Innovación

Abejas robóticas, los próximos exploradores que irán a Marte con la NASA

marte

Una colonia de abejas robóticas viajará a Marte con la NASA para explorar el planeta rojo. Parece surrealista, pero estos drones diseñados por una empresa japonesa e inspirados en el pequeño insecto podrían ser clave para dar con nuevos descubrimientos en Marte.

“Marsbees”, así han llamado a los nuevos drones que NASA llevará a Marte para explorar la superficie del planeta rojo. Y es que, lejos de ser un dron tradicional, son pequeñas abejas robóticas que aletearan en el espacio.

Diseñados por una empresa anónima japonesa en colaboración con investigadores de la Universidad de Alabama, el proyecto forma parte del programa “Conceptos Innovadores Avanzados” de la NASA, que les han otorgado 125.000 dólares para desarrollarlo.

Los drones son del tamaño de una abeja pero sus alas se asemejan a las las de una cigarra, ya que requieren un mayor tamaño para compensar por la densidad del aire en Marte, explican en un comunicado de la NASA.

nasa marsbees marte

Las abejas robóticas también tienen colmena: viajarán con un rover que les proporcionará electricidad, sirviendo como punto de carga, y descargará vía Wi-Fi toda la información que capten retransmitiéndolo a la Tierra, funcionando como centro de comunicaciones.

Hasta ahora han usado rovers – también llamados astromóviles –  para la exploración espacial, pero tiene algunas desventajas. Para empezar, se desplaza muy lentamente y recorre superficies muy limitadas del planeta. A esto se le suma su reducida resistencia, ya que cada sensor cuenta con un servicio de backup como mucho.

La agricultura en Marte está un poco más cerca… gracias a las lombrices

Uno de los beneficios de los Marsbees es que si una falla, aún queda el resto de la colonia. Además, al ser muchas pueden cubrir una mayor superficie, e incluso pueden diseñarlos para que cada grupo de abejas tenga sensores diferentes. Otra de las mayores ventajas es que, al volar, los investigadores tendrán una nueva perspectiva del astro.

Eso si, el concepto aún tiene que perfeccionarse para llevarlo a la práctica. Tendrán que pensar en el diseño de las alas para compensar por la densidad del aire; decidir cómo se moverán, perfeccionando el despegue y aterrizaje; y la energía que necesitarán para funcionar.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.