Entrevistas

Robbie Schingler (Planet): “Con nuestros satélites podríamos saber si Corea del Norte lanzará un misil pronto”

Robbie Schingler Planet

Entrevistamos a Robbie Schingler, Director general de Planet, la compañía aeroespacial que opera la mayor flota de satélites de observación de la Tierra. Nos ha contado cómo usan las imágenes terrestres y el análisis de datos para mejorar la toma de decisiones en diferentes sectores.

En 2010 tres amigos dejaron la NASA para montar lo que hoy se convertiría en la compañía aeroespacial que opera la flota de satélites de observación de la Tierra más grande de la historia: Planet.

Ocho años después operan 200 satélites en órbita, cada una del tamaño de una caja de zapatos, y están constantemente grabando imágenes de todo el planeta cubriendo incluso los lugares más recónditos y misteriosos de la tierra. Esto nos permite ver desde imágenes de interesantes proyectos, como la construcción del campus de Apple, hasta los devastadores efectos de desastres naturales en diferentes partes del mundo, imágenes de zonas de conflicto o los efectos del cambio climático.

No obstante, Planet no es una herramienta de mera observación: usando el análisis de datos sobre las imágenes tomadas a lo largo del tiempo se convierte en una potente herramienta para mejorar la toma de decisiones en diferentes industrias y democratizar el acceso a la información para los ciudadanos.

Planet comercializa sus imágenes ofreciéndoselos a clientes en diferentes industrias, desde agricultores hasta investigadores e incluso a gobiernos de distintos países. Ofrecen diferentes productos que se ajusten a las necesidades de cada cliente, y han lanzado un programa de investigación educativa y otro de desarrollo de programas.

También colaboran con ONGs y publican sus imágenes para garantizar mayor transparencia respecto a temas tan cruciales que nos conciernen actualmente, como la crisis de refugiados o el cambio climático.

Veamos qué posibilidades brindan la teledetección y el análisis de datos, capaz incluso de prever el lanzamiento de un misil por Corea del Norte o una avalancha en el tercer polo.

  • ¿Cómo empezó vuestro proyecto? ¿Cuál era vuestro principal objetivo?

Mis dos amigos y yo estábamos trabajando en la NASA fabricando satélites y nos propusimos hacer una misión diferente. Se trataba de una misión que parecía un tanto atípica: lanzar más de 100 satélites al espacio y captar imágenes de todo el mundo cada día. Esto implicaba que teníamos que aprender cómo producir satélites en serie, algo que realmente no se ha hecho antes, y para que fuera rentable teníamos que diseñar cada parte del satélite nosotros mismos. A esto se le añade otro factor: siguiendo el proceso tradicional lo normal es que tengas alrededor de 24 ingenieros operando cada satélite. Nosotros no íbamos a poder hacerlo según el proceso tradicional, así que tuvimos que repensar cómo íbamos a operar los sensores en el espacio; finalmente pusimos mayor riesgo en cada satélite, pero al tener muchos se desagrega el riesgo y acabas dando con un sistema muy resistente.

Capturamos imágenes desde el espacio a tiempo real para entender el cambio a lo largo del tiempo

Después, analizamos las tendencias del mercado para decidir cómo íbamos a usar las señales del espacio de manera diferente. Fue entonces cuando fijamos nuestro primer reto: la misión uno. Se trataba de un proyecto de teledetección, y en ese momento se nos ocurrió cómo podíamos hacer algo bueno para el mundo: posibilitar un planeta transparente de manera responsable. Capturamos imágenes desde el espacio a tiempo real para entender el cambio a lo largo del tiempo, algo muy útil para la mayoría de industrias e incluso para los gobiernos.

  • ¿Cuál es vuestra relación con los gobiernos? ¿Colaboráis activamente con ellos?

Tenemos que colaborar con gobiernos. Hoy en día nuestros satélites están registrados en Canadá y en Estados Unidos, y todas las relaciones entre estados se regulan por el Derecho Internacional. Tienes que obtener permiso del gobierno local para lanzar un satélite al espacio, y también para transmitir las señales de los satélites por radio. Trabajamos directamente con gobiernos para operar de manera responsable.

Eso si, en Planet Labs vemos al gobierno como un mercado, y hemos hecho algo muy diferente en la industria de la teledetección: nuestro objetivo es ser una empresa comercial y vender nuestros productos a diferentes industrias. Esto para el gobierno es muy nuevo, ya que están acostumbrados a relacionarse con la industria como contratistas, no comprando un producto comercial.

En Planet Labs vemos al gobierno como un mercado

Es un cambio de comportamiento porque los gobiernos están acostumbrados a poseer sus propios datos y tener algo de exclusividad sobre ella, y nosotros no hacemos eso. Les damos una licencia para acceder a ella, pero otros clientes también pueden usar esa información. Creamos plataformas a las que puede acceder cualquiera lo cual nos permite crear un sistema económico para la empresa pero a la vez basándonos en esta teoría del cambio.

  • ¿Y los gobiernos os imponen algún tipo de restricción? ¿Algún país se ha opuesto a que grabéis imágenes de su territorio?

Desde una perspectiva legal, a 100 km en el espacio no hay jurisdicción nacional; es patrimonio común, similar a en alta mar, y está sujeto a leyes internacionales. Nuestros satélites tienen que estar registrados en algún sitio y están gobernados por la ley de ese país, que en nuestro caso es el canadiense y el estadounidense. Si algún país en particular dice “no quiero que captures imágenes aquí” puede ir al gobierno del país donde esté registrado y quejarse; después el gobierno en cuestión puede decidir restringirlo o no.

Si hay algunas restricciones acerca de cuánto zoom puedes hacer. En Europa no hay limitaciones, pero en EEUU el límite es 25 cm por píxel; esto significa que si entre dos cosas distintas hay 25 cm podrás percibir que son diferentes, pero a 25 cm por píxel no puedes obtener mucha información sobre las personas. Nuestros satélites son de alrededor de 1 metro por píxel y con ellos puedes ver densidad de coches en un aparcamiento y percibir la diferencia entre los coches, pero no ver el color.

  • ¿Podéis arrojar luz sobre conflictos en el mundo con vuestra información? Como por ejemplo  Corea del Norte.

Si, en primer lugar, no discriminamos entre Nigeria, los Países Bajos o Corea del Norte: estamos capturando imágenes en todo el mundo, todos los días. Pese a que la resolución es limitada, si pones imágenes sobre las imágenes el día anterior, y sucesivamente, puedes ver el cambio y entender el patrón de lo que está sucediendo y comprender qué es lo que está apunto de suceder.

No discriminamos entre Nigeria, los Países Bajos o Corea del Norte: estamos capturando imágenes en todo el mundo

Tenemos un programa de investigación en el que colaboramos con el Instituto de Monterey en California con un individuo llamado Jeffrey Lewis. Jeffrey usa estos datos para hacer análisis y publicar una historia sobre el tema, y es muy interesante porque puede decir cosas que los gobiernos no dicen al ser parte del conflicto. No solo son las partes interesadas las que tienen la información e intentan reducir la intensidad del conflicto en la sombra. Hay más transparencia para el público general cuando ambos lados tienen la misma información, cuando las personas tienen diferente información puede haber confusión entre lo que realmente está y no está pasando y cada parte asume lo peor. La transparencia da lugar a conflictos menos intensos y un mundo más estable, y en esta época en la que vivimos es esencial involucrar a más sujetos para ayudar a dirigir los asuntos mundiales.

Mosul

Vista aérea de Mosul en ruinas después de recuperar la ciudad iraquí del ISIS en 2017.

  • ¿Cuál es el mayor uso que le dan a vuestra tecnología?

El mayor uso que se le da a nuestros datos y tecnología es para la agricultura. Nuestros satélites van un poco más allá de lo que puede ver el ojo humano y si analizas un poco los datos en nuestra plataforma puedes obtener información sobre la productividad de los cultivos. Los granjeros pueden usar los datos para reorganizar su día y establecer prioridades, y si la productividad está bajando en una esquina de su cultivo pueden ir a ver qué ocurre.

  • ¿Cómo ayuda Planet a luchar contra el cambio climático?

Tenemos un clima muy indulgente y un sistema económico global que mide otras cosas en vez de los indicadores de salud planetario. Es un problema hoy en día y nos va a llevar más de una década averiguar cómo sobresalir como humanos y a la vez vivir de manera simbiótica con el planeta, y es un proceso que va a necesitar una constelación de actores: científicos, legisladores, nuevas tecnologías, y los ciudadanos.

Los ciudadanos juegan un rol importante en la lucha contra el cambio climático porque votan a los políticos y consumen los productos y servicios de las compañías. Yo soy un optimista sobre nuestro planeta y sobre los humanos así que creo que lo superaremos, y la tecnología no va a salvar al planeta pero sí dar un mejor entendimiento y un nuevo lenguaje para que nosotros, como humanos, podamos tomar mejores decisiones.

La tecnología no va a salvar al planeta pero sí dar un mejor entendimiento y un nuevo lenguaje para que podamos tomar mejores decisiones

El mundo se está despertando al tener más información hay algunas visualizaciones innegables que permiten a la gente ver el cambio desde más cerca. Somos una compañía pero nuestra razón de ser es la democratización, es nuestra principal visión del futuro. Con más información las personas toman mejores decisiones, y construimos nuestro negocio alrededor de esto.

Abajo podemos ver cómo ha evolucionado la situación en Ciudad del Cabo desde enero de 2011 hasta la sequía extrema actualmente. 

  • ¿Podéis usar vuestros datos para mostrar qué industrias o países están creciendo más económicamente?

Nosotros no hacemos el análisis, pero los datos pueden usarlos muchos usuarios como indicadores económicos. Por ejemplo, si en un puerto español la actividad aumenta y dos semanas después aumenta el precio del cultivo es una señal de que aumentarán las exportaciones de grano; un aumento de la actividad del transporte marítimo puede ser una señal para apostar por cierto producto.

Estos mismos indicadores también pueden servir como avisos en la ciencia. Un caso muy interesante es el del geólogo Andreas Kääb que ha estado usando nuestros datos para vigilar glaciares en el ‘tercer polo’ investigando y el año pasado tuvo lugar una avalancha que desafortunadamente arrojó con un pequeño pueblo, llevándose la vida de varias personas. Tras la avalancha Andreas retrocedió en el tiempo y detectó una fisura en el glaciar que podría ser una advertencia temprana que indicara que iba a suceder. Entonces usó ese análisis para empezar a buscar fisuras y detectó una en un glaciar cercano; usó su red de contactos para informar a las autoridades y logró que desalojaran la zona en 24 horas. La avalancha efectivamente tuvo lugar, incluso 6 horas antes de lo previsto, pero por suerte nadie salió herido. Estas anécdotas demuestran lo que pueden hacer los usuarios con los mismos datos y la misma tecnología para intentar anticipar lo que va a suceder y tomar mejores decisiones, ya sea para evacuar o no evacuar, comerciar aquí o ahí, etc.

Este enfoque también podría aplicarse al ejemplo de Corea del Norte; podríamos ver si existe algún patrón en los movimientos del tráfico, o similar, que sea una señal temprana y una advertencia de que van a lanzar un misil pronto.

Seguimiento de Kim Jong Un en Corea del Norte

Analistas vieron un avión en una pista remota cerca de un sitio de pruebas nucleares en Corea del Norte, un indicador potencial de una próxima prueba

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.