Innovación

Aplican al interior de latas de conserva un bioplástico derivado del tomate

Escrito por Marcos Merino

Investigadores españoles e italianos han optimizado el proceso de adhesión de este material vegetal biodegradable a la celulosa y de esta forma han mejorado su capacidad envolvente. Su uso sustituiría los componentes químicos que actualmente revisten el interior de estos envases.

La mayoría de los envases fabricados en su exterior de aluminio contienen por dentro una capa aislante formada principalmente por compuestos químicos para proteger el producto del contacto con el exterior. La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas dispone de un registro de sustancias potencialmente preocupantes por su impacto en la salud, y por ello, plantea la retirada de muchos de estos componentes industriales.

Ahora, investigadores de diversos organismos científicos españoles e italianos han logrado aplicar un bioplástico obtenido a partir de residuos del fruto del tomate para su uso como recubrimiento interior de latas de bebida y de conserva. Y lo que es más importante: han demostrado la viabilidad de este film biodegradable como materia prima en la producción del recubrimiento interior de estos recipientes, así como para otras aplicaciones relacionadas con el sector de la cosmética.

El potencial del tomate: una sola pieza aporta el 40% diario de vitamina C

Para ello, los investigadores han dado un paso más y han conseguido sintetizar las propiedades físicas y químicas de esta material natural, lo que permitirá a partir de ahora fabricarlo en el laboratorio e igualar sus características naturales (permeabilidad del agua, así como la capacidad para retenerla e impedir la entrada y salida de gases).

“Otra de las ventajas de esta poliéster natural y que hemos recreado idénticamente es su viscosidad y elasticidad, lo que permite su adaptación a la superficie“, explica el investigador de la Universidad de Málaga Antonio Heredia, responsable de este estudio. Además, este plástico sintético es inerte, es decir, no responde ante reacciones químicas, e inocuo. “A todo ello, habría que sumarle su condición biodegradable, un factor indispensable por su impacto medioambiental”, apunta Heredia.

Tequila, marihuana o dinero triturado: ¿los plásticos del futuro?

Pero… ¿cuál su utilidad en el ámbito de la industria cosmética? “En el sector de la cosmética hay cremas y emulsiones que se venden en pequeñas cantidades dentro de frascos o tarros, generalmente de plásticos convencionales. Nuestra propuesta apunta hacia la posibilidad de introducir estos productos en recipientes fabricados a partir de este bioplástico, que además son buenos envolventes. De este modo, al ser un material biodegradable, una vez acabado el frasco, se podría desintegrar fácilmente”, sugiere Heredia.

Fuente | Fundación Descubre

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.

1 Comentario