General Social Media

Los que abandonaron Facebook

Imagen - Cara de libroNo ha habido un éxodo masivo en Facebook por la cuestión de la configuración de privacidad, pero están apareciendo mensajes como el siguiente para tranquilizar a los usuarios preocupados: “¿Te preocupan los buscadores? Tu información está a salvo. Ha habido rumores engañosos de que Facebook iba a indexar toda tu información en Google. No es verdad…”.

Algunos usuarios comprometidos de la Web 2.0 han escrito en sus blogs sobre cómo decidieron abandonar Facebook la semana pasada, y existen dos sitios de “suicidio” diferentes.

Este artículo es de nuestra autora invitada Kaliya Hamlin, también conocida como Identity Woman, que lleva desde 2004 trabajando para desarrollar normas abiertas para el uso de la identidad de los usuarios. Es co-fundadora, co-productora y colaboradora del Internet Identity Workshop, el sitio de referencia principal en cuanto a normas de identidad entre grandes portales de Internet, empresas de informática de gran envergadura y pequeños innovadores.

En un sentido post en su blog, Nick Barron, residente en la zona de Washington D.C., habla sobre conocer a Facebook en la universidad, enamorarse y llegar a comprender cómo este nuevo medio de comunicación en redes sociales transformaría a personas y negocios. Según él, “a fin de cuentas, ese Facebook estaba aquí para ti y para mí. Era nuestra red social, y aunque técnicamente se trataba de una gran empresa, era una empres de gente como nosotros, que quería un modo más avanzado de crear y mantener relaciones.

“Creo que para mí no existen alternativas aceptables, salvo aceptar los restos de privacidad que Facebook tenga la gentileza de dejar caer de la mesa… Facebook me tiene cogido y bien cogido. También te tienen a ti, y lo saben. Saben que tienes demasiados amigos y familia, fotos y vídeos, juegos y demás aplicaciones en Facebook como para irte ahora. ¿Y adónde vas a ir? ¿Adónde iría yo?… Yo ya no estoy comprometido con Facebook. Estoy buscando una salida mientras aún pueda hacer mi trabajo. ¿Puede un profesional de los social media abandonar Facebook? Puede que pronto lo averigüemos”.

Otros son más directos:

“En pocas palabras, ya no tengo confianza en Facebook como para dejar allí mis datos. He borrado la aplicación de Facebook del iPhone y voy a cerrar la página en una semana”.
Me voy de Facebook, por Steve Scherer.

“No soy experto en privacidad, ni me gusta meter miedo, ni me siento subversivo; de hecho, los que me conocen saben que soy un apasionado de la tecnología y suelo apoyar cualquier solución tecnológica que pueda hacernos la vida más fácil.

“En este caso, me opongo moral e intelectualmente a la actitud arrogante de Facebook con lo que para algunos de nosotros son datos que representan un segmento significativo de nuestras vidas (en Internet).

“Si visitamos las páginas de privacidad y preguntas frecuentes de Facebook, encontraremos multitud de lugares comunes para apaciguarnos. Aunque cumplan sus obligaciones legales, en último término resulta bastante dudoso por parte de Facebook el suponer que alguien realmente vaya a leer esta información cuando en realidad la gran mayoría de los usuarios probablemente acepten la opción “Todos” por defecto.”
Por qué voy a pulsar el botón “Borrar en Facebook, por Narain Jashanmal.

Dan Gilmor, usuario pionero y periodista tecnológico, es uno de los que han optado por el “suicidio”. Ha abierto una cuenta nueva con su antigua URL de Facebook y ha examinado las nuevas opciones de privacidad, que describe como “poco privadas”. Subraya que existe un conflicto en el hecho de que “Lo que sirve a los intereses corporativos no tiene por qué servir necesariamente a mi propio interés o al tuyo”.

Si uno quiere cometer el “suicidio en Facebook”, tiene dos opciones. Una es Seppukoo.com, que describe así el acto de “matar” a nuestro yo digital:

Descubre lo que hay más allá de la vida en Facebook. Te ayudamos en tu suicidio virtual.

Eres más que tu identidad virtual. Fallece y deja atrás tu ID.

¿Seppuqué? Testimonios y amigos. Descubre quién ha cometido seppuku.

Impresiona a tus amigos, desconéctate. Únete a la red mundial de suicidio.

Este sitio es obra de Les Liens Invisibles, creadores de atrevidas obras de arte mediáticas estilo 2.0. Este grupo artístico imaginario lo componen dos personas: Clemente Pestelli y Gionatan Quintini. En la página podemos ver el homenaje fúnebre de Gionatan; en éste aparecen los amigos que le han acompañado a la otra vida más allá de Facebook, junto con los que aún quedan en esta red.

Ilustracion de SeppukooEl proceso funciona así:

1) entregamos al sitio nuestras credenciales de usuario,

2) redactamos unas últimas palabras y un skin para nuestra página de homenaje personalizada,

3) disfrutamos de un Seppuku: la plataforma enviará a todos nuestros amigos nuestras últimas palabras y personalizará nuestra página conmemorativa y

4) recibimos una puntuación; por cada amigo a quien convenzamos para realizar el Seppuku recibiremos puntos en la página.

Esta versión de suicidio en Facebook no es permanente, podemos entrar en la red de nuevo.

Seppukoo ha recibido una cesación por parte de Facebook con fecha 16 de diciembre. Uno de los argumentos principales es que “recogen el contenido o la información de los usuarios de Facebook mediante métodos automatizados tales como scripts sin el permiso de Facebook”.

Ilustracion de Web 2.0 Suicide MachineLa Web 2.0 Suicide Machine ofrece “suicidio” para Facebook, Myspace y Linkedin. Este este sitio hace hincapié en el tiempo que nos ahorra al tardar menos de una hora, en comparación con las más de nueve que puede llevarnos el proceso manualmente con 1.000 amigos en Facebook.

Esta herramienta nos permite presenciar nuestro “suicidio virtual” mientras éste se lleva a cabo.

Afirman contar con 134 usuarios que se han “suicidado” usando sus herramientas. Podemos visitar la lista junto con sus últimas palabras y cuántos amigos han perdido.

Aquí podemos ver un vídeo de Moddr_ que ilustra su funcionamiento. “Libera a tus nuevos amigos con un suicidio Web 2.0. Esta máquina te permite borrar todos los perfiles de red social que tanta energía te absorben, matar a tus falsos amigos virtuales y destruir completamente tu alter ego Web 2.0”. El vídeo  afirma “mi vida en Internet está terminando y mi vida real está comenzando”, y termina diciendo” Recupera tu vida: cierra sesión para siempre”.

Sus preguntas frecuentes son estupendas.

¿Si empiezo el proceso de eliminar a mi personalidad 2.0, puedo detener el proceso? ¡No!

¿Si empiezo el proceso de eliminar a mi personalidad 2.0, PODÉIS detener el proceso?

¡No!

¿Qué hago después de suicidarme con la máquina del suicidio Web 2.0?

Prueba a llamar a unos amigos, dar un paseo por el parque o comprar una botella de vino y empezar a disfrutar de nuevo de tu vida real. Algunos “suicidas sociales” afirman que su vida ha mejorado aproximadamente en una media del 25%. No te preocupes si te sientes vacío justo después de cometer el suicidio. Es una reacción normal que irá desapareciendo poco a poco durante las primeras 24 a 72 horas.

¿Por qué no creemos que la máquina del suicidio 2.0 sea poco ética? Todo el mundo debería tener derecho a desconectar. La conectividad fluida y la rica experiencia social que ofrecen las empresas de la Web 2.0 son la antítesis misma de la libertad humana. Los usuarios están atrapados en una prisión panóptica de alta resolución sin muros, accesible desde cualquier parte del mundo.

Pensemos lo que pensemos sobre el humor negro de un “suicidio” en Facebook, los que lo han hecho (o lo están pensando) hablan de libertad con respecto a esta decisión.

“Ayer tomé la decisión de dejar Facebook. Las opciones de privacidad son demasiado intrusivas. Me alegro de que Twitter no sea así.” @ReetaLuthra

“En realidad me siento más sano después de dejar Facebook. Es algo que no me esperaba.’ @sansian

“Creo que lo que no me gusta es la sensación de pérdida de control, que algo está establecido de tal modo que no puedo restablecerlo yo mismo, y por eso, la información que sale/se publica online/se usa de otro modo se está aprovechando de un modo que no me gusta. Tendré que pensármelo… Estoy tentando de adoptar lo que parece ser el método del mínimo esfuerzo, y olvidarme por completo de Facebook. Tendré que pensármelo…” Pensando en abandonar Facebook

Incluso hemos encontrado un artículo desde el punto de vista musulmán (traducción automática) sobre las virtudes de dejar el mundo virtual por el mundo real.

Una noticia reciente: Facebook está contratando asesores legales de privacidad para trabajar en “una variedad representativa de cuestiones legales fascinantes”. Me preguntaba si quizá deberían haber contratado a más gente antes de cambiar la política de privacidad, que puede suponer un acto ilegal y que ha llevado el Centro de Información sobre Privacidad Electrónica a presentar una queja a la FTC.

Fotografía de cara de libro por Massimo Barbieri.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado