Innovación

Cómo afectará la era del coche conectado a los trabajadores y empresas

Cómo afectará el coche conectado a los trabajadores

Los analistas proyectan que 380 millones de automóviles conectados están en camino para 2021, y que su innovadora tecnología impulsará mejoras significativas en la productividad. Hoy te hablamos de tres maneras distintas en las que esta revolución cambiará las cosas tal y como las conocemos.

El aumento de los vehículos digitalizados y conectados afectará a los fabricantes, los consumidores y, posiblemente, en mayor medida todavía, al ecosistema empresarial, a las startups y a los propios trabajadoresLos conductores de estos coches inteligentes y ligados al Internet de las Cosas tendrán acceso a una experiencia integrada con el resto de dispositivos, en la que el propio vehículo actuará como una extensión del smartphone.

Un coche conectado generará los mismos ingresos que 10 coches de toda la vida

Las aplicaciones serán accesibles mediante os controles estándar del vehículo, reduciendo los focos de distracción y la siniestralidad en carretera. En particular, aquellas organizaciones que cuenten con una legión de conductores fijos u ocasionales, podrán gestionar la información de manera mucho más precisa, exacta y eficiente gracias al Big Data, simplificándose procesos como la captura del kilometraje, los datos relativos al viaje, la edad de la flota o el mantenimiento técnico. 

Desde VentureBeat analizan cómo influirá en los trabajadores la llegada del coche conectado. 

3 maneras en las que el coche conectado afectará a los trabajadores

  • Recibos automáticos de kilómetros recorridos: El kilometrjae suele ser el único gasto comercial, deducible o reembolsable a modo de dieta que no tiene recibo. Muchas compañías pierden hasta el 5% de los ingresos por kilometraje sobreestimado por fallos en la captura manual. Numerosas aplicaciones integradas con los coches conectados automatizarán esta tarea, permitiendo un ahorro del tiempo al trabajador y de dinero a las compañías. El seguimiento se realizará de forma instantánea, así como la emisión de informes exhaustivos con diversas estadísticas y datos.
  • Aumento de la seguridad y reducción de los riesgos laborales: Aunque existe en la actualidad una división sobre si los coches conectados harán la experiencia de conducción más segura o más peligrosa, tienen un gran potencial para mejorar este aspecto gracias a la tecnología, los asistentes de conducción, los sensores y cámaras de seguridad, la integración con el smartphone o las señales del mantenimiento del motor. Las aplicaciones se podrán manejar con la voz y en manos libres, mejorarán la productividad al proporcionar datos críticos a tiempo real para la  toma de decisiones. Los conductores podrán conocer la salud y la eficiencia del combustible de su vehículo, recibir comentarios sobre sus hábitos de conducción, y obtener acceso en tiempo real a las condiciones meteorológicas, el tráfico y el estado de la carretera mediante apps optimizadas. Por el lado contrario, habrá que extremar el cuidado de la privacidad -el 21% de los demandantes de empleo estadounidenses perciben estos vehículos como una amenaza-.
  • Seguros de conducción dinámicos y flexibles: Si los coches conectados cumplen su promesa de mejorar la seguridad del conductor, los precios de los seguros podrían variar considerablemente. Por ejemplo, dependiendo del alcance y la calidad del desarrollo de software de estos coches, numerosas compañías de seguros podrían ofrecer descuentos a los clientes que inviertan en tecnología de conducción más sofisticada o a aquellos usuarios que compartan y den acceso a los datos de conducción. Desde VentureBeat destacan que las grabaciones de los vehículos podrían condicionar la contratación de personal o las cotizaciones de los seguros según la conducta del conductor. Podrían surgir nuevos modelos por el pago relativo al kilometraje, al comportamiento de conducción o a nuevos enfoques para determinar las tasas, más centradas en la fiabilidad del software y del vehículo.

Vía | VentureBeat

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.