Innovación

Apple podría estar trabajando en un sensor para prevenir ataques cardíacos

Hearth
Escrito por Inma Rico

Detectaría el riesgo a partir del sonido de la sangre al pasar por las venas y, probablemente, necesitaría un ‘wearable’ para monitorizar al usuario.

Los rumores sobre el interés de la empresa de Cupertino por el mercado de los wearables y la salud han llenado los titulares de todos los medios en los últimos días y parece que la historia continúa, ahora, según Mashable a través de San Francisco Chronicle, Apple estaría trabajando en un dispositivo capaz de detectar si estás sufriendo un ataque al corazón.

Según Mashable, el diario confirma que Apple está desarrollando una tecnología basada en sensores que podría predecir y detectar si corremos el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Al parecer, el proyecto está siendo liderado por Tomlinson Holman, el inventor de THX y del sonido envolvente 2.0, y permitirá reconocer este riesgo a partir de los sonidos detectados mientras la sangre fluye por nuestras arterias.

Un funcionamiento que obligaría, presumiblemente, a la persona que quiera ser monitorizada a llevar puesto un dispositivo, con lo que, dice Mashable, esta información apunta directamente a la confirmación de los rumores sobre que Apple está involucrado en el desarrollo de un dispositivo wearable que daría a conocer en breve, el conocido reloj inteligente iWatch.

El informe publicado por San Francisco Chronicle estaría, además, respaldado por las noticias de la semana pasada sobre la contratación de expertos en dispositivos médicos, así como en el trabajo de Apple en apps relacionadas con la salud para su sistema operativo.

Para Mashable, si este informe está relacionado con iWatch, estaríamos hablando de un dispositivo que va a llegar mucho más allá de lo que esperamos; ahora bien, también puede estar justificado por la entrada de Apple en la industria de escáneres médicos. Todo se andará y no tardando mucho se verá por dónde van los tiros.

Foto CC: UrbaneWomenMag (Flickr)

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico