Innovación

AeroMobil asegura despegar las alas de su primer coche volador en el 2017

AeroMobil
Escrito por Mihaela Marín

La compañía eslovaca adelanta su planes para revolucionar el futuro del transporte personal: un coche inteligente que se podrá manejar tanto en la carretera como en el aire.

El típico visionario que quiere convertir el futuro en la realidad de mañana nos lleva a más que a uno de nosotros a la imagen de Elon Musk. Aun así, era un cuestión de tiempo que otros sigan su ejemplo y empiecen a crear modelos de negocios en torno a ideas que, a primera vista, parecen inviables.

En este caso no se trata de naves espaciales o de trenes supersónicos, sino de un prototipo de coche que promete llevar a los pasajeros a las alturas cuando la carretera se convierte en un camino muy difícil para llegar al destino.

El proyecto ha sido presentado en el SXSW por Juraj Vaculik, el CEO de AeroMobil. Este asegura que podrían tener finalizado el proceso de fabricación en 2017, momento a partir del cual la compañía podría empezar a vender su prototipo de coche volador al grupo de entusiastas adinerados que quieren entrar en la siguiente “revolución de transporte personal”.

Vaculik ha explicado el motivo de su ambicioso plan desde el punto de vista de la liberación de un sistema opresivo. Para él, encontrar una solución al problema del transporte es muy parecido a la idea de evadir de una cárcel, con la diferencia de que la metáfora se refiere a la cautividad que sentimos cuando estamos atrapados en la infraestructura deficiente de un aeropuerto o del transito en general.

Por lo mucho que pueda ilusionar la idea de coches voladores, es muy probable que el prototipo tenga que seguir el lento proceso de adopción del coche autónomo, debido al carácter innovador de la tecnología. Mientras tanto, la compañía eslovaca intenta convencer que su modelo de coche es el candidato perfecto para solucionar el reto del transporte público.

Según se ha indicado durante la presentación, el coche tiene una autonomía de vuelo de casi 700 kilómetros y está equipado con un piloto automático parcial y un paracaídas para aquellas situaciones en las que el piloto ya no puede asumir el control del aparato.

Un elemento que llama la atención, así como se puede ver en el vídeo de presentación, es que el coche no necesita de las típicas pistas de aeropuerto, pudiendo despegar y aterrizar también en suelo cubierto de hierba.

De acuerdo con Vaculik el prototipo está pensado para aquellos viajes de hasta 640 kilómetros que normalmente suponen el doble de tiempo si se hacen en avión o para llegar a los lugares que no están conectados, lo que reduciría la necesidad de gasto para la construcción de nuevas carreteras.

En el futuro la compañía piensa construir también un modelo de coche completamente autónomo para el gran público.

En cuanto a los principales obstáculos que se tendrán que superar una vez lanzado el coche, el CEO de la compañía ha reconocido que la definición de un marco legal será uno de los puntos más importantes, dado que se trata de un producto que tiene que encajar legalmente tanto en la categoría de coche, como en la de avión.

De momento la compañía se declara contenta de poder contar con un fuerte apoyo por parte de la Unión Europea para llevar adelante su proyecto.

Imagen principal

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.