General Tecnología

La revista gay XY puede ser obligada a vender datos privados de usuarios

Revista XY - ReadWriteWeb-esLa venta de información privada, recogida bajo presunción de privacidad, ya es algo suficientemente malo. Sin embargo, es peor aún cuando es por imposición. Pero resulta absolutamente insostenible cuando la información está relacionada con adolescentes que están enfrentándose al despertar de una sexualidad que en algunos casos es más problemática que la de los jóvenes heterosexuales.

La desaparecida revista gay adolescente XY y su sitio Web podrían verse obligados por un juzgado que lleva su caso de quiebra, a vender su lista de usuarios y toda la información privada asociada con ésta. XY desapareció en 2007, y su fundador, Peter Ian Cummings, se declaró en quiebra este año. Uno de los pocos recursos con que contaba y con que el juzgado podía trabajar era la lista de usuarios de XY.

El reportaje de CNET sobre el caso ha sido escalofriante. Shoshana Schiff, la representante legal del síndico, hizo una declaración muy polémica por sus insinuaciones. “Cualquier propiedad mencionada en la declaración de quiebra del deudor pertenecen al patrimonio sujeto al proceso de quiebra, y mi cliente pretende administrar estos bienes en beneficio de los acreedores”.

Los acreedores implicados son los acreedores privados del Sr. Cummings, no de la revista. Sin embargo, lo que es más importante: si lo único que importa aquí son los “beneficios de los acreedores”, esto significa que el máximo postor se queda con los nombres y la información. ¿Y si el máximo postor puede hacer un mal uso de esta información? Sé lo que están pensando los lectores: “¿Un tarado en Internet?” Sin embargo, estas cosas pasan…

Portada de XY - ReadWriteWeb-esOtro punto que hay que tener en cuenta es la posible reacción de los legisladores norteamericanos ante esta acción. Puede que los senadores y diputados actúen despacio, pero cuando finalmente deciden hacerlo, van a por todas.

El borrador de la ley de privacidad online revisada que se está debatiendo en la Cámara de los Representantes incluye la siguiente declaración.

“Una entidad contemplada no puede vender, compartir ni revelar de otro modo información contemplada a un tercero no afiliado sin obtener primero el consentimiento afirmativo expreso del individuo a quien hace referencia la información contemplada.”

Si el máximo postor termina haciéndose con una lista enorme de adolescentes homosexuales vulnerables, sería bastante poco sorprendente que hubiera una respuesta por parte de los legisladores estadounidenses.

Original: Curt Hopkins

Traducción: Marco Fernández

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES