General Tecnología

Los usuarios defienden un ciberataque de su gobierno

En un periodo histórico en el que el suelo de países desarrollados no vive ninguna guerra declarada, el campo de batalla se traslada al mundo virtual. Algunos usuarios de Internet ya están concienciados y más del 50% acepta que su país use esta arma en caso de conflicto.

“¿Considerada aceptable que su país lance un ataque digital a páginas web de otro país, quizá para interrumpir sus comunicaciones o su sistema financiero?” Ante esta pregunta, un 7% de los encuestados por la empresa de seguridad tecnológica Sophos ha respondido rotundamente sí. Ese grupo de ciberguerreros que estaría respaldado por otro 49% de la población si el ataque se produjese en tiempos de guerra. El consentimiento hacia políticas internacionales ilegales a cargo de gobiernos aumenta cuando se trata de espionaje y, sin embargo, desciende cuando se habla de economía.

La falta de percepción de violencia física, visible aumenta la permisividad de los ciudadanos para con las violaciones del Derecho Internacional. La pregunta que surge es si esos ciudadanos son concientes de que pueden ser víctimas del mismo tipo de sabotaje cibernético silencioso contra sí mismo o contra sus gobiernos.

El 42% del malware procede de Estados Unidos

El informe también ha repasado la situación del malware en el mundo, y hay un nombre muy destacado. En Estados  Unidos se hospeda más del 42% de software dañino del mundo, seguido a mucha distancia por China, con un 10,75%. Ningún país de habla hispana aparece en este Top Ten.

Sophos advierte que en muchas ocasiones el problema no está directamente en las páginas web que albergan el malware, sino que ellas son las víctimas. “muchas son webs legítimas que han sido atacadas por hackers. Las de negocios pueden acabar infectando a sus clientes, dejándoles a expensas del fraude”.

Dado que hay millones de usuarios que ni siquiera piden respeto para su propia privacidad o no son consciente de los riesgos que asumen, los resultados de esta encuesta no son sorprendentes. Pocos se enterarán cuando estalle una ciberguerra, pero entre sus consecuencias reales podría estar la consumación de la violencia física para acabar con el atacante por cualquier vía posible. Que sea digital no puede confundirse con videojuego.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.