General Social Media

Facebook, defensora de la ley en Australia

Fotografia - Guardia - ReadWriteWeb-esLa Policía Federal Australiana insiste en que Facebook contrate a un encargado de hacer cumplir la normativa del país e instale un “botón chivato” en su sitio que permitirá a los australianos denunciar a cualquiera ante la policía con un solo clic.

La empresa de social media y el servicio de policía han tenido diferencias en cuanto a la responsabilidad que los agentes de la ley australiana creen que tiene la empresa a la hora de hacer cumplir la normativa local.

La semana pasada, Facebook y la policía australiana, junto con otras empresas de social media y otros organismos legales internacionales hablaron en una reunión organizada por el Departamento de Justicia de los EE.UU. La reunión se convocó con el fin de resolver los conflictos entre empresas estadounidenses y agencias legales internacionales.

El comisionado adjunto del Centro de Delitos de Alta Tecnología de la Policía Federal Australiana Neil Gaughan contó a la publicación iTnews, de este país, que había solicitado que Facebook contratase a un responsable del cumplimiento de normativa, alguien que sirviese como “una presencia de la ley internacional… en Australia, un punto de contacto” con la policía. También se les está pidiendo que instalen un botón en la versión australiana del sitio que permita a los usuarios informar a la policía sobre otras personas.

Me cuesta salir en defensa de Facebook. Sin embargo, no se debería coaccionar a nadie para participar en algo tan absurdo. Es una especie de “Cocodrilo Stasi”. Individuos y empresas privados no están disponibles como ayudantes en el cumplimiento de la ley. En una sociedad civilizada, lo que se les pide es únicamente que no incumplan las leyes ellos mismos.
Fotografia - Policia - ReadWriteWeb-esAntony Loewenstein periodista independiente y autor del libro The Blogging Revolution, afirma que las autoridades policiales tienen el derecho de hacer cumplir las leyes locales para asegurarse de que no se promocionan ni se distribuyen acciones ilegales en Internet, pero hay límites.

“Existe una tendencia cada vez mayor y preocupante en el mundo occidental por controlar y censurar material que supuestamente ofende a la decencia y las normas básicas de una sociedad. No deberíamos tolerar cosas como que se comparta pornografía infantil por el mundo, pero el así llamado delito de “ofender” a personas o grupos es algo que una democracia verdadera debería promover.”

Puede que Orwell fuese británico, pero sus pesadillas deben haber estado invernando en Melbourne. Es algo especialmente siniestro ya que, entre las principales potencias industriales, Australia cuenta con la peor reputación posiblemente en lo referente a derechos civiles vs. seguridad.

Fotografía 1: Justaslice

Fotografía 2: Publik15

Original: Curt Hopkins

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES