General Mobile

Presentada la primera demanda masiva contra el iPhone 4

Logo iPhone 4 - ReadWriteWeb-esApenas llegado al mercado, los usuarios comenzaron a quejarse por Internet en foros y blogs de la mala calidad de la cobertura, sobre todo personas zurdas. Ahora, las quejas se han formalizado en una demanda conjunta de dos bufetes de abogados de EEUU en el juzgado del Distrito de Maryland, sobre el polémico terminal de Apple.

Desde el lanzamiento del último aparato de Apple, que ha batido todos los récords (se han vendido 1 millón 700 unidades sólo en el fin de semana de su lanzamiento), ha habido docenas de quejas por el diseño de su antena y, como se esperaba, la demanda se centra fundamentalmente en este punto. Si sostenemos el teléfono en un punto en particular, perdemos señal y llamadas, como muchos propietarios del nuevo iPhone han descubierto desgraciadamente pronto. ¿Cuál ha sido la única sugerencia de Apple para sus legiones de leales clientes? Que no lo sostengamos así o que compremos una de sus fundas de goma de 30 euros.

Ninguna de estas dos respuestas han resultado satisfactorias para los residentes en Maryland Kevin McCaffrey y Linda Wrinn, los principales demandantes en la acción presentada por Ward & Ward, PLLC y Charles A. Gilman, LLC el miércoles.

Esta demanda es diferente de la presentada esta misma semana. El martes un bufete de abogados de California estaba estudiando la posibilidad de demanda masiva también por problemas con la cobertura.

La demanda aduce negligencia, incumplimiento de la garantía y fraude

Sin embargo, la acción iniciada en Maryland es la primera demanda masiva que realmente se presenta. Ésta afirma que Apple, y en algunos casos la operadora AT&T han sido negligentes al vender a sus clientes un dispositivo defectuoso, y los demandantes exigen el pago de una compensación monetaria y “otras reparaciones” a cambio. Entre las quejas se habla de negligencia general, defectos en el diseño, la fabricación y el montaje, incumplimiento de la garantía por escrito, incumplimiento de la garantía implícita por ser apto para el comercio, incumplimiento de la garantía implícita de adecuación para un fin determinado, prácticas comerciales engañosas, falsedad intencionada, falsedad por negligencia y fraude por encubrimiento.

En términos legos, lo que se afirma en la demanda es que Apple no sólo ha vendido un dispositivo defectuoso, sino que lo ha hecho a sabiendas. Lo que está mucho menos claro es si la operadora AT&T también tendrá que responder por estos problemas, salvo que se trate simplemente de una cuestión de la función de la empresa como revendedor del teléfono. Como distribuidor, tiene la responsabilidad de asegurarse de vender dispositivos funcionales.

Aunque no se sabe en este momento si Apple era consciente o no de los problemas de cobertura de antemano, existen algunos detalles curiosos que rodean al lanzamiento del dispositivo y que pueden hacer que la empresa parezca culpable para algunas personas ajenas al proceso. Por ejemplo, Apple ha comenzado por primera vez a vender fundas para el iPhone. Estas fundas de goma se han diseñado específicamente para el iPhone 4 y están disponibles por unos 30 euros en la Apple Store. También, curiosamente, resultan ser el único modo demostrado de resolver los problemas de cobertura.

Al parecer también se ha filtrado una nota interna a los empleados de Apple que describe a los representantes de AppleCare (el servicio técnico de Apple) los pasos que deben seguir al atender a las llamadas de quejas sobre cobertura de los clientes. Sus instrucciones incluyen consejos sobre cómo sostener el dispositivo para evitar tocar la antena y el usar una funda de goma o plástico.

Los defensores de Apple han afirmado que estas notas “no son gran cosa”, ya que con una funda de goma se soluciona el problema eficazmente. Algunos comentaristas de los diversos sitios de noticias y blogs que han reproducido la noticia incluso han mencionado en tono de burla “si no te gusta, devuélvelo”. Desgraciadamente, AT&T cobra una cuota del 10% por devoluciones, lo que significa que no se puede recuperar el coste completo de la compra incluso en el caso de quienes han decidido abandonar por completo su teléfono nuevo.

Original: Sarah Perez

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES