Innovación

23andMe se pasa al desarrollo de medicamentos

Jennis-DNA
Escrito por Marcos Merino

Los obstáculos para que la FDA aprobara sus kits para tests genéticos les han convencido de la utilidad de aprovechar la ingente información genética recopilada.

23andMe, la compañía fundada y dirigida por Anne Wojcicki (exmujer del cofundador de Google Sergey Brin), y hasta ahora dedicada a la realización de tests de ADN, quiere usar ahora la enorme cantidad de información genética recopilada en los últimos años para empezar a desarrollar medicamentos: en lugar de centrarse en analizar personas buscando indicios genéticos de diversas enfermedades, pretende desarrollar productos que intenten curarlas.

Un notable cambio de rumbo para la empresa, sin duda motivado por el rechazo definitivo de la FDA (el organismo público estadounidense responsable de la supervisión de medicinas y alimentos) a la solicitud de aprobación de sus kits de test genético, basándose en su supuesta falta de fiabilidad, como ya os contamos en TICbeat hace unos meses. En todo caso, la FDA sí permitió recientemente la salida al mercado de un kit dirigido específicamente a la búsqueda de marcadores genético del Síndrome de Bloom, una rara condición genética asociada con la sensibilidad al sol y la predisposición a sufrir cáncer.

Los próximos movimientos de 23andMe aún no están del todo definidos: falta por decidir la lista de enfermedades en las que se centrará su labor a partir de ahora, así como si trabajarán en solitario o se asociarán con compañías farmacéuticas ya existentes. De hecho, ya venían trabajando con compañías como Pfizer y Genentech, a las que habían concedido acceso a su base de datos genéticos para la realización de sus investigaciones.

El antiguo responsable de investigación y desarrollo inicial de Genentech, Richard Scheller, será quien dirija esta nueva iniciativa, para la que 23andMe empezará en breve a recaudar dinero con la que financiarla. Scheller explicó a Time las razones por las que se sumó al proyecto de 23andMe: “He visto en el último par de años el modo en que la genética ha influido en la forma en que Genentech desarrolla sus fármacos, y pensé que podría ser divertido e interesante poder trabajar sin limitaciones con la base de datos genéticos humanos más grande del mundo […]. Creo que existe la posibilidad real de hacer cosas muy, muy grandes para personas cuyas necesidades médicas aún no han sido cubiertas”.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.