Innovación

Llega el 3D sin gafas que no falla al movimiento

hr3d 3d sin gafasSe llama HR3D y sus creadores, del MIT estadounidense, dicen que es la técnica apropiada de crear pantallas 3D que no requieran gafas. Consume menos energía, no compromete la calidad y, lo más importante, se ve desde cualquier posición sin ajustes de la vista ni posibles mareos. La teles y pantallas de cine están cada vez más cerca.

Para lograrlo, el grupo de trabajo del profesor Ramesh Raskar del Media Lab ha estudiado las carencias de las tecnologías actuales para mejorarlas. Hasta el momento la tecnología que está logrando llevar el 3D estereoscópico sin gafas a las masas es la Parallax desarrollada por Sharp, basada en dos pantallas LCD. Resumidamente, la pantalla superior produce unas barras o estrías diminutas que opacan la luz emitida por la inferior para crear bloquear imágenes idénticas dirigidas específicamente a cada ojo.

Esto provoca dos carencias. Primero, que solo se percibe el efecto 3D de forma correcta en una posición, exactamente en la que se alinean las dos pantallas y los ojos del usuario (que en los dispositivos comerciales es la frente a la pantalla); y segundo, que requiere un elevado consumo de energía para evitar la aparición de sombras mediante luces más potentes.

Sustituir líneas paralelas por una imagen definida

Para corregir el problema de la posición se podría recurrir a un sistema de barras tanto laterales como horizontales, pero entonces podría parecer que la imagen tiene agujeros, como han ejemplificado en la imagen de los coches.

HR3D coches sin gafas

Sin embargo, la solución que han teorizado en la tecnología HR3D está en cambiar las bandas horizontales o verticales proyectadas sobre la pantalla LCD superior por una figura concreta que se fuese creando a medida que la pantalla inferior va reproduciendo la imagen del momento. Tras realizar sus cálculos descubrieron que esa imagen tendría que parecerse muchísimo a la original, a la que debe “dar” el efecto 3D.

El ahorro de energía y la movilidad que se gana debe ser compensada, por otro lado, por un equipo de procesado más potente, dados los requerimientos de dibujar dos imágenes en dos pantallas en lugar de una imagen más un conjunto de líneas verticales.

Utilidad y seguridad

El futuro está en las pantallas y televisiones 3D, pero como dicen en inglés “desnudas”, es decir, sin gafas. Hasta el momento la tecnología está llegando a las masas comercializada por Nintendo en su videoconsola portátil 3DS, que en poco más de un mes ha colocado cerca de cuatro millones de unidades en todo el mundo.

El equipo de investigación del MIT que está a cargo de la tecnología HR3D espera que sea empleada en numerosos productos comerciales, especialmente en televisiones de gran tamaño e incluso pantallas de cine. Al acabar con las barreras de posición, y por tanto de posibles mareos, y al reducir el consumo  es más recomendable para cualquier tipo de aparato o dispositivo.

A finales de 2010, Toshiba puso a la venta una televisión 3D sin gafas de 21 pulgadas con tecnología Parallax, la más grande capaz de producir a escala con un coste y un precio que garantizase su viabilidad.

Por el momento se trata de un proyecto experimental de un equipo de investigación, por lo que no se pueden esperar productos basados en HR3D a corto plazo. Si consiguen un desarrollo completo de la tecnología, el 3D sin gafas y, además, sin complicaciones, estará aún más cerca. Sea como sea, cada vez parece más claro que el futuro está en las pantallas con imagen tridimensional estereoscópica.

Sobre el autor de este artículo

admin

Administrador Ticbeat- Pruebas y desarrollo
www.ticbeat.com