General Social Media

Pruebas judiciales de divorcio en las redes sociales

facebook-lupaLa gabardina y el sobrero en el armario a cambio de un perfil sin foto en Internet, y la cámara de fotos y el sigilo abandonados porque lo que ahora hace falta es un buen software espía. El detective de infidelidades de hoy en día se ha tenido que adaptar a las nuevas tecnologías, porque las causas de divorcio dejan muchas huellas en las redes sociales.

Los espectáculos televisivos están dando paso a la vida real, pero en la red. Cada vez se dan más casos en todo el mundo en los que se utiliza como prueba el contenido online. Según la American Academy of Matrimonial Lawyers, el 81% de sus socios ha participado en casos en los que se utilizaron las redes sociales como prueba judicial. En Estados Unidos, Facebook sigue siendo el destacado con un 66% de las citas, muy por delante del 15% de MySpace y del 5% de Twitter.

Está siendo una de las fuentes más útiles como pruebas en casos de infidelidad o de engaños, ya que el autor de las acciones se autoinculpa: fotos con amantes, conexiones a horas no reconocidas, mensajes privados o incluso en el muro, recuerdo de antiguas parejas, etc. Se utiliza como comprobante de la culpabilidad en una ruptura o como demostración de la mala relación entre la pareja. La despreocupación por la política de privacidad de algunos usuarios deja abierta una puerta a su intimidad y a ese otro reflejo del día a día que trataba de ocultar. Un caso común es el de la persona que bloquea el acceso a la pareja o la expareja, pero deja a sus amigos, que hacen de detectives improvisados.

Los casos más famosos se están dando en el extranjero, como la mujer británica que pidió el divorcio porque su marido se acostó con una prostituta en Second Life. Allí, el último estudio daba en torno a un 20% de casos de divorcio con implicación de las redes sociales. En Bélgica, las redes sociales también abundan entre los argumentos de los abogados. “Comentarios insultantes, fotos comprometedoras, estatus de soltero, cuando realmente uno está casado. Son pruebas que se pueden ver fácilmente en Facebook y suponen un elemento determinante que demuestra la desunión entre dos personas”, declaraba el letrado Guy Herniaux el pasado verano, en pleno repunte de la actividad. Mientras que en China sirvió para que dos mujeres descubrieron que estaban casadas con el mismo hombre. Se hicieron amigas al ver que compartían el mismo contacto y al enviarse la fotografía se dieron cuenta de que se trataba del marido de ambas.

Tuenti, Facebook o My Space han tomado el relevo de los otros formatos electrónicos para la infidelidad de la era de Internet como el Chat, el email o los mensajes al teléfono móvil. Sin embargo, hay un paso más: la evolución de las páginas de contactos a redes sociales. Con Romancesecreto.com ha llegado a España este nuevo modelo que permite la creación de perfiles anónimos basados solamente en un nick y una localización geográfica. Pero una vez registrado consta de las herramientas comunes como un muro para dejar mensajes, correos privados, publicación de fotos o búsqueda de usuarios.

La predisposición a la infidelidad provoca un comportamiento opuesto en este tipo de usuarios. Gente que ignora totalmente cuáles son las condiciones de privacidad de Facebook y que ignora los cambios que se están produciendo constantemente en sus contratos actúa con celo para evitar ser descubierta por su pareja. Pero como queda demostrado con los últimos hechos, todo lo publicado en la red puede ser utilizado en contra de uno mismo, así que convendría poner más interés a los contratos que se firman en el plano digital y mantener la presión para su cumplimiento por parte de las empresas.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.