Innovación

Así son las primeras latas del mundo en enfriarse solas en 90 segundos

Así son las primeras latas del mundo en enfriarse solas en 90 segundos

La tecnología MicroCool para enfriar las latas de cerveza o refresco es un sofisticada y velocísimo sistema de autorrefrigeración acaba de ver la luz en Estados Unidos de la mano de la empresa californiana The Joseph Company.

A todo el mundo le desagrada tomar calientes las bebidas concebidas para beberse frías, como la cerveza, los refrescos de cola, el té helado o el café refrigerado, algo que puede suceder en los días de altas temperaturas, cuando estamos de camping, excursión o visita a la playa o sencillamente, cuando no tenemos a mano la nevera o el congelador. Su sabor se altera e incluso, en el caso de la cerveza puede tornarse desagradable o demasiado dulce en el caso de una Coca-Cola.

Chinchín: Budweiser quiere ser la primera cerveza en conquistar Marte

Ahora, la tecnología disruptiva de una compañía innovadora puede atajar para siempre este molesto problema. Su nombre es The Joseph Company y llevan dos décadas diseñando y perfeccionando el sistema MicroCool, capaz de abastecer a las primeras latas del mundo en enfriarse solas. Esta tecnología tan ansiada por la industria ha recibido un reconocimiento especial de la NASA, un galardón de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) y un premio del ejército estadounidense.

Chill-Can: latas frías cuando el consumidor lo desee…¡en noventa segundos!

Desde su página web, la firma estadounidense afirma que la revolucionaria tecnología MicroCool enfría automáticamente la bebida que desee en un minuto y medio, sin necesidad de emplear hielo, energía o electricidad. “Consumidores en zonas con refrigeración limitada, participantes en actividades como camping, pesca o navegación, y pequeños comerciantes comprenderán el impacto que la autorrefrigeración representa hoy día para la sociedad”, afirman.

El nombre comercial de las latas autorrefrigerables es Chill-Can y ya se encuentran en 15 tiendas de la cadena de supermercados estadounidense 7-Eleven, ubicadas en el área metropolitana de la localidad californiana de Los Ángeles. El producto pionero que las adoptado se trata de una nueva línea de café helado llamado Fizzics Sparkling Cold Brew Coffee, latas de café de 250 mililitros con un precio en torno a 4 dólares y que solamente con girar una diminuta pieza en su base, se enfrían en menos de dos minutos -entre 75 y 90 segundos-.

Cómo servirte bien una cerveza según un sumiller profesional

El funcionamiento del sistema se basa en, al girar la pieza correspondiente de la lata, propiciar la liberación de dióxido de carbono de un depósito interno, disminuyendo la temperatura en unos 16 ºC. La activación de la tecnología propicia que cada lata aumente de peso en unos 150 gramos.

La propia empresa  The Joseph Company estuvo a punto de acertar en el lanzamiento al mercado de un sistema similar en el año 2012, cuando fabrico también unas latas con “frío bajo demanda” para la famosa multinacional estadounidense PepsiCo. Sin embargo, emplearon el gas HFC-134a como compuesto, y debido al carácter contaminante del mismo y muy perjudicial en la emisión de gases de efecto invernadero, el sistema no llegó a ver la luz.

Según datos de Greenpeace, el HFC-134a constituye un gas “promovido por la industria química que, si bien no daña directamente la capa de ozono, tiene una alta incidencia en el calentamiento global”. 

Fuente | BBC Mundo

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.