General Social Media

La guardia de tráfico de Nueva Delhi deja su trabajo a Facebook

Utilizan su perfil de Facebook para recibir fotos de infracciones y tras un breve estudio ponen la multa. Pretenden evitar así el caos circulatorio de la ciudad porque los conductores se sienten más vigilados. Cualquier puede ahora ser acusador, conozca o no la legislación vigente.

5.000 guardias de tráfico para 6 millones de vehículos en una ciudad de 12 millones de habitantes. Crecimiento desordenado y una concepción de la ciudadanía diferente a la occidental. El viernes 30 la policía inauguraba su perfil de Facebook para informar a sus conductores del estado del tráfico, pero rápidamente ellos lo emplearon como un lugar para plantear quejas. Fotografías y vídeos que pasaron a convertirse en denuncias hechas efectivas.

En menos de una semana 18.000 ciudadanos se han suscrito, posteando más de 3.000 denuncias que han dado lugar a 665 multas por todo tipo de causas, según recoge el New York Times. Los afectados tienen derecho a reclamación tras recibir su sanción.

Las autoridades se apoyan en el dato de que son el país con mayor número de muertes por accidente de tráfico del mundo, en gran parte debido a los nuevos conductores no preparados. Muchos son los que celebran la medida, aunque otros se quejan de que se rompen los límites de la red.

La Red Social como arma

Una cosa es utilizar perfiles de Facebook como de pruebas para juicios matrimoniales o Twitter como escenario del crimen, y otra es pasar a la dejación de funciones aprovechando la sociabilidad de la red. La policía de Nueva Delhi se defiende diciendo que ellos no crearon la página para que fuese utilizada con esta función, pero rápidamente se han adaptado a esta realidad y la están aprovechando. De hecho se ha puesto a un equipo de 4 guaridas que hace la jornada completa para atender las denuncias interpuestas a través de Facebook.

Permitir a los ciudadanos ejercer parte de la legislación incurre en dos problemas fundamentales. Que personas que no tienen porqué estar cualificadas ni informadas sobre el código de circulación asuma que está en lo correcto y, además, tiene potestad para tomar decisiones (aunque sólo sea la publicación de una foto). Y que personas puedan utilizar esta situación para actuar con mala voluntad con otros ciudadanos, conocidos o no.

Mejorar la educación y la ciudadanía, volver a pensar en la organización urbanística e incluso contratar a un mayor número de guardias de tráfico. Son muchas las formas de no implicar a las redes sociales en usos que pueden tener consecuencias futuras.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.