Entrevistas

Nicolas Cary: “Hay que desmitificar la tecnología Bitcoin”

Nicolas Cary es el co-fundador de una de las plataformas de bitcoins con más usuarios del mundo
Escrito por Lara Olmo

El cofundador de Blockchain, uno de los monederos de Bitcoin con más usuarios, cree que usaríamos las monedas virtuales si quisiéramos aprender cómo funcionan.

La edición europea del Money 20/20 tuvo lugar hace unos días en Copenhague y volvió a reunir a protagonistas, empresas y figuras destacadas del sector fintech. Una de las ponencias más esperadas fue la de Nicolas Cary, co-fundador y CEO de Blockchain, ya no solo porque es una de los monederos de Bitcoin más populares del mundo, sino por la controversia que sigue levantando esta tecnología.

Como billetera virtual, Blockchain sirve para enviar y recibir Bitcoin de forma segura. Junto a su funcionalidad propia, la compañía de Cary ofrece soporte a través del portal Blockchain.info, desde el que el usuario puede hacer seguimiento de las transacciones que se producen en la red Bitcoin, consultar los precios del mercado e incluso obtener datos específicos para trabajar en informes estadísticos.

Durante el Money 20/20 Cary ha destacado los importantes ajustes que se han producto durante los dos últimos años en la tecnología blockchain, pilar fundamental del Bitcoin y un ámbito que a su juicio “cada vez genera mayor interés“.

Aunque hay demasiada información errónea al respecto“, añadía, y también prejuicios, porque según él aunque “hay mucha gente que le ve beneficios, no está dispuesta a aprender cómo funciona“.  “Por eso tenemos (desde Blockchain) el papel de desmitificar lo que es Bitcoin y explicar por qué la tecnología blockchain es tan importante“; dos conceptos que para él están muy relacionados.

El futuro del Bitcoin (pros)

Si bien la industria del dinero virtual ha seguido desarrollándose y ha logrado recibir inversiones, el caso de Blockchain ha sido especialmente significativo: en los últimos tres años ha aumentado su cuota de mercado, alcanzando los 6’7 millones de usuarios, lo que la ha convertido en una de los monederos de Bitcoin más grandes del mundo.

El éxito de su compañía no es lo único que alimenta las perspectivas halagüeñas de Cary para el sector, cuyos usos “no dejan de evolucionar“. “Precisamente ahora estamos comprobando el potencial que pueden tener los pagos transfronterizos o lo populares que están haciendo los micropagos para adquirir contenidos online, como música o videojuegos“, ha apuntado. 

El futuro del Bitcoin (contras)

Pero el provenir de la divisa electrónica siempre ha sido fuente de debate. Hache poco conocíamos que Mike Hearn, uno de los principales desarrolladores de Bitcoin, vendía todas sus monedas tras considerarla un experimento fallido.

Cary cree que uno de los obstáculos más difíciles a los que tiene que enfrentarse esta tecnología es la regulación. Esto es porque su propia naturaleza es de código abierto, lo que hace que sea realmente complicado definir normas comunes y comités específicos que regulen su funcionamiento.

El panorama actual ciertamente refleja las dudas que aún genera el uso de la moneda virtual. Visa, por ejemplo, están haciendo intentos para explorarla pero aún no ha definido estrategias concretas. En cambio otras compañías como Microsoft, Dell, WordPress o Wikipedia han demostrado no temerle a la criptomoneda y ya aceptan pagos con ella. Algo que desde la firma de Cary confían en que sirva de ejemplo para otras empresas.

Una tecnología polémica

Preguntado por las posibles malas prácticas que el Bitcoin pueda generar, Cary lo tiene claro “la tecnología no es un problema en sí misma, sino que depende del uso que las personas hagamos de ella. Viéndolo así, Google Maps puede servirte para planear un picnic con tu familia o robar un banco“. Para él, los pagos con criptomonedas deberían ser tan habituales como la posibilidad de comunicarnos con cualquiera por correo electrónico. Son cambios tecnológicos que al principio cuesta adquirir pero que al final se normalizan; “cambios necesario en la era de Intenet en que vivimos“.

Protocolo financiero abierto para ampliar el mercado

A largo plazo el CEO de Blockchain considera que será fundamental el desarrollo de un protocolo financiero abierto, que permitirá la apertura del entorno financiero y dará acceso a nuevos mercado y tipologías de clientes que hasta ahora era invisibles. De esta forma los costes de las transacciones se se reducirán y en general el sistema ganará en eficacia.

Apenas necesitas 30 segundos para descargarte una cartera virtual de la Appstore para empezar a ser tu propio banco. A medida que la gente sea más consciente de este potencial, de que puede mandar dinero igual que hace una fotografía, las cosas irán cambiando“, ha señalado.

Competidores que entran en juego

En los últimos años la oferta de plataformas de pago ha cambiado significativamente, aumentando en número de participantes. Tenemos a Google, que el año pasado lanzó Android Pay, con el que entraba a competir frontalmente con Apple Pay, o a Samsung, que en este 2016 va a ir implantando progresivamente su sistema de pago Samsung Pay, en diversos países (incluyendo España).

Un síntoma positivo para el sector, señala Cary, porque supone “mayores opciones para el consumidor y un abaratamiento de los costes”; y lo que es más, “un elemento que puede ejercer presión en el sector Bitcoin para seguir innovando”. 

Vía | CoinTelegraph

Imagen | CoinTelegraph

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Carlos Bruguera

    Laura, te comento que aunque parezca no tener importancia, el uso de la palabra “virtual” en este caso es bastante desacertado.

    Usualmente, se utiliza la palabra “virtual” para contrastar con aquello que es “real”. Una moneda virtual, en este caso, sería un elemento que reside en software y *simula* los atributos de una moneda “real”. Un buen ejemplo de esto sería una unidad monetaria propia de un videojuego, o un sistema de puntajes en una determinada plataforma social. Éste no es el caso de las criptomonedas.

    Lejos de tratarse de una simulación de dinero, Bitcoin es un protocolo y una vasta red que mantiene la integridad del registro replicado de transacciones mediante criptografía muy sólida y un cúmulo de aparataje físico que efectúa la “minería” dentro de esta red para soportarla. Todo esto, junto con un buen número de plataformas comerciales de todo tipo, aplicaciones y dispositivos (incluso existen monederos en hardware para mayor seguridad) dan lugar a Bitcoin como la primera moneda _digital_, que es algo muy distinto.

    Estamos acostumbrados a llamar “virtual” a cualquier cosa que resida en internet, en contraposición con aquello que está en el mundo “real”; sin embargo, Bitcoin opera en un espacio bastante real, y al contrario de las monedas de los gobiernos, está respaldada por reglas matemáticas y un registro inmutable y permanente. Se trata de un fenómeno único en la historia, que va muchísimo más allá de los programas computacionales o aplicaciones en la web. Aconsejo revisar un poco mejor la terminología que se está empleando en este ámbito.

    Adicionalmente, tienes unos cuantos errores tipográficos en tu artículo.

    Saludos! 😉