Apple a la caza del jailbreak en iPhone 4

La compañía ha solicitado una patente que le permita identificar qué teléfonos han sufrido procesos que no son del gusto de la compañía como el jailbreak, acceder a sus datos y borrar de forma remota su contenido y sus funciones. Emplea técnicas que no respetan la privacidad como activar la cámara o seguir el uso.

A pesar de que el gobierno de los Estados Unidos acaba de relajar la legislación de uso de hardware en Estados Unidos permitiendo técnicas como el jailbreak, Apple está sigue sin acatar la decisión y quiere aumentar el control sobre los usuarios de iPhone y de iPad. Para conseguirlo están dispuestos a casi todo.

El último intento es la patente llamada “Sistemas y métodos para la identificación de usuarios no autorizados de un aparato electrónico”, oficialmente serviría, de ser aceptada, para proteger la “información sensible” de los usuarios y para actuar frente a robos. Por ejemplo, en caso de robo, el sistema enviaría los datos privados a los servidores de Apple y los borraría automáticamente del teléfono.

La patente fija, además, un protocolo de actuación que comienza con el aviso al proveedor en Estados Unidos, AT&T, para después permitir “apagar cualquier función telefónica del aparato, apagar el propio aparato o detraer las funciones convenientes del aparato electrónico”. Es decir, dejarlo inactivo. Todo esto sin pedir permiso ni interponer demanda ante el propietario del mismo. Siempre, “por su propio bien”.

Apple trata de cazar hackers y teléfonos libres

El ladrón no es el único contra el que va dirigida esta patente. El texto describe otra serie de supuestos de culpabilidad, simbólicamente enlazados a su causa, que únicamente responden al deseo de control de uso de la empresa de Steve Jobs.

Hace referencia concreta al “hackeo, jailbreaking, liberación o extracción de la tarjeta SIM”. El mecanismo permitiría a sus técnicos saber si un iPhone ha sido hacheado por “un incremento repentino del uso de la memoria”. Según Apple, eso podría significar que un “usuario no autorizado” estaría haciendo uso del teléfono.

Una vez que salta esta alarma se ponen en marcha todas las medidas de comprobación, cada una menos respetuosa que la anterior con la privacidad del usuario. Hay una gran cantidad de entre las que se pueden destacar, como ejemplos, la activación de la cámara en modo espía, la identificación de la voz de la persona, la medida de los movimientos del acelerómetro y hasta un sensor del ritmo cardíaco.

Si la patente es aceptada, la compañía tendrá libertad para inutilizar, o lo que es lo mismo, dejar sin valor, los iPhones de un gran número de usuarios convencidos de que no están incumpliendo ninguna ley, apoyándose en que son propietarios únicos del aparato que han pagado. Y es más flagrante porque, bajo la premisa de poder identificar a “usuarios no autorizados”, se reservan el uso remoto de herramientas que dejan al descubierto la intimidad de los usuarios.

Una patente que, de salir adelante, dará mucho más que hablar.

Etiquetas , ,

Contenidos Relacionados

  • http://twitter.com/inventosnuevos inventosnuevos

    Eso no es exactamente así. El que salga adelante o no la patente no tiene nada que ver con que Apple pueda hacer lo que se expresa en la patente. La única diferencia entre que la patente sea concedida y que no, es que Apple tendría en exclusiva este método de control sobre un SmartPhone.

    Para más información exhaustiva sobre el mundo de las patentes, visita: http://www.inventosnuevos.com

  • Pingback: Netflix está disponible para el iPhone | ReadWriteWeb España

Top