Innovación

ASIMO, el robot-niño de Honda, se hace más humano

ASIMO2
Escrito por Iván Durán

Honda presentó hace unos días la nueva versión de ASIMO, su mítico robot del tamaño de un niño, que ha mejorado gracias a la incorporación de nuevos sensores. La compañía trabaja para que el robot sea el aliado perfecto de personas con discapacidades físicas

“¡Hola Nueva York! Gracias por venir hoy”. Así es como entró el robot de Honda, ASIMO, en una demostración que hizo la propia compañía hace unos días en la Gran Manzana. Dicho evento se convocó precisamente para dar a conocer las novedades introducidas en esta nueva versión. Con estas mejoras, Honda pretende seguir progresando en la idea de ayudar, en un futuro, a las personas que lo necesiten, como pueden ser ancianos, gente con problemas de movilidad, etc. “Honda cree que las mejoras del nuevo ASIMO nos acercan un paso más a nuestro objetivo de ser capaces de ayudar a todo tipo de personas que lo necesiten”, dijo Satosi Shigemi, ingeniero jefe en Investigación y Desarrollo de Honda y responsable del sector de Robótica Humanoide.

Honda, que ya tiene una experiencia de 14 años en robótica, ya que fue en el año 2000 cuando se presentó una primera versión de ASIMO, ya ha fabricado tres versiones de este robot.

Características del nuevo ASIMO

ASIMO mide 130 centímetros de altura, lleva un “traje blanco” y casco, a través del cual pueden verse dos grandes ojos y una sonrisa. Su aspecto es, por tanto, el de un robot combinado con un astronauta.

Este nuevo modelo realizado con una aleación de magnesio, resina plástica y otros materiales tiene un peso de 50 kilos. Funciona con una batería recargable de litio con una autonomía de unos 40 minutos,. Además, el robot está capacitado para que, cuando se vea bajo de batería, vaya a su sitio de carga y se conecte él solo.

Su voz está grabada en inglés, y es de un chico de 16 años, aunque también se puede comunicar en japonés. Otra de sus funciones, que en este caso es una novedad muy en línea con el objetivo de Honda de dirigir el robot a discapacitados, es que se puede expresar mediante el lenguaje de señas.

En versiones anteriores ya tenía la capacidad de caminar, correr, subir y bajar escaleras, evitar objetos y reconocer rostros, pero todas estas capacidades se han mejorado a base de sensores. Por ejemplo, tiene mayor destreza en las manos, llega incluso a reconocer una botella, abrirla y verter el líquido en un vaso hasta que éste se llena, corre en dos velocidades alcanzando incluso los 9 kilómetros por hora, sube escaleras con mayor facilidad y salta con las dos piernas o con una solamente.

Gracias a la mejora de los sensores puede realizar cada vez más acciones y moverse con mayor agilidad. Un ejemplo de ello es la capacidad que tiene para golpear un balón tomando una carrera de dos pasos para que la fuerza sea mayor.

Pero para hacernos una idea de cómo es ASIMO, lo mejor es ver este vídeo grabado por Wired:

Limitaciones de ASIMO

“ASIMO necesita adaptarse a la gente, a cualquier tipo de situación y distinguir el movimiento de la gente. Ese es nuestro desafío. Necesitamos trabajar en esa función”, explicó Satosi Shigemi. Y es que la capacidad de ser un auxiliar en el hogar para personas con dificultades motrices o en lugares públicos aún va a tardar “varios años”, admitió Shigemi.

El ejemplo claro que puso el responsable de Honda de dichas limitaciones del robot fue la capacidad que aún no tiene de detectar si una persona se le acerca para interactuar con él o simplemente porque está pasando a su lado.

Sobre el autor de este artículo

Iván Durán

Nacido en Madrid allá por el 1992. Periodista formado en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada. Aprendiendo a redactar y especializándome en contenidos tecnológicos en TICbeat