Innovación

El año del Big Data

Big data información datosEl Big Data es la utilización de grandes cantidades de información para, por ejemplo, generar ventajas competitivas o mejorar el servicio. Esta información puede provenir tanto de la actividad de una empresa como de los propios clientes. Y, según Fernando Maldonado, Program Manager de IDC, es “el nuevo cloud”.

Maldonado estuvo en la décima edición del Informatica Day, donde habló de la irrupción del Big Data en el que, según dijo, será su año.

Esto se debe a que ha comenzado a ser utilizado por más tipos de empresas. Un ejemplo es Rolls Royce. La compañía británica ha comenzado a incluir sensores en sus motores que proporcionan información en tiempo real sobre las piezas. Esto ha supuesto un cambio esencial, pues ha pasado de vender un producto a vender, además, un servicio. Es decir, ha obtenido una ventaja competitiva a través de los datos.

Pero las empresas no son las únicas que generan información. Hoy en día se ha producido un cambio en el patrón y ahora son los usuarios quienes más información generan, ya sea de forma activa o pasiva (sus datos de navegación, por ejemplo).

De este modo, se crea una cantidad enorme de datos. Según Maldonado, cada segundo se crean 57,07 Terabytes de información en todo el mundo (el año pasado la cifra era de 38,05 Tb).

Sin embargo, los datos en tránsito (aquellos que tienen una vida más efímera, como los producidos al navegar por una web) ascienden hasta los 570 Tb por segundo. Y también pueden ser muy útiles. Amazon, por ejemplo, debe el 30% de su facturación a sus sistemas de recomendación inteligente, basados en estos datos.

Y la tendencia va a seguir siendo la misma. En 2010 se crearon 1,8 millones de Petabytes (1,8 Zettabytes) de información, mientras que en 2009 ‘sólo’ se habían creado 0,8 millones. Para 2020, según las previsiones, se crearán 35 millones de Pb al año.

No obstante, la capacidad de almacenamiento no está creciendo de forma tan rápida. Por lo tanto, muchos de estos datos se perderán.

Una alternativa es utilizarlos, gracias a las herramientas que proporciona el Big Data.  Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta una serie de factores antes de comenzar a almacenar y analizar la información: si se podrá encontrar, si cumple con las normativas, si está protegida, si es fiable, si es precisa, si es relevante y, sobre todo, si se podrá generar valor con ella.

El valor, por su parte, no tiene que ser económico necesariamente (es decir, no tiene que significar una fuente de ingresos directamente) y puede presentarse de muchas formas, como una mejora en el rendimiento, una nueva segmentación, una automatización de las decisiones o, como en el caso de Rolls Royce, el descubrimiento de un nuevo modelo de negocio.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio