General Tecnología

Detalles del caso Italia contra Google

Logo YouTube Italia - ReadWriteWeb en espanolCuando nos enteramos de la  condena a tres empleados de Google por parte de un juez italiano a finales de febrero, estábamos de acuerdo con la postura de la empresa de que dicha condena atacaba los ideales mismos de Internet tal y como lo conocemos.

Los comentarios surgidos como reacción a este artículo fueron muchos y variados, y a menudo especulaban sobre los motivos de la condena. Ayer un artículo de CNet afirmaba que los beneficios fueron el motivo de la decisión del juez.

Tal como afirmó Google cuando se dictaron las sentencias, el caso tenía que ver con un vídeo de “alumnos de un colegio de Turín, Italia, que filmaron y subieron a Google Video imágenes de ellos acosando a un compañero de clase autista. El vídeo era totalmente censurable y lo retiramos a las horas de recibir la notificación por parte de la policía italiana”.

Según la traducción de Associated Press (en inglés) del documento del juzgado (PDF), el juez afirmó que la condena se debía a los beneficios que reportaba el vídeo a Google.

“En pocas palabras, lo que hay escrito en la pared no es lo que constituye un delito para el propietario de ésta, sino la explotación comercial de ello”, escribía el Juez Oscar Magi, para continuar afirmando que Internet ya no era “una pradera ilimitada en la que todo está permitido y no se puede prohibir nada”.

Los beneficios, especialmente los procedentes de sistemas de publicidad totalmente automatizados, parecen ser un razonamiento extraño para responsabilizar a un proveedor de contenidos por el material que suban sus usuarios. La estadística citada a menudo que hay que recordar es que a YouTube se suben más de 20 horas de vídeo por minuto. Sin embargo, el Juez Magi argumenta que “la abrumadora velocidad del progreso técnico permitirá antes o después imponer controles más estrictos sobre los datos que se suban por parte de los administradores de sitios Web”.

Google envió a CNET la siguiente declaración como respuesta a la noticia:

“Estamos leyendo el documento completo de 111 páginas del juez. Sin embargo, como afirmamos al anunciarse el veredicto, esta condena ataca los principios mismos de libertad sobre los que está creado Internet. Si se ignoran estos principios, la red tal como la conocemos dejará de existir, y muchos de los beneficios económicos, sociales, políticos y tecnológicos que aporta podrían desaparecer. Se trata de una cuestión de principios importante, por lo que tanto nosotros como nuestros empleados recurriremos enérgicamente esta decisión”.

Tenemos que decir que estamos de acuerdo con Google en esta ocasión, al menos en cuanto al espíritu de la sentencia. Hacer responsable a quien aloja el contenido, en esta caso YouTube, por el material de sus usuarios es un ataque a los cimientos mismos de la red. Si, como algunos afirman, Google hubiera permitido a sabiendas que el contenido permaneciese en el sitio, sería una historia diferente. Sin embargo, si la empresa respondió inmediatamente a las peticiones oficiales para que se retirase el vídeo, no debería hacerse responsable a la empresa del contenido de sus usuarios.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES