Energía Innovación

21 pequeños trucos para ahorrar energía y tener una casa más ecológica

25 pequeños trucos para ahorrar energía y tener una casa más ecológica

Un hogar ecológico te permite no solo ahorrar energía y por tanto, aliviar tu bolsillo a final de mes, sino contribuir a un planeta más limpio, biodiverso y responsable con las generaciones venideras.

El nivel del mar aumenta, los océanos se acidifican, la biodiversidad muere, las sequías, incendios y desastres naturales aumentan, la temperatura global no deja subir y los polos se deshielan. La ciencia señala 2030 como el año límite para paliar un cambio climático irreversible, calificando como urgente reducir las emisiones globales de dióxido de carbono en un 45%, y que estas se conviertan en cero emisiones en el año 2050.

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 13 cosas

Pese a que se precisa una transformación absoluta del tejido productivo y la explotación de recursos naturales -la ONU ha advertido de que el capitalismo es incompatible con la supervivencia-, un cambio en la mentalidad y en los ciclos de consumo, unida a la voluntad y coordinación gubernamental que genere políticas específicas de transición ecológica, existen numerosas cosas que puedes hacer a título individual para conseguir un mundo más sostenible. 

Reducir el consumo de carne roja y abogar por una dieta basada en productos de origen vegetal -a ser posible, de temporada y con un criterio de comercio local o de proximidad-, usar métodos de transporte limpios como la bicicleta, darle una segunda vida a productos como la ropa, abogar por retrasar la obsolescencia programada de electrodomésticos y productos tecnológicos, reciclar y separar adecuadamente los residuos o limitar tu consumo en líneas generales son algunas medidas fantásticas para comenzar. Pero hoy, nos centraremos en 25 pequeños trucos para que tu hogar sea más ecologico. 

25 trucos para conseguir un hogar más ecológico y sostenible

  • Cambia la iluminación y utiliza bombillas LED: te garantizará un gran ahorroEsta opción . Desde las instituciones europeas recomiendan el abandono de las bombillas tradicionales, tanto incandescentes (prohibidas desde 2012) como halógenas (cuya venta se prohibirá a finales de 2018). Según datos de Eurostat, Idealo afirma que en España, el ahorro al sustituir una sola bombilla halógena por una de bajo consumo se sitúa en los 11,53 € anuales. El paso a una bombilla LED aún aumentaría este ahorro energético a más de 14 € anuales. 
  • Utiliza más trapos y menos toallitas de papel para la limpieza: Corta tus camisetas viejas para hacer trapos o emplea paños de tela para limpiar las superficies de tu hogar o cocinar, reduciendo el empleo de servilletas de papel, causantes de la deforestación de grandes superficies boscosas para obtener dicho material.
  • Limpia las bobinas del refrigerador: Empleando un cepillo largo y delgado puedes frotar suavemente y extraer las pelusas de las bobinas debajo de tu nevera, obteniendo como resultado un menor uso de energía para mantener tus alimentos fríos. Este truco sirve para otros electrodomésticos como la secadora.
  • Seca la ropa al aire siempre que sea posible: Sobre todo si el clima acompaña o durante los meses más calurosos, no desperdicies la energía de la secadora cuando tus prendas pueden secarse perfectamente al aire. ¡Lo mismo sucede con tu pelo!
  • Compra cosas de segunda mano: No importa que lo que estés buscando sea un nuevo mueble para tu salón, un juego para la videoconsola, un jersey de lana para invierno o el libro de tu autor favorito. Existen plataformas de segunda mano, tanto especializadas como generalistas, que te ayudarán a contribuir a la economía circular, prolongar la vida útil de numerosos objetos, y de paso, ahorrar unos eurillos.
  • Aísla tus ventanas para ahorrar en calefacción y aire acondicionado: Especialmente si vives en un hogar propio, un buen aislamiento térmico en puertas y ventanas con Climalit evita una abultada factura de calefacción, resfriados a causa de las corrientes y otras incomodidades. Si vives de alquiler, siempre puedes discutir este tema con tu casero y solicitar educadamente que reacondicione este elemento del hogar.
  • Lava la ropa con agua fría: El agua fría hará que su ropa esté igual de limpia que si empleas este líquido caliente, tu ropa no encogerá y ahorrarás energía. Las lavadoras modernas actuales te permiten ahorrar tiempo y dinero haciendo coladas en menos tiempo, reduciendo el consumo de electricidad y respetando el medio ambiente.
  • Desconecta todos los electrodomésticos y aparatos al acabar de utilizarlos: Cualquier dispositivo doméstico, desde los televisores hasta los cargadores de teléfonos, puede actuar como un “aparato vampiros”, que consume energía en standby. Una opción para ahorrarte comodidad y no tener que desenchufarlo todo constantemente es emplear ladrones o regletas con botón de encendido y apagado. 
  • Ten tu hogar repleto de plantas de interior: Para convertir CO2 en oxígeno puedes apostar por las plantas de interior, recomendadas por la propia NASA. Algunas de las más destacadas son la Palma Areca, el Ficus o el Aloe Vera.
  • Riega con agua usada: Puedes regar tus plantas con el agua en la que lavas las verduras o el agua que se acumula en un balde junto a la puerta durante una tormenta eléctrica. Beber agua del grifo también debería sustituir para siempre el inútil gasto que implica comprar botellas de agua embotellada, prácticamente idéntica en composición y foco de residuos plásticos.

El material ecológico que sustituirá al cuero gracias a las… ¡setas!

  • Lleva tus bolsas a la compra: Tienes muchas alternativas para no pagar la bolsa de plástico del supermercado -desde el pasado1 de julio las bolsas de plástico de un solo uso no se pueden dar gratis en los comercios, ya que la norma obliga a cobrar por ellas entre 5 y 15 céntimos de euro, a excepción de las muy ligeras. En lugar de pagarlas, puedes usar bolsas de rafia o de tela, mochila, carrito o capazo. 
  • Ten una papelera con compartimentos para el reciclaje: Si no tienes un espacio como este, puede que en ocasiones desdeñes el reciclaje o que no separes bien los residuos. También puede tener un cubo para el compostaje, lo que te permitirá obtener fertilizante gratis.
  • Come de temporada y compra a granel: Es fundamental que tu dieta se base en productos de origen vegetal frescos y de temporada, apostando por el comercio local y de proximidad, evitando el sobreempaquetado de plástico y comprando, a ser posible, a granel.
  • Evita el ascensor: Si vives en un edificio de apartamentos, sube las escaleras. Evitarás energía, harás ejercicio físico y fortalecerás tu corazón.
  • Regala o intercambia aquello que no uses: Heredar ropa y calzado, reutilizar libros o intercambiar desde películas a muebles. El trueque es casi tan viejo como la humanidad y la costumbre de hacer regalos, una excusa maravillosa para darle una segunda vida a determinados objetos de tu casa que están acumulando polvo También puedes vender los artículos que ya no quieras o a los que no les des uso en plataformas como eBay, Wallapop, Chicfy, Vibbo o Todocolección.
  • Llena por completo tu lavavajillas antes de ponerlo en funcionamiento: Si tienes prisa, haz un lavado corto para reducir el desperdicio de agua en lugar de programar un ciclo completo. También puedes configurarlo para que comience durante las “horas de poca actividad” de tu compañía eléctrica -generalmente en la mitad de la noche-.
  • Apuesta por un cabezal de ducha de bajo flujo: Estos pueden tener un rociador potente a pesar del uso restringido del agua. Intenta no bañarte con frecuencia ni dejar que corra el agua del grifo mientras friegas los platos o te cepillas los dientes.
  • Paga las facturas online: Cuánto más papel puedas ahorrar, mejor que mejor.
  • Acude a la biblioteca o apuesta por el libro electrónico: No hay mejor forma que reducir el desperdicio de papel que apostar por el formato electrónico para leer eBooks o si sigues siendo más amigo del papel, hacerte socio de la biblioteca de tu barrio.
  • Usa servilletas de tela: En este sentido, es mejor que sean de colores oscuros, ya que son más fáciles de mantener limpios
  • Planta tus propias especias o ten tu huerto urbano: No es necesario comprar perejil que tuvo que ser transportado de una granja a su supermercado cuando puedes plantar tus propias especias en el balcón o en la repisa de la ventana. También puedes cultivar toda clase de hortalizas y verduras en tu huerto urbano, u optar por alternativas como el huerto hidropónico disponible en IKEA.

Fuente | Architectural Digest

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.