General Tecnología

Apple contra los desnudos, iChatr sale de App Store

Pantalla Chatroulette - ReadWriteWeb-esParece que Apple está continuando su cruzada contra la pornografía, pero esta vez ni siquiera va directamente a por ésta, sino a por la aplicación para iPhone iChatr, la versión portátil del servicio favorito de videoconferencia de todo el mundo, Chatroulette.

Ha pasado poco más de una semana desde que iChatr llegase a la App Store, y ya ha desaparecido prematuramente, según los desarrolladores de la misma, SKJM. Pero, ¿por qué?

Como no es de extrañar, parece ser que los usuarios de iChatr estaban haciendo lo que se ha convertido en una especie de tradición en la versión online, Chatroulette: desnudarse. Según la entrada de blog en el sitio Web de SKJM:

La aplicación iChatr se ha retirado actualmente de la App Store por informes sobre determinado número de usuarios mostrándose desnudos durante las sesiones de videoconferencia al azar. Actualmente estamos negociando posibles soluciones al problema con Apple. (Por eso no podemos tener cosas bonitas.)

Tenemos que decir que nos parece algo absurdo bloquear una aplicación sólo por cómo la use la gente. ¿Cuál es la cuestión elemental aquí? ¿Es la falta de responsabilidad o simplemente lo aleatorio del encuentro? Ya hemos visto que el chat de vídeo FaceTime para el iPhone 4 probablemente sirva como vehículo para mostrar una gran cantidad de material para adultos. ¿Qué hará Apple para acallar esta amenaza?

Mientras que sin duda a otros no les inquietará la desaparición de iChtr y su tendencia a la desnudez, se trata de una de esas situaciones en las que se trata de los principios. Sin duda, nosotros no estábamos deseando ver o que nos vieran al azar, pero defendemos el derecho de otros de mostrar y ser mostrados según les parezca.

Las aspiraciones de Apple de mantener el iPhone puro e inmaculado por lo indecoroso son un poco exageradas. Bloquear una aplicación simplemente por el hecho de que la posibilidad de señalar con una cámara en una dirección que a la empresa no le guste no tiene mucho sentido en esta era de la Web 2.0, en la que todo el mundo tiene la capacidad de producir, mostrar y distribuir contenido. Esta misma distribución de material “inapropiado” se puede lograr fácilmente con Facebook o muchas otras aplicaciones, Sin duda, aplicaciones como Facebook o FaceTime por naturaleza implican a personas que conocemos y un consentimiento implícito, pero después está el resto de la red, intimidante y llena de gente anónima e impredecible que podría mostrársenos en cualquier momento.

Original: Mike Melanson

Traducción: Marco Fernández

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES