Innovación

Amazon tropieza con su tienda física: no sabe gestionar multitudes

Cuando hay más de 20 clientes al mismo tiempo en la tienda Amazon Go, el sistema se vuelve loco y no puede seguir los pedidos ni procesar los pagos automáticos.

Amazon abrió las puertas de su primer supermercado físico el pasado diciembre, después de todo un sinfín de rumores. Se trataba de la gran apuesta de Jeff Bezos para competir frontalmente contra las grandes cadenas de distribución, con el elemento diferencial de que el establecimiento no contaba ni con cajeros ni con largas colas para pagar ya que todo el proceso se encontraba sensorizado y automatizado.

Amazon Go, como se llama la tienda localizada en Seattle, es accesible únicamente para los empleados de la propia compañía. Bezos y los suyos anunciaron que se trataba de un período de prueba para terminar de atar los últimos cabos, con el objetivo de que el comercio abriera oficialmente sus puertas a principios de 2017.

Pues bien, a punto de acabar el mes de marzo, no hay noticias desde Amazon al respecto e incluso el Wall Street Journal adelanta que la multinacional, reina del comercio electrónico a escala mundial, va a retrasar bastante su lanzamiento al público debido a varios fallos de gravedad que no encuentran fácil respuesta.

Entre ellos, parece que el más complejo tiene que ver con el sistema que se encarga de llevar la cuenta del carrito de la compra y procesar el pago automático de cada cliente. En concreto, el WSJ destaca que Amazon se ha encontrado con que su tecnología presenta muchos problemas cuando tiene que seguir y gestionar los pedidos más de 20 clientes de forma simultánea. O, dicho de otro modo: Amazon Go no es capaz de manejar multitudes, algo bastante esencial para un local que debería aspirar al mayor número de consumidores posible.

Esta complicación técnica se une a otras como la incapacidad de seguir (mediante un innovador puzzle de cámaras, sensores y algoritmos) a clientes que se mueven muy rápido por la tienda o a la dificultad de mantener las etiquetas de un determinado elemento si este se ha movido desde su lugar específico en el estante.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.