General Tecnología

Baidu explica a Google cómo hacer negocio en China

baidu-ReadWriteWeb-esRobin Li, el presidente de Baidu, el buscador más importante de China, sabe cómo hacer negocios y se lo ha contado a Google en unas polémicas declaraciones. Su método, acatar las leyes como se hace en el resto del mundo. Mientras tanto, su empresa seguirá creciendo.

El fundador y creador de Baidu ha entrado en la polémica sobre la relación entre Google y el país asiático. En su opinión un mercado tan inmenso y con tanta velocidad en la asimilación de la tecnología no puede pasar desapercibido para las grandes corporaciones occidentales, a pesar de sus litigios con la legalidad interna. “Creo que compañías como Facebook tienen que plantearse el mercado chino”, ha declarado conocedor de que Mark Zuckerberg quiere que su empresa esté presente algún día allí, aunque por el momento está en la lista de páginas web prohibidas.

Como si fuese un interlocutor, Li ha dicho que “el Gobierno chino aún quiere que las compañías de Internet de Estados Unidos exploren el mercado chino, demostrando que están dispuestas a acatar la legislación china”. Es la fórmula que le ha servido para copar ya el 64% de la cuota de mercado y no aparecer una y otra vez en la prensa por los conflictos ocasionados. “Si hacen lo correcto, si tienen mucha paciencia, tienen una oportunidad. Pero el tiempo vuela. El mercado de Internet crece rápido y hay mucha competencia”, añade el directivo.

Indignación en parte de la blogosfera

Además de la crítica compartida a la censura del gobierno chino, la blogosfera está viviendo un acontecimiento político complementario en su lucha por acabar con la censura en internet. Varios autores y usuarios, hartos de este debate, comienzan a poner el foco en la intencionalidad de las críticas. Las quejas reiteradas por la censura intolerable del gobierno chino están provocando la reacción de los lectores informados, que no entienden por qué los directivos de las grandes compañías no protestan de la misma forma ante leyes semejantes de Estados Unidos o de Europa.

Por ejemplo, que el derecho mercantil premie sobre el derecho civil y se imponga la venta de los datos de usuarios de una revista digital sobre homosexualidad, con información de miles de adolescentes cuya privacidad no va a ser respetada. O que no se haga referencia alguna a la Ley Patriótica de 2004 por la que el Gobierno de los EE.UU. se arroga el derecho de reclamar a cualquier empresa toda la información referente a sus usuarios, es decir, por hacer de forma directa lo que supuestamente intentó hacer China por la puerta trasera cuando rompió con Google.

Robin Li no ha dicho nada nuevo. Para triunfar en un país hay que cumplir su legislación. Aunque Google ha luchado por derechos sociales en multitud de ocasiones, no ha sido tan reticente para hacer negocio en lugares donde se violan otros tantos. La diferencia más grandes está en el ruido que provoca en cada ocasión.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.