el que también están trabajando otros países -como Finlandia, Países Bajos, Suiza, China o Gran Bretaña- y algunas ciudades españolas -San Sebastián y León-), , el gobierno de Singapur va a colaborar con la Universidad Tecnológica de Nanyang, en un proyecto piloto que comenzará próximamente con dos autobuses híbridos eléctricos. En una segunda fase, y si todo va según lo previsto, la autoridad de transporte terrestre de la ciudad ampliará la flota de vehículos autónomos para recabar aún más información sobre esta tecnología.

Una tecnología que no dista mucho de la que ya hemos visto repetidas veces en el coche autónomo de Google o el AutoPilot de Tesla: los autobuses contarán con sensores de movimiento, de infrarrojos, proximidad, etc., así como con un software de procesamiento en tiempo real del entorno, las condiciones climáticas y el tráfico rodante.

De hecho, para los habitantes de Singapur no será ninguna novedad ver un autobús autónomo circulando por sus calles, una vez que ya están acostumbrados a convivir con coches autónomos (permitidos en un distrito occidental de la ciudad, donde proliferan los taxis sin conductor). Por otro lado, las autoridades del lugar ya planean extender esta innovación a los vehículos dedicados a la limpieza de las calles o la recogida de basuras.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.