Innovación

Al grafeno también se le da bien la música

Sennheiser
Escrito por Rafael Claudín

Un laboratorio de la Universidad Berkeley crea los primeros auriculares de grafeno, que muestra una impresionante capacidad también en el terreno acústico.

Parece que no hay nada que al grafeno se le de mal. El súperhéroe de los materiales no sólo es el más fuerte que conocemos, sino que proporciona los mayores niveles en cualquier cosa que toque: mejora las baterías de ión litio, los sensores CMOS de las cámaras digitales o las placas solares… Y ahora resulta que, además, tiene buen oído.

Un equipo científico de la Universidad Berkeley ha utilizado por primera vez el material de nuestros sueños en unos auriculares. Para ello, simplemente han introducido un diafragma de grafeno entre dos electrodos de silicona y le han hecho pruebas acústicas para ver cómo era su rendimiento como un auricular de 7 mm. El resultado es mejor que el del modelo comparativo, los cascos Sennheiser MX-400.

Según la curva de rendimiento de su rango de frecuencias, el auricular de grafeno proporciona unos resultados similares a los de los Sennheiser, pero trabaja mucho mejor las frecuencias altas por encima de los 5.000 kHz. Como señala Gizmag, este modelo de Sennheiser es más bien del montón, lejos de los productos para audiófilos, pero aún así es todo un logro para una primera prueba de laboratorio.

Demasiadas posibilidades para poco grafeno

Es interesante sobre todo porque detrás del auricular de Berkeley no hay rastro del enorme trabajo de acústica que hay en los headsets comerciales. Si alguna compañía se decide a dar el paso y comienza a trabajar con grafeno, las posibilidades son impresionantes a juzgar por los resultados de esta sencilla primera prueba.

El principal problema para que algo así sea posible es el altísimo coste que puede conllevar la producción en masa de productos con grafeno. El talón de Aquiles del superhéroe de los materiales es su escasez. Es poco probable que se generalice su uso hasta que la exploración espacial se convierta en explotación espacial.

Una pena, porque, volviendo a la cuestión acústica, según indican los investigadores en el PDF que han publicado, además de “proporcionar una fidelidad cualitativamente excelente al escuchar música” como auricular, como micrófono tendría “unas excelentes características de respuesta debido a la ultra baja masa del grafeno y a su excelente acoplamiento al aire ambiente”.

Imagen: Sennheiser

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.