General

Feedbackify pone en contacto por privado a webmaster y lectores

No hay mejor proceso de testeo para tener una web funcionando a la perfección que el de los propios lectores. Pero en conversaciones privadas sería más fluido y correcto que en un escarnio público. Para organizar la información de forma privada está Feedbackify.

Esta herramienta está pensada especialmente para programadores, propietarios y analistas web. Quiere ser el vehículo de comunicación con sus lectores, bien estructurado y preocupado por la privacidad.

Acaba de terminar el periodo beta para lanzarse al mercado para competir con herramientas semejantes como Kampyle y GetSatisfaction. Su precio es de 19 dólares al mes, y además antes pueden probarse durante 15 días de forma gratuita.

Así funciona Feedbackify

Tras registrarse, los clientes pueden crear formularios de feedback sencillos que piden a los usuarios que puntúen la página y, siendo un poco más específico, que aporten sus comentarios sobre alguna categoría particular, como por ejemplo problemas, sugerencias, quejas, etc.

Una vez creado, los cuestionarios pueden ser embebidos en la página del cliente mediante un pequeño trozo de código en JavaScript. Para el resto del mundo, sólo será un pequeño botón de feedback que puede colocarse en algún borde lateral de la página. Cuando un navegante  haga clic en el botón de feedback, se abre una caja de texto que ocupa toda la pantalla, y que se cerrará automáticamente cuando se complete el proceso.

Uno de los aspectos que más interesantes hacen para la compra de Feedbackify, según el presidente de la compañía de desarrollo, Adrian Halley, es que la opinión recogida no se hace muestra públicamente como en otros programa similares como GetSatisfaction y similares.

“En Feedbackify creemos que en la mayoría de las páginas web, la información recogida y el feedback debe ser, ante todo, privada”, dice Hakkey. “¿Quién quiere arreglar problemas avergonzándose porque todo el mundo lo está viendo?”

El negocio funciona. Feedbackify es rentable desde que se lanzó la beta en febrero de 2010, pero la compañía no quiere decir cuántos usuarios tiene repartidos por el mundo. Aunque parezca raro, hay suficientes webmasters que prefieren mantener sus errores en secreto, aunque sea a cambio de un precio, en lugar de airearlos públicamente para encontrar una solución gratuita.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.