Innovación

Arcilla e innovación: así es el proceso para crear un coche

Ford innovación coche arcillaLa semana pasada, con motivo de la feria internacional del automóvil (NAIAS) Ford nos invitó a sus instalaciones en Dearborn, donde pudimos comprobar cuál es la tecnología utilizada para construir un vehículo. Así, pudimos ver que se mezclan los procesos más novedosos, como la captura de movimiento o la realidad virtual, con métodos tradicionales, como la creación de prototipos de arcilla.

Ford se enorgullece de su inversión en innovación y de las nuevas tecnologías que implementa en sus coches. Por este motivo ha abierto un centro de innovación en Silicon Valley y ha tenido presencia en ferias tecnológicas como la IFA o el CES, donde su CEO, Alan Mulally, ha realizado varias presentaciones.

Pero, además, la compañía también recurre a la tecnología a la hora de trabajar en el diseño y la creación de sus vehículos. Y lo hace hasta límites insospechados.

Así, por ejemplo, algo tan sencillo como la forma en la que se entra o se sale del coche (y la comodidad al realizar la acción) se mide utilizando 14 cámaras y sensores que capturan el movimiento de un trabajador. Por si fuera poco, se realiza la acción con personas de distintos tamaños. Todos estos datos después se procesan y se analizan.

Ford innovación coche arcilla

Otra tecnología presente en los procesos de diseño de Ford es la realidad virtual. Gracias a ella, sus ingenieros y diseñadores pueden probar la comodidad del interior de los vehículos sin que sea necesario que estén completos.

Ford innovación coche arcilla

De este modo, se pueden hacer cambios en función de las necesidades y determinar la disposición de elementos como el retrovisor (de manera que la visibilidad sea adecuada), el tamaño de las lunas o la distancia a la que deben encontrarse las manillas (para que sea sencillo abrir las puertas) y diferentes partes a las que han de acceder los mecánicos y técnicos.

Por otro lado, los diseñadores trabajan con AutoDesk, un software de diseño industrial. Después, presentan sus creaciones en una sala especial en la que tres proyectores crean una pantalla de alta definición (formada a su vez por 12 pantallas) de 12.288 píxels. Esto les sirve para ver los diferentes acabados posibles, así como para decidir cómo se publicitará el vehículo.

Ford innovación coche arcilla

El nivel de realismo de las imágenes creadas por ordenador es enorme y hasta la luz actúa sobre la superficie del coche como lo haría en la realidad. De hecho, muchas de las imágenes que se utilizan en el proceso de marketing del vehículo son generadas por ordenador (CGI) y no fotografías.

Modelos artesanales

Sin embargo, no todo son tecnologías ‘futuristas’. Según Jeff Nowak, jefe de diseño de Ford, “todavía hay mucho valor en explorar en el mundo analógico”. Por ello, también utilizan algo tan sencillo como la arcilla.

Esta arcilla especial (contiene cera y es bastante cara, aunque reutilizable, según explican) se utiliza para crear modelos de los diseños que se van realizando, primero a escala y finalmente a tamaño real.

El realismo, de nuevo es espectacular. Tanto es así, que muchos de estos modelos, mucho más fáciles de transportar, son enviados después a salones, donde se presentan. En este caso, no obstante, la base es de madera, cartón y metal (normalmente aluminio o acero), por lo que su peso ronda las seis libras en lugar de las aproximadamente 500 que pesaría si estuviera construido únicamente con arcilla.

La primera parte de este proceso, con los modelos a escala, es completamente artesanal. Los modelistas trabajan de forma directa con los diseñadores para dar forma a sus ideas. Más tarde interviene el equipo de ingeniería, que dice qué es posible hacer y qué no lo es. Así, se crean cuatro o cinco modelos (en cada uno trabajan dos personas), que se van descartando. Después, se crea la reproducción a tamaño real, en la que trabaja todo el equipo.

Para crear uno de estos coches es necesario invertir unos cuatro días. En este momento ya se utilizan herramientas conectadas a ordenadores en los que se introducen los parámetros para modelar los vehículos. En total, el proceso (desde el primer diseño) puede llevar hasta dos años.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio