Ray Ozzie y la Empresa 2.0

Fotografia - Ray OzzieEn 2009, cuando Ray Ozzie se dirigió a los medios con la noticia de que Microsoft lanzaba un laboratorio social en toda regla, vimos claro que el movimiento de Empresa 2.0 entraba en una nueva fase.

Ahora nos surge la duda de cómo intervendrá Microsoft en la evolución de la Empresa 2.0 y qué papel tendrán dentro de su futuro las primeras marcas que la adopten.

Ozzie es el arquitecto jefe de Microsoft, y una de las personalidades más respetadas en los círculos tecnológicos. Lillian Cheng será la encargada de los Future Social Experiences Labs (FUSE) y reportará a Ozzie. Cheng es una eminencia por derecho propio, y dirige varias actividades de investigación para Microsoft, incluyendo la interfaz de usuario de Vista.

FUSE combinará tres laboratorios: el Creative Systems Group, dirigido por Cheng, y los Rich Media Labs y Startup Lab, ahora bajo el mando de Ray Ozzie.

En un correo de esta semana a los empleados de Microsoft quedaba bastante clara la dirección que piensa adoptar la empresa en su desarrollo tecnológico. Básicamente, lo más predecible es que prácticamente todos los productos de Microsoft incluyan funciones sociales o que permitan compartir material. FUSE servirá como recurso para los grupos de productos. En palabras de Ozzie:

Las innumerables situaciones en las que surge el concepto de “social” han ido más allá de las comunicaciones y la colaboración para transformar las experiencias que son esenciales para los usuarios y para nuestro negocio, en ocio y entretenimiento; productividad y trabajo en equipo; experiencias que extienden el uso del propio sistema operativo.

Los tres grupos que se van a combinar cuentan con habilidades y código concretos en áreas en las que lo “social” se une a la capacidad de compartir; en las que lo “social” se une a la actividad en tiempo real; en las que lo “social” se combina con la búsqueda; en las que lo “social” se une al cloud computing, además de añadir tres filtros y todo un mundo de dispositivos.

FUSE Labs supondrá una mayor coherencia y capacidad en esos proyectos de desarrollo avanzado en los que ya están colaborando activamente con grupos de productos que les ayudan a tener éxito con propuestas “de salto”. En estrecha colaboración con (Microsoft Research) y entre todas nuestras divisiones, el laboratorio dará prioridad a las actividades en que sus capacidades puedan aplicarse a áreas en las que misiones, estructuras, ritmos o riesgos existentes puedan hacernos pasar por alto una amenaza u oportunidad material.

El aparente compromiso firme de Microsoft creará un impulso para el movimiento de Empresa 2.0, que ya se encuentra en pleno apogeo. Las empresas ya están utilizando una serie de aplicaciones establecidas como las mejores de su clase. La actividad visible de Microsoft incrementará el interés en estas aplicaciones.

Esto se debe en parte al orden natural que están adoptando los acontecimientos. Las corporaciones han dependido tradicionalmente de sistemas basados en documentos, tales como Sharepoint. Las páginas Web reflejan la siguiente extensión, pero también éstas son básicamente un tipo de documento. La Empresa 2.0 está impulsando un cambio en los estratos sociales correspondientes para sacar la información de los tradicionales silos de datos. Este proceso no da muestras de perder impulso. FUSE hará avanzar la iniciativa con su trabajo en grupos de productos. Se tratará de una metodología totalmente distinta, enraizada más en la informática que en los departamentos comerciales.

Una carga diferente para el desarrollo

Microsoft se enfrenta a una carga distinta en el desarrollo que las jóvenes empresas sobresalientes que están creando aplicaciones sociales para sus clientes en el sector empresarial. Estas empresas están creando productos partiendo de cero, que pueden modificar rápidamente sin preocuparse por las actualizaciones de software. Sus productos seguirán llenando un vacío para el gerente de empresa. Esto quiere decir que el movimiento de Empresa 2.0 experimentará un tipo de crecimiento doble, tanto por parte de empresas como de departamentos de informática.

¿Qué depara todo esto al cliente?

Lo que quizá resulte más interesante será el cambio de dinámica para los clientes de Microsoft. Tuvimos una charla sobre este tema con Tim Young, CEO de Socialcast. La ventaja de las tecnologías sociales es su facilidad de uso y cómo se adaptan a una línea de negocio. Las herramientas de software como servicio (SaaS) pueden considerarse como gasto. Éstas realizan un servicio. A los usuarios empresariales les gusta ese modelo. Las aplicaciones son fáciles de usar y asequibles. No requieren de un equipo de informáticos para ponerse en funcionamiento.

Los usuarios en el sector empresarial han podido utilizar estas tecnologías con libertad. Los departamentos de informática básicamente les han dejado a su aire. Sin embargo, Microsoft ha estado presionando recientemente a sus contactos informáticos para actualizar a Sharepoint 2010.

Las personas con quienes hemos hablado afirman que los informáticos están empezando a consultar a los usuarios de empresa sobre las tecnologías sociales que usan. Los informáticos son escépticos hasta cierto punto. Tienen relaciones con Microsoft que es importante mantener.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, los usuarios en empresas son los “early adopters” y mantienen un mínimo de poder. Han empezado a utilizar las tecnologías sociales y no piensan echarse atrás. Han cruzado el abismo y ahora pretenden utilizar estas aplicaciones más aún. Las noticias que llegan de Microsoft no hacen más que demostrar que la “empresa social” está aquí para quedarse.

Microsoft no está en un lugar tan malo. Las empresas todavía dependen mucho de las hojas de cálculo y el correo electrónico. Los documentos siguen siendo la joya de la corona de la organización. Su oferta social no hace más que mejorar ahora que han incorporado FUSE. Varias empresas, como Jive Software, están integrando sus productos con Sharepoint, ofreciendo una ventaja que antes no tenían.

Esperamos que Microsoft tenga una influencia decisiva en la evolución de la Empresa 2.0. Sin embargo, las bases ya se han sentado hasta cierto punto sin ellos. Tienen sus propios aliados dentro del sector empresarial. Ahora sólo se trata de ver con qué velocidad se produce el cambio cultural.

Contenidos Relacionados

Top