General Tecnología

Henry Holtzman nos habla del Internet de los objetos

Botella RFIDDurante una visita al MIT hace unos meses, conocimos a Henry Holtzman, Director de Investigación del MIT Media Lab. Estuvimos charlando con él sobre el Internet de los objetos, en el que Holtzman ha estado activamente involucrado desde los años 90. Éste afirmaba que las aplicaciones de consumo para objetos conectados a Internet cada vez son más comunes; Holtzman se refiere a este fenómeno como “ecología de dispositivos”. Según él, en la actualidad hay muchos objetos del mundo real con conexión a Internet, y están empezando a funcionar de forma coordinada.

En este artículo hablaremos de los productos de Internet de los objetos que más llamaron la atención de Henry Holtzman, además de examinar algunos de sus propios proyectos.

La charla comenzó con el comentario de que el Internet de los objetos estaba cobrando impulso en 2009. Holtzman respondía que han sido muchos años de trabajo previo. Por ejemplo, él participó en un proyecto en 1997 para incluir etiquetas RFID en muñecos Pokemon. De hecho, Holtzman creó una empresa comercial en 1998 para crear productos de Internet de los Objetos.

Electrónica de consumo 2.0

En un artículo de Wired de febrero de 2000 se relataba cómo fundó Holtzman Presto Technologies en 1998, con sus compañeros del MIT, los profesores Andrew Lippman y Michael Hawley, La red Presto se dedicaba a insertar etiquetas RFID en objetos. Se trataba de una versión primitiva del Internet de los objetos.

Fotografia - Reloj ambientalLa idea de Presto era hacer de ello una herramienta de comercio electrónico. Según se afirmaba en el artículo de Wired, “los productos se convirtieron en portales ambulantes para las empresas fabricantes”. Aunque era demasiado pronto para que este concepto cobrase forma totalmente, Presto sigue activa. Uno de sus productos actuales, el PrestoPass, permite a los consumidores realizar compras “con una pasada de una tarjeta, un llavero e incluso un reloj de pulsera”.

Actualmente, Holtzman define esta tendencia como “electrónica de consumo 2.0”. Cita a una empresa procedente del MIT, Ambient Devices, como un ejemplo interesante dentro de este sector. Uno de sus productos es el “reloj ambiental“, que podemos conectar a nuestro calendario de Google.

Los favoritos de Henry Holtzman para 2009

Tal como hemos estado mencionando en ReadWriteWeb este año, hay multitud de productos de Internet de los objetos que se han dejado notar en 2009. Le preguntamos a Holtzman qué productos actuales le habían llamado más la atención.

Nos contestó que le gusta mucho Violet, la empresa responsable del Nabaztag (un encantador conejo robótico capaz de entregarnos desde información ambiental hasta luces, sonidos e información verbal).

Touchatag (antes conocida como Tikitag) es otra empresa que ha impresionado a Holtzman. Touchatag nos permite programar nuestras propias etiquetas RFID para hacer lo que queramos. Holtzman afirmaba estar muy impresionado con las decisiones de la empresa, por ejemplo, el uso de adhesivos. También le gusta su “aire 2.0”: lo alojan todo online, pero permiten al usuario crear el contenido.

Botella RFID grande

Conceptos y problemas del Internet de los objetos

Preguntamos a Harry Holtzman qué otros conceptos le interesaban actualmente, y qué problemas quedan por superar en el desarrollo del Internet de los objetos.

Nos mencionó el uso de sensores como “sentido adicional” dotando a las personas de un lector de etiquetas. Esta idea es similar a un proyecto de Media Lab: un sistema de Internet que podemos llevar en la ropa con el objetivo de convertirse en un “sexto sentido”. Holtzman afirmaba que entre los posibles usos de sensores en personas se encuentran: encontrar objetos (como nuestras llaves), activar alarmas (p.ej., un aviso de seguridad), servir como apoyo a nuestra memoria, conectar lo que hacemos en el mundo real y lo que se registra en nuestra red social (p.ej., actualizar Facebook cuando estemos en lugares determinados).

En cuanto a los problemas: aunque los sensores de luz y temperatura gozan de popularidad actualmente, Holtzman cree que con se puede hacer más en geolocalización. Aquí es donde entra la RFID.

Uno de los mayores problemas que ve Holtzman es la identidad. Nos dijo que los teléfonos móviles que interactúan con objetos mediante NFC (Comunicación de Campo Cercano) necesitarán un modo de organizarse alrededor del mismo ID para un usuario. Esto quizá sea parecido a los mismos problemas de identidad que presenta la red para los navegadores.

La privacidad y seguridad son otros dos problemas importantes en los que se ha centrado Holtzman recientemente.

La charla con Henry Holtzman fue algo estupendo: es alguien con mucha experiencia, tanto teórica como práctica, en Internet de los objetos.

Sobre el autor de este artículo

Richard MacManus