General Social Media

La Biblioteca del Congreso de los EE.UU. incorporará Twitter a sus fondos

Logo Twitter - ReadWriteWeb en espanolLa Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos anunció ayer a través de su Twitter oficial que pensaba adquirir todo el archivo de mensajes de Twitter desde marzo de 2006. Además de una enorme colección impresa, la biblioteca ya cuenta con una completa colección de otros materiales digitales. La Biblioteca del Congreso es la mayor biblioteca del mundo.

La Biblioteca realiza un intenso trabajo con formatos de datos estándar, la Web semántica y otras plataformas para análisis externo. El añadido de Twitter a la oferta de la organización podría ser el motor de una enorme cantidad de investigación académica. Esto es algo grande, desde un nuevo tipo de record histórico hasta una oportunidad sin precedentes de descubrir modelos de interacción social.

Tweet de la Biblioteca del Congreso - ReadWriteWeb en espanol

Cuando la Biblioteca del Congreso se fundó en el año 1800, la publicación resultaba algo muy caro, y relativamente poca gente se dedicaba a ello. Actualmente, gracias a los blogs, YouTube, Facebook y sin duda Twitter, se trata de un mundo nuevo. La publicación es mucho más rápida fácil y accesible que en cualquier momento de la historia de la humanidad. Esto podría parecer obvio, pero una ocasión como esta invita a la reflexión.

Por el momento hay más preguntas que respuestas en cuanto a la noticia sobre Twitter y la Biblioteca del Congreso estadounidense. ¿Incluirá el archivo datos de conexiones de amigos y seguidores? ¿Se podrá utilizar con fines comerciales? Habrá una interfaz Web para realizar búsquedas, y cambiará esto la imagen de las búsquedas en Twitter para siempre? ¿Existe algún modo de que el archivo mucho más grande de datos de Facebook se pueda enviar al mismo organismo para el mismo tipo de análisis?

Estos tipos de grandes conjuntos de datos probablemente se conviertan en uno de los recursos más importantes creados por Internet. Como escribió Kenneth Cukier en el reciente informe especial sobre grandes datos del Economist, “Los datos se están convirtiendo en la nueva materia prima de los negocios: una aportación económica casi al mismo nivel que el capital y la mano de obra”.

Matt Raymond, blogger de la biblioteca, lo expresaba así en esta entrada sobre la noticia:

El público puede esperar ver un énfasis en los aspectos académicos y de investigación de la adquisición. No soy un doctorado, pero me da vértigo pensar en lo que podríamos aprender sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea mediante esta riqueza de datos. Además estoy seguro de que aprenderemos cosas que ninguno de nosotros somos capaces de concebir ahora.

Nate Anderson de ArsTechnica ofrece este contexto:

Ha habido un giro hacia el historicismo en los círculos académicos durante las últimas décadas, un giro que enfatiza no sólo las historias oficiales y novelas, sino los diarios de mujeres que nunca escribieron para una publicación, o las historias orales de soldados de la Guerra Civil, o las cartas escritas por el propietario de un aserradero. La idea es comprender mejor el contexto de un tiempo y un lugar, para comprender cómo han pensado y vivido todo tipo de personas y apartarnos de un academicismo más antiguo que privilegiaba a la producción (normalmente) de hombres de la elite.

El co-fundador de Twitter Biz Stone afirmaba hoy que hay 105 millones de usuarios registrados en el servicio. ¿Qué les parecerá a esos usuarios que sus tweets se archiven para la posteridad? ¿Estarán incluidos los usuarios no estadounidenses (es una empresa de origen estadounidense) y estarán en contra? Quedan por despejarse muchas dudas.

Fotografia - Biz Stone - ReadWriteWeb en espanol

La propia Twitter no se ha pronunciado sobre esta noticia, pero esperamos que se hagan públicos los dalles durante la conferencia de desarrolladores Chirp. Actualización: Las oficinas centrales de Twitter nos han indicado que habrá una entrada de blog sobre esto pronto.

Es difícil imaginar un hito más significativo en los comienzos de los social media como componente esencial de nuestra experiencia social.

Original: Marshall Kirkpatrick

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES