Entrevistas

Zaryn Dentzel (Tuenti): “Queremos demostrar que la telefonía tradicional está muerta”

Zaryn-Dentzel-CEO-y-co-fundador-Tuenti-2014
Escrito por Juan Calleja

Zaryn Dentzel hace un repaso a la historia de Tuenti, la ‘startup’ más popular en los últimos años en España, hoy una operadora 2.0 propiedad de Telefónica. El CEO y cofundador del proyecto explica su visión de Tuenti en un futuro y del ecosistema emprendedor en general.

Han pasado ya ocho años desde que Zaryn Dentzel llegase a Madrid en agosto de 2006 con la misión de desarrollar y comandar la red social Tuenti. Por aquel entonces el site nacido en España ya había echado a andar en fase piloto, con tecnología .Net, gracias a una financiación inicial invertida por familiares, amigos y varios business angels cercanos al equipo fundador y con la que pudieron instalarse en una pequeña oficina localizada en el Paseo de la Castellana, muy cerca de las torres KIO.  En el vuelo desde su California natal con destino a España, Zaryn se trajo consigo a un amigo programador, Kenny Bentley, con quien ya había estado trabajando en Essembly, una red social de carácter político y social fundada un año antes en Los Ángeles y con la que no alcanzó el éxito, más bien fue un fracaso económico y apenas tuvo repercusión. De esa primera experiencia adquirida en el terreno del recién nacido campo del social media y gracias a su amistad con los marbellíes y dos de los miembros del primer equipo fundacional de Tuenti, Félix Ruiz y Adeyemi Ajao, se unió,  junto a Kenny, al proyecto de la que quizá ha sido la startup más popular de los últimos años en el ecosistema de Internet español.

A sus 31 años Dentzel ha crecido y madurado con Tuenti, y sigue al pié del cañón como CEO de la compañía tecnológica tras haber vivido mil y una batallas tratando de sacar adelante una red social que literalmente “arrasó” poco tiempo después de su nacimiento. Tuenti llegó a ser uno de las páginas web más visitadas de España a lo largo de su hasta ahora corta pero intensa historia, por delante incluso de Facebook durante algunos meses, y en el último trimestre de 2012 alcanzó su punto álgido al contar con más de 15 millones de usuarios registrados y alrededor de 10 millones de usuarios activos al mes. Aunque en 2008, según cuenta Dentzel en su primer libro biográfico El futuro lo decides tú, estuvieron a punto de cerrar la empresa por bancarrota, Tuenti ha sobrevivido gracias a la apuesta y confianza de accionistas e inversores, principalmente de la firma de capital riesgo Qualitas Equity Partners, participada por la familia Polanco, que hasta la llegada de Telefónica invirtió en la red social aproximadamente 20 millones de euros.

En 2010 todo cambió. Con la adquisición por parte de Telefónica S.A. del 91,2 % del capital social de  Tuenti Technologies S.L. por 71,8 millones de euros, la hasta entonces popular red social pasaría progresivamente a convertirse en una compañía de telecomunicaciones 2.0 –como la suele denominar Zaryn–, en la que toda su estrategia empezaría ya a girar en torno al móvil. En noviembre de 2013 Telefónica se hace con el 100% del capital y Zaryn, que seguía en el órgano administrativo de la sociedad, acaba por vender sus participaciones quedándose al frente de la compañía contratado como CEO. Desde entonces, el de Santa Bárbara, ha pasado a un estado de bienestar económico superlativo y de estabilidad profesional privilegiada e inalcanzable para la mayoría de sus compañeros de generación, aunque su motivación, ambición y aptitud de entrega hacia la empresa que fundó con tan sólo 23 años parece que no cesa, puesto que tiene la responsabilidad de dirigir a un equipo de más de 200 empleados procedentes de una veintena de nacionalidades diferentes que luchan a diario por competir en el copado mercado de las telecomunicaciones tratando de asentar la marca Tuenti Móvil, el operador móvil virtual (OMV) de bajo coste de Tuenti lanzado al mercado en febrero de 2012, y consolidarse como “la mejor aplicación de comunicación social” en España y competir a nivel global como suele enfatizar el emprendedor estadounidense en los medios de comunicación.

Foto-oficinas-de-Tuenti

Oficinas actuales de Tuenti en Madrid.

Desde hace cuatro años, Tuenti no ha dejado de innovar e invertir mucho capital en tecnología para convertirse –así lo vienen comunicando desde principios de 2014– en la primera “cloud phone company del mercado. Por el camino, la red social ha perdido más de la mitad de sus millones de usuarios y si uno entra a día de hoy a través de la web no es ni sombra de lo que fue en su mejor época con múltiples funcionalidades a disposición de los usuarios; incluso, en los medios y redes sociales se ha llegado a especular con su cierre y, de hecho, fuentes de la propia compañía reconocen que ésta “está centrada exclusivamente en el operador móvil social” y la red social es “un pasado del que estamos muy orgullosos y nos ha dado una gran experiencia para desarrollar lo que hacemos hoy, pero no es lo relevante hoy día en nuestra actividad y negocio”. No en vano, los ingresos de la compañía tecnológica provenientes de marketing y publicidad, pata principal del negocio durante la época como red social, parece que siguen cayendo en picado –ya en 2012, se redujeron en un 12% con respecto a 2011, facturando 9,4 millones de euros– en detrimento de la captación de abonados del operador móvil virtual que sí está creciendo un 240%, según las cifras que aporta la compañía relativas a 2013. Actualmente la empresa cuenta con más de 200 clientes activos.

Con el nacimiento de Tuenti Móvil, la filial de Telefónica no ha parado de ofertar nuevas promociones y tarifas para ampliar su cuota de mercado; la última novedad, Voz Digital, lanzada hace apenas un par de semanas y que como novedades destacadas se encuentran la posibilidad de realizar llamadas desde la app de Tuenti Movil a fijos y móviles de la red española sin necesidad de que el destinatario la tenga instalada en su terminal así como la opción de hacerlo con todas sus funcionalidades desde un ordenador, tablet o desde un smartphone. Por este motivo, tenemos la oportunidad de entrevistar en TICbeat a Zaryn Dentzel. El joven emprendedor americano nos llama desde Londres. Con la resaca propia de los nuevos eventos promocionales del nuevo desarrollo tecnológico y propuesta comercial de Voz Digital, el CEO de Tuenti nos atiende minutos antes de ir a una reunión con parte del equipo de las oficinas británicas de Telefónica.

 

TICbeat. El eslogan del nuevo lanzamiento de Tuenti es “llama hoy como todos lo harán mañana”. ¿Cómo serán las llamadas móviles del mañana?

Zaryn Dentzel. Cuando fundé Tuenti tenía la visión de crear una herramienta de comunicación y, en aquel momento, lo fue a través de una red social que facilitase que la gente estuviese en contacto. Hoy en día todo el mundo tiene un smartphone con una conexión de datos y podemos dar otro tipo de servicios de comunicación. Lo que acabamos de lanzar es el producto más completo de comunicación integral, la aplicación de Tuenti Móvil, que está en la nube, y que ofrece un servicio de voz y mensajería sobre IP que no hubiera sido posible desarrollar hace dos u ocho años; hacía falta una saturación de smartphones en el mercado, que existiese un entorno de datos y de móviles, para ofertar esta nueva propuesta. Lo que queremos demostrar es que la telefonía tradicional está muerta porque el servicio e interfaz de una aplicación que va cambiando constantemente, que tiene píxeles, que tiene imágenes, es otro nivel de experiencia con respecto al servicio tradicional, que funciona a través de un sistema operativo como puede ser el de Nokia o el de Android. Además, la voz digital es una voz HD con un códec de mayor calidad, puedes hacer una llamada por 3G o 4G o conectado a una red wifi desde cualquier parte del mundo con la misma calidad  y es aquí donde es irrelevante el concepto de roaming, no existe. Así como Spotify demostró en su día que la era del CD había acabado, como operadora móvil decimos que la etapa de las telco tradicionales se ha terminado y ahora estamos llevando la telefonía a la nube.

 

“Así como Spotify demostró en su día que la era del CD había acabado,  como operadora móvil decimos que la etapa de las teleco tradicionales se ha terminado”

 

 

TB. En sus inicios como red social Tuenti irrumpió en el mercado local como “el Facebook español”. Fueron los primeros y gracias a ello alcanzaron un éxito fulgurante. Ahora juegan en otra liga, en la de las telecomunicaciones. Skype, Viber, Line, próximamente Whatsapp… ¿Cómo van a competir globalmente con players tan poderosos en el mercado de las llamadas VoIP?

ZD. Desde que creé la compañía siempre he intentado hacer las cosas bien e innovar. Donde estamos ahora es una evolución natural de Tuenti, nos ha costado mucho trabajo y hay que ser valiente para cambiar las cosas de una forma tan agresiva como lo he hecho. Lo normal para mí es reinventar todo y eso es precisamente lo que estamos haciendo, dándole una vuelta a la tortilla. Es verdad que estamos dando un gran salto a un mercado donde hay mucho dinero, unos players muy potentes y existe mucha complejidad. Por ello, entramos en el mercado de manera disruptiva, apostando por la tecnología y por mejorar la experiencia de usuario. Este nuevo lanzamiento es una batalla de años pensando y trabajando para lograrlo. En cuanto a las llamadas VoIP existen desde hace ya bastante tiempo. Lo que es innovador es la experiencia de comunicación y centrarlo todo en una experiencia que le de un valor al usuario y que mejore el servicio tradicional básico que tenemos todo el día con las operadoras móviles. Hablando de WhatsApp, por ejemplo, puede que lance algún día el servicio de llamadas, pero aún no lo han hecho y lo que hemos hecho en Tuenti es repensar el teléfono, hemos llevado el móvil a la nube con notificaciones, login, perfil, chat, con voz sobre IP y también con llamadas tradicionales, con buzón de voz y sms… Todo el teléfono está en Internet y el usuario se puedes loguear desde cualquier sitio. Mira, yo por ejemplo tengo tres teléfonos; uno americano, uno inglés y uno español, y cambio de un móvil a otro y el Whatsapp no funciona, sólo puedo usarlo en mi teléfono español porque no es multidispositivo. Sin embargo, puedo tener Tuenti en todos los dispositivos que quiera. Por ello creo que somos los únicos que tenemos un producto realmente competitivo, completo y robusto, que va hacia lo que quiere el usuario.

 

“Donde estamos ahora es una evolución natural de Tuenti, nos ha costado mucho trabajo y hay que ser valiente para cambiar las cosas de una forma tan agresiva como lo he hecho”

 

TB. Además de haber dado un giro de 360 grados y reinventarse como operadora móvil virtual de carácter social, Tuenti se está expandiendo hacia otros mercados como Latinoamérica, donde desde el pasado mes de junio ya ofrece el servicio en fase Beta en México. ¿Era ahora el momento de globalizar la compañía?

ZD.  Quiero llevar Tuenti Móvil a todo el mundo. Estamos lanzándolo a mercados de Movistar porque es nuestro partner, pertenecemos al grupo y pensamos que nuestra tecnología da un valor importante al cliente. El equipo de Movistar también lo cree y quieren ofrecer el servicio cuanto antes a sus clientes. La prioridad es ésa, pero la mía también está en entrar en mercados que no son únicamente de Movistar. No hay que poner límites, hay que ir haciendo las cosas poco a poco y bien e ir ganando terreno en cada mercado, pero también hay que tener la ambición de ir a por todo.

 

Equipo de Tuenti (2014).

Equipo de Tuenti (2014).

 

TB. Hablemos de los resultados económicos. Hace unos días, el diario El País publicaba un artículo acerca de las pérdidas de Tuenti en 2013 y sobre la acumulación de números rojos desde su fundación por un total de 63 millones de euros. Nos gustaría saber su respuesta como cofundador y CEO de Tuenti para justificar o explicar estas cifras que tanto ruido han generado en las redes sociales y en los medios estos últimos días.

ZD.  Esas cifras no cuentan que nuestra facturación ha crecido año tras año, por ejemplo un 21% en 2013, y que nuestro negocio como operador móvil virtual creció un 240% el año pasado. Gran parte de nuestros resultados, eso sí, se ven afectados por el fuerte impacto de las tarifas mayoristas que pagamos a Telefónica Móviles por usar su red. ¿Los costes de alquiler de la red a nuestro propio grupo son pérdidas? Lo que quiero destacar es que en las empresas de tecnología e innovación la inversión no se puede considerar como pérdidas sin más. Los números en un balance son así de fríos y en todo balance lo que inviertes va a negativo. La inversión en talento y en I+D es lo que permite desarrollar productos y servicios tan innovadores como los que estamos presentando para abordar proyectos de escala global.

TB. En su libro, El futuro lo decides tú, explica, así como lo ha recalcado también su exsocio Félix Ruiz en varias entrevistas, que gracias a la sonada operación de compraventa de Tuenti por Telefónica ha sido posible que ésta se haya convertido en una compañía de telecomunicaciones potente y con capacidad global, pero también le ha dado el colchón y el motor suficiente para seguir viva, a pesar de las pérdidas millonarias, y continuar invirtiendo para llevar a cabo su visión y misión como compañía con el ADN original de Tuenti de forma independiente. ¿Qué balance hace de todos estos cuatro años como filial de Telefónica?

ZD. Yo creo que al final en la vida lo que te das cuenta es que lo verdaderamente importante son las personas, tanto en tu propio equipo, como en los acuerdos que haces. Tienes que buscar a las personas con las que quieres pasar tiempo, con las que quieres trabajar, colaborar. Y, como todo, hay gente por todas partes que son buenos, que son chorizos, que son mentirosos, que son fieles… Hay de todo. Pienso que lo que tienes que hacer es buscar personas en las que puedes confiar y si ellos tienen capacidad de decisión y tú la tienes también, puedes acabar haciendo cosas. Al final esto es un poco como yo lo he visto a la hora de trabajar con Telefónica, donde hay miles y miles de personas, desde los accionistas hasta los trabajadores, pero al final hemos tenido la posibilidad de encontrar a personas dentro de Movistar de confianza, con los que tenemos una buena relación y eso ha acortado el camino dándonos la posibilidad de poder abarcar mucho. En cuanto a la libertad de movimientos e independencia somos completamente autónomos, si no, no estaría aquí.

 

TB. El éxito de Tuenti les ha convertido, y a usted principalmente, en un referente para muchos jóvenes emprendedores que quieren sacar hacia delante sus ideas. Es un californiano emprendiendo en España y es paradójico puesto que todo el mundo se pelea por llegar a Silicon Valley. Además, fracasó con su primera empresa en Los Ángeles pero en Madrid ha triunfado. ¿Cuáles cree que han sido las claves que le han hecho llegar a ser el director de orquesta de una compañía tecnológica española tan importante como lo es Tuenti en la actualidad?  

ZD. Lo primero, se pueden hacer compañías y proyectos en cualquier parte del mundo. Siempre he luchado mucho y no ha sido nada fácil, ni de lejos la historia con Tuenti estaba nada clara desde los inicios. Antes de lanzar Tuenti sufrí mucho creando Essembly, pero la experiencia me sirvió porque ya llevaba un año pensando todos los días en las redes sociales. En aquella época me benefició mi conocimiento del social media y de la gente a la que conocí; por ejemplo, yo conocía a Mark Zuckerberg antes de montar Tuenti -estamos hablando del año 2005-. En mi caso, yo creo que tienes que aprovechar tu entorno de información, y hay que adoptar una aptitud de que las cosas están por hacer y estar dispuesto a sufrir realmente durante mucho tiempo. Ahora las cosas están mucho mejor que cuando empezamos nosotros. El entorno español y europeo ofrecen más herramientas y recursos que nunca, aunque también es cierto que hay más gente intentándolo porque es algo más fácil y hay más oportunidades. Por último, me gustaría decir que no todo el mundo puede ser un founder ni está hecho para ser emprendedor.

 

“Antes de lanzar Tuenti sufrí mucho creando Essembly, pero la experiencia me sirvió porque ya llevaba un año pensando todos los días en las redes sociales”

 

 

TB. Forma parte y es impulsor de The Startup Europe Leaders Club, un grupo independiente de fundadores de empresas europeas de internet que orienta a la Comisión Europea sobre cómo fortalecer y fomentar el emprendimiento en Europa facilitando el cambio en la legislación vigente y fomentando la competitividad y el desarrollo. En base al manifiesto que promulgan, ¿en qué situación se encuentra el actual sistema emprendedor español? ¿Qué habría que cambiar o mejorar?

ZD. Lo más importante en España y en Europa en general es la formación. Es lo único en lo que hay que invertir y quitar de en medio todo lo demás, como las subvenciones, que son un cáncer. Un ejemplo es el caso de Gowex… Es fundamental fomentar un entorno donde la gente pueda hacer las cosas por sí misma. Aquí en España, al ser un país turístico, todo el mundo tendría que hablar bien inglés. Nosotros contratamos muy buenos ingenieros en Suecia y todos hablan un inglés increíble. ¿Por qué? Pues una de las razones principales es porque allí no doblan las películas. Me parece ridículo que se sigan doblando las películas en España.

TB. En base a su corta pero intensa experiencia al frente de Tuenti, ¿qué aptitudes tiene que tener el CEO de una empresa tecnológica?

ZD. Lo primero que se tiene que saber es de qué va la compañía, es igual de importante saber qué es la compañía como lo que no es. Hay que tratar de focalizar a todo el mundo y mostrarles las prioridades ya que todos los días hay gente que se pierde en el camino y es importante tener a un líder que establezca las líneas maestras. Luego se tiene que ser muy bueno en identificar talento porque hay gente que son muy buenos en algunas cosas y en otras cosas no. En definitiva, las principales skills son la visión, saber identificar a las personas y tener mucha persistencia, aguantar, porque siempre hay muchos ‘subidones’ y bajones.


 

Sobre el autor de este artículo

Juan Calleja

Juan Calleja es periodista. Ha sido redactor jefe en la Fundación porCausa y fue director y cofundador de Babylon Magazine, revista internacional en inglés y en español sobre la actualidad de la cultura hispánica. Es impulsor de Los desmanes del fútbol, proyecto ganador del ‘II Taller de Periodismo de Datos’ organizado por Medialab-Prado. En 2007 ganó el Premio Joven de Comunicación de la UCM por la revista Babel.