Innovación

10 ejemplos de cómo ha cambiado el mundo en los últimos años

Escrito por Eduardo Álvarez

El mundo está en constante evolución, para mejor o para peor. Estos son algunas ejemplos que ilustran el cambio que hemos sufrido en las últimas dos décadas.

Adaptarse o morir. Esta máxima es la que se ha aplicado a lo largo de todas las épocas, incluida la nuestra, en la que los cambios se aplican a una velocidad nunca vista antes, como ilustran los ejemplos que citamos a continuación. Son sólo una muestra de cómo ha cambiado el mundo últimamente.

Las dos últimas décadas son probablemente las dos que más modificaciones en nuestra forma de vivir y pensar han introducido en la historia de la humanidad. Sin duda el gran responsable es Internet, pero no es el único. La técnica progresa y la humanidad la utiliza para fines positivos y a veces negativos.

Aquí van 10 ejemplos de cómo hemos cambiado.

¿Y el futuro? Así será nuestra sociedad en el año 2030

La población mundial ha aumentado drásticamente

El mundo es un lugar mal distribuido. Mientras algunas zonas sufren una despoblación aguda, otras tienen problemas para proporcionar recursos a todos sus habitantes. Independientemente de este problema, la población mundial no para de crecer, y cada vez más rápido.

El desarrollo económicos de países como China, India o Brasil han impulsado las cifras de población a los 7.600 millones, 1.800 millones más que en el año 1998.

Cada vez más gente vive en ciudades

Por el mismo motivo por el que la población mundial ha crecido, lo ha hecho el porcentaje de personas que viven en entornos urbanos. Ahora mismo es del 55% del total, una cifra impensable hace sólo unos años.

El desarrollo económico y las oportunidades que aparecen en las ciudades son el principal motivo para emigrar del campo a la ciudad. En países como China esto ha propiciado que cada vez aparezcan más áreas metropolitanas muy por encima de los 10 millones de habitantes.

Los rascacielos cada vez son más y más altos

Hace 20 años, las Torres Petrobas de Malasia eran los dos rascacielos más altos del mundo. A día de hoy han sido superados y son ya el número 15 en este particular listado.

La mayoría de los nuevos rascacielos han sido construidos en el sudeste asiático, particularmente en China. Sin embargo, la torre más alta del mundo es el Burj Khalifa de Dubái, con 828 metros de altura.

Internet ha llegado para quedarse

Internet es sin duda el cambio más señalado que hemos sufrido en los últimos 20 años. Aunque llegó un poco antes de 1998, la forma en la que ha evolucionado lo convierte en algo completamente distinto. Decir que ha transformado el mundo puede parecer un tópico, pero es verdad.

Sin internet nuestra forma de relacionarnos sería distinta, y la economía también. Imaginen un sólo día sin internet a nivel mundial para darse cuenta de lo importante que es para nuestra vida cotidiana.

Como curiosidad, en 1998 fue precisamente cuando nació Google.

Las redes sociales son omnipresentes

¿Recuerdas AOL o MSN Messenger? Ya cayeron en el olvido y fueron canceladas, sustituidas por otras aplicaciones y redes sociales más modernas.

Hoy en día cuesta trabajo encontrar a una sola persona que no utilice WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, WeChat o cualquier otra variante de la misma idea. Las redes sociales han alcanzado ya a la mayoría de la población mundial, y todo ello gracias a los móviles.

Todo el mundo tiene al menos un teléfono móvil

Vivas donde vivas, es casi seguro que tienes teléfono móvil. Distintos modelos, distintas capacidades pero al menos un teléfono con la posibilidad de hacer llamadas. Además, cada vez más personas en el mundo tienen acceso a un smartphone.

Según Statista, hay más de 5.000 millones de teléfonos móviles en todo el mundo, especialmente en países desarrollados, pero también en otros. Esto no sólo ha cambiado nuestra forma de comunicarnos sino que ha disparado los beneficios de todas las empresas del sector.

Ya nadie cree en los bancos

La crisis mundial de 2008 ha disparado la desconfianza de los ciudadanos hacia los bancos y las instituciones financieras, señaladas como culpables de la recesión debido a sus excesos. No obstante, siguen siendo necesarios.

Las generaciones más jóvenes son especialmente escépticas acerca del rol de estas grandes corporaciones en el futuro. Actualmente menos del 8% de los estadounidenses dicen confiar en los bancos.

Los coches autónomos están a la vuelta de la esquina

Pese a los incidentes con coches autónomos, como el atropello mortal del experimento de Uber, estos vehículos con autopiloto llegarán tarde o temprano a nuestras carreteras. Lo que hace poco tiempo podría ser considerado como una utopía es una posibilidad que ya se da por hecha de cada el futuro.

Aún falta mucho para que estos coches inteligentes puedan ser comercializados, pero muchas compañías ya tienen en marcha sus propios planes.

Coche autónomo | Fuente: smoothgrover22 / Flickr

Coche autónomo | Fuente: smoothgrover22 / Flickr

El cambio climático es ya evidente

ejemplos de cómo hemos cambiadoYa casi nadie discute el cambio climático. Los signos son ya muy evidentes y pasan por la subida del nivel del mar o un clima cada vez más extremo, con huracanes más virulentos, sequías pronunciadas por todo el planeta e inundaciones constantes.

El año 2017 fue el más caluroso jamás registrado. Algunas islas del Pacífico se enfrentan ya a la subida del nivel del mar como una amenaza existencial para su forma de vida.

Y todo parece indicar que la cosa irá a peor, a mucho peor.

Varios problemas sociales están en el centro del debate público

La desigualdad de género, económica o racial son ya problemas que están en boca de todos en muchos países. Estas luchas sociales han centrado el debate en los últimos meses y todo parece indicar que seguirán haciéndolo.

En algunos países incluso se abren a debates alternativos, como el control de armas en EEUU. El caso es que gran parte de la población parece haberse dado cuenta de que el activismo social es una forma de cambiar las cosas, y lo ponen en práctica.

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez