General Tecnología

4 maneras de escuchar música gratis a través de Internet

radiocassetteEscuchar música gratis no tiene por qué implicar usar programas P2P, que es genial, pero no siempre es lo más práctico. Cada vez es más habitual que tengas que descargarte un álbum entero aunque sólo quieras escuchar una canción, y, reconozcámoslo, somos unos impacientes y lo ideal es no tener que esperar ni un segundo para escuchar la música que queremos. 

Por suerte ya existen muchas alternativas para escuchar la música que queramos -o prácticamente- a través de Internet, al instante, y sin pagar un duro.

En España descargar música a través de programas P2P es absolutamente legal. Lo que es ilegal es lucrarse con ello (el top-manta, básicamente). Pero esto no es así en todo el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, sí es ilegal compartir cualquier tipo de contenido protegido por Internet. Su legislación no recoge el derecho a la copia privada. Por eso, en muchas partes del mundo, estos servicios se convierten en la mejor alternativa para escuchar música sin rascarse el bolsillo ni jugarse el tipo.

Os recopilamos los cuatro servicios más destacados para que vuestra biblioteca musical se expanda allende las barreras del espacio (en gigabytes) y el tiempo (de espera mientras algo se descarga).

Spotify

El servicio de música en streaming que más éxito está cosechando y que más repercusión ha tenido en los medios es, sin duda, Spotify. Se accede a su catálogo a través de un sistema de invitaciones, y te permite tener una cuenta o gratuita o  premium.

La cuenta gratuita te da acceso completo a su catálogo con la pega de tener cuñas de publicidad cada pocas canciones. Te permite crear listas de reproducción personalizadas, compartirlas o incluso participar en listas de reproducción colaborativas.

La cuenta premium -10 dólares al mes- te libra de los anuncios, te permite guardar en el ordenador las canciones de tus listas de reproducción para que puedas escucharlas si estás offline, o incluso acceder a su catálogo desde tu teléfono móvil, en streaming, en cualquier lugar con cobertura 3G o Wifi. Es decir, poder llevar contigo una biblioteca musical de millones de canciones.

Su modelo de negocio se basa en compartir con las discográficas que le suministran las canciones los beneficios generados por la publicidad y las suscripciones. Ha recibido críticas de pagar poco a los artistas por cada escucha: Lady Gaga recibió 113€ por un millón de escuchas en streaming. Lo que no se dice -tampoco se sabe- es cuanto dinero ganó Lady Gaga por la gente que fue a su concierto después de escucharla gratis en Spotify.

spotify

Grooveshark

Grooveshark comparte una filosofía parecida a la de Spotify, pero ofrece su servicio directamente a través de la web. Esto es una ventaja enorme si, por ejemplo, quieres escuchar música en el trabajo pero no estás autorizado a instalar programas.

Cuenta con un catálogo amplísimo -probablemente mayor que el de Spotify- aunque algo menos organizado, y su modelo de negocio también se basa en compartir con las discográficas los ingresos por publicidad y suscripción.

Grooveshark destaca por tener una cuota realmente barata para hacerse con una cuenta VIP. 3 dólares al mes son suficientes para librarse de los anuncios y tener acceso desde el móvil a todo su catálogo musical. Es el servicio que funciona en más móviles, y tiene aplicación disponible para Iphone, Android, Palm y Blackberry. ¿La pega? Apple no ha autorizado su aplicación dentro de la App Store, por lo que sólo puede instalarse en los Iphones “liberados” (jailbrake).

grooveshark

Deezer

El competidor francés –Deezer– dice contar con 10 millones de usuarios, la mitad de ellos en Francia. Basa su modelo de negocio, como los anteriores, en compartir los ingresos por publicidad y suscripción con las discográficas, mientras ofrecen al usuario música a la carta y en streaming de forma totalmente gratuita. Su interfaz es interesante, pero al no estar completamente traducido del francés puede complicar determinadas tareas.

Su cuenta premium cuesta 5€ mensuales y permite, cómo las otras, librarte de los anuncios y tener acceso a su catálogo musical desde el móvil. Deezer ofrece aplicaciones móviles para terminales Android, Iphone/Ipod Touch y Blackberry.

deezer

Jamendo

Jamendo no tiene nada que ver con las tres anteriores, pero es más que digna de mención. Ofrece, además de otros servicios, el mayor catálogo de música con licencia libre del mundo. En este caso no puedes sólo escuchar música en streaming, también puedes descargarla totalmente gratis.

La filosofía de Jamendo y de los artistas que deciden distribuir su música con estas licencias es que ofreciendo su música gratuitamente conseguirán llegar a un público más amplio entre el que encontrar fans que sí pagarán por ir a sus conciertos o comprar otro tipo de merchandising.

El hecho de ser el catálogo de música libre más importante convierte a Jamendo también en el lugar de peregrinación para mucha gente con planes de realizar algún proyecto audiovisual. Para la utilización comercial de la música en el catálogo, Jamendo ofrece Jamendo Pro, con distintas tarifas para todo tipo de proyectos.

¿Tienes curiosidad por encontrar música independiente y con licencias más permisivas que el Copyright? ¿Tienes una tienda y no quieres pagar a la SGAE por el hilo musical? ¿Estás grabando un corto y pagar una banda sonora de música con copyright? ¿Estás buscando una careta para tu programa de radio o tu podcast? Visita Jamendo y sorpréndete.

jamendo

Y aún hay más

Estos no son los únicos servicios disponibles para disfrutar de música en streaming. Lala o MOG, por ejemplo, también ofrecen servicios parecidos. Last.fm, por su parte, organiza listas de música relevante en base a tus gustos, de los que va aprendiendo con el tiempo para hacerte las recomendaciones más precisas.

¿Conoces más servicios parecidos y los quieres compartir?

Imágenes: ViZZZual.comHector Millalouisvolant

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.