Innovación

¿Abandonarías la sonda ISEE-3 en el espacio? (Ella no lo haría)

ISEE
Escrito por Rafael Claudín

RocketHub presenta un proyecto de crowdfunding que pretende devolver a la vida a la veterana sonda que la NASA lanzó al espacio a finales de los años 70.

Este año, uno de los más viejos caballos de batalla de la NASA, la sonda espacial International Sun/Earth Explorer 3 (ISEE-3) pasará muy cerca de la Tierra, un momento idóneo para volver a echarle el lazo y reactivarla, después de haber estado vagando por el espacio desde que la agencia la puso a dormir en 1999. 15 años a ciegas en el espacio. Abandonada y sola. ¿Quién no va a querer rescatarla?

Cuando fue “apagada”, la sonda llevaba ya 21 años de servicio en el espacio, después de su lanzamiento en 1978 y de haber logrado algún hito menor como sobrevolar en torno a un cometa y hasta viajar a su cola. Su objetivo principal era, en todo caso, el estudio del impacto de los vientos solares y los campos magnético sobre la Tierra.

Pues bien, el proyecto RocketHub, presentado por Space College, Skycorp y SpaceRef, pretende recuperar la sonda y ponerla otra vez a trabajar, tanto en su misión original como para seguir cazando cometas. Hacerlo no es precisamente barato. El proyecto, que busca financiación de donantes interesados por medio del crowdfunding, requiere un total de 125.000 dólares para poder llevarse a cabo.

La NASA apoya, pero de soslayo

Con las limitaciones al crowdfunding que se preparan en España, como mucho podríamos subir una cámara a la estratosfera en un globo de helio. Pero RocketHub ha nacido en Estados Unidos y además tiene el apoyo de la NASA. El apoyo moral, porque la agencia no tiene fondos, o los tiene para otras cosas. Lo sí ofrece es un radio telescopio para entrar en contacto con la sonda una vez se restablezca su sistema de comunicaciones.

Además, el proyecto involucra a numerosos científicos e ingenieros de la agencia, que tienen por delante la tarea de adaptar la tecnología actual para que se pueda comunicar con la tecnología setentera. Parte de los fondos que necesitan estará destinada a la creación de un modelo virtual de la sonda desde cero.

Es muy factible que la sonda todavía sea funcional, si tenemos en cuenta que una de sus colegas de la época, la sonda Voyager 1, fue lanzada en 1977 y todavía envía información a la Tierra mientras cruza el espacio interestelar. La última vez que la ISEE-3 se comunicó, en 1999, todavía tenía operativos 12 de los 13 instrumentos científicos de a bordo. Muy mal se le ha tenido que dar la cosa para que al menos 4 ó 5 de ellos sigan en plena forma.

En cuanto a los datos que siga recogiendo en el futuro, como señala Dvice RocketHub espera ponerlos a disposición del gran público a través de una app que irá mostrando de forma constante la información obtenida. Si la historia ha despertado tu lado más tierno o tu interés científico, puedes poner tu granito de arena en forma de dólares en la página del proyecto. Al redactar este texto, ya habían logrado casi la mitad de lo necesario, así que las cosas van por buen camino.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.