Innovación

4 hábitos que te ayudarán a ser más innovador

innovar

Nuestra lado más innovador generalmente no sale sólo, hay que estimularlo. Descubre los hábitos que puedes adoptar en tu día a día para mejorar tu capacidad de innovación.

Estás buscando nuevas ideas, salirte de lo corriente y empezar un negocio atractivo e inusual, pero te quedas en tu casa u oficina delante del ordenador para encontrarlo. Piénsalo, si no das un paso fuera de tu rutina habitual, ¿realmente estás en la situación ideal para dar con una idea rompedora?

Estudios demuestran que trabajar en silencio no fomenta nuestra capacidad de innovación, un poco de ruido ambiente favorece nuestro pensamiento creativo.

Pero no solo influye el lugar donde trabajes; los hábitos que adoptes en tu día a día también pueden ayudarte a ser más innovador.

Prueba a poner en práctica estas costumbres y deja que las ideas fluyan:

  • Anota todo: Lleva siempre una libreta encima o usa la app de notas de tu smartphone y apunta todo, no sólo aquello que esté relacionado con el trabajo. Puede que una idea te parezca insignificante, pero encuentres en ella la clave para tu nuevo negocio en un futuro. Cualquier detalle mínimamente relacionado con tu proyecto es relevante, así que apúntalo. Nada más escribirlo incluye también cómo podría ser relevante ese conocimiento, y asegúrate de dejar un espacio en blanco; retómalo más tarde, con otra mentalidad, y sigue rellenando la hoja.
  • Relájate: No todo es trabajo. Es importante relajarnos y dejar que nuestra mente descanse. Puede que se te ocurra una idea excelente mientras ves la televisión, dibujas o das un paseo. Intenta rodearte más a menudo de naturaleza, te sorprenderá el efecto.

Las mejores técnicas de lizerazgo para que tu equipo innove

  • Aprende más: Más, y sobre más cosas. Intenta apuntarte a actividades o cursos relacionados con otros ámbitos. ¿Siempre has querido aprender a cocinar? Ve a un curso de cocina. ¿Aprender un idioma? Apúntate a clases. Rodéate de diferentes tipos de personas y aprende a escuchar a todo el mundo. Vivir experiencias diferentes y aprender cosas nuevas favorece nuestra capacidad de innovación. Además, puede que la clave esté en combinar distintas disciplinas.
  • Adiós al miedo: El miedo al fracaso es el factor que más daña nuestra capacidad de innovación. En algunos países el fracaso se ve como algo positivo, ya que te sirve para aprender de tus errores y mejorar en el futuro; el que nunca ha fallado es porque no ha arriesgado, denotando una falta de motivación. Es más, puede que de un fracaso surja una nueva inesperada oportunidad.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!