Innovación

El aire acondicionado, un problema creciente para el calentamiento global

El aire acondicionado, un problema creciente para el calentamiento global

El aire acondicionado y su uso creciente constituyen un problema para el calentamiento global, ya que la electricidad necesaria para su funcionamiento sobrecargará todavía más las redes eléctricas e incrementará las emisiones de CO2.

De continuar con el ritmo actual, en 2050 los sistemas de aire acondicionado precisarán la misma electricidad que surte la demanda energética de China. Este problema ligado al cambio climático y al calentamiento global ha sido subrayado por un reciente estudio de la Agencia Internacional de la Energía, revelando datos tan preocupantes como estos sistemas se dispararán desde los 1600 millones de unidades en la actualidad a 5600 millones para mediados de siglo, duplicando la emisión de gases de efecto invernadero: de 1250 millones de toneladas en 2016 a 2280 millones de toneladas en 2050.

El problema es que se trata de un círculo vicioso, ya que las emisiones nocivas contribuyen al aumento de las temperaturas y este fenómeno genera todavía más demanda de aire acondicionado. Sin embargo, los países más calurosos del mundo carecen prácticamente de este “lujo”: solamente un 8% de la población de Africa, Asia, América Latina y Oriente medio posee un sistema de estos, mientras que 9 de cada 10 hogares de Estados Unidos están dotados de uno. El empleo de aire acondicionado se concentra especialmente en el país norteamericano y en Japón, mientras que su expansión en China prosigue.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

Como puede deducirse, el aire acondicionado y su uso son paralelos al poder adquisitivo y el nivel de desarrollo en cada país, que propician que en los hogares se multiplique la presencia de electrodomésticos que nuevamente, generan calor que a su vez, genera más demanda energética para paliarlo. Es por ello que, debido a un aumento de los ingresos, su penetración aumentará en India, China e Indonesia. 

Además, el informe destaca que este aire tiene capacidad aumentar las temperaturas de la noche a la mañana casi un grado Celsius en algunas ciudades, engordando el problema. Sin embargo, en olas de calor y situaciones de temperatura extrema son necesarios: solamente en Estados Unidos ha provocado una disminución de muertes prematuras en los días de calor de un 75% desde 1960, según refleja esta investigación.

Las claves: eficiencia energética, precios racionales y adiós a los refrigerantes

La solución más plausible y recomendada por expertos es apostar por la eficiencia energética en estos aparatos, propiciando reducir a la mitad la demanda de energía adicional para enfriamiento en los próximos años. Por ejemplo, los sistemas que se comercializan en Japón y la Unión Europea tienden a ser un 25% más eficientes que las unidades a la venta en Estados Unidos y China.

Es importante que exista una normativa de eficiencia establecida por los gobiernos, la eliminación gradual de los refrigerantes que se emplean -algo que forma parte de la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal- e incentivos para que fabricantes y consumidores apuesten por equipos eficientes. Es importante añadir las emisiones al precio de la electricidad, apostar por edificios más inteligentes y sostenibles y apostar por las renovables para abastecer esta demanda energética, especialmente por la energía solar.

Fuente | New York Times

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.