Entrevistas

Manuel España (FCC): “Nuestras mayores inversiones en TI irán a analítica”

manuel-espana-fcc
Escrito por Esther Macías

Manuel España, CIO de FCC, charla con TICbeat sobre la estrategia tecnológica actual del grupo de construcción, gestión de infraestructuras y servicios ciudadanos, que descansa en una fuerte apuesta por gestionar los sistemas de información con un claro enfoque internacional.

El grupo de construcción, gestión de infraestructuras y servicios ciudadanos FCC está saliendo de un túnel en el que ha estado sumido en los últimos años, fuertemente golpeado por la crisis económica, que ha impactado de forma especial en este nicho de mercado. Sus últimas cifras económicas han mejorado respecto al pasado (su facturación en 2014, de 6.334 millones de euros, fue un 6,2% menos que en 2013, pero el resultado neto de explotación o EBIT, aunque fue negativo, lo fue menos: 346 millones de euros frente a los 308 negativos de 2013; además, el Grupo de Servicios Ciudadanos disminuyó sus pérdidas a la mitad, hasta los 724 millones de euros) y ha conseguido reducir la deuda financiera que tenía hasta los 5.016 millones, un 15,9% menos que al cierre de 2013. A la compañía se le abre, por otro lado, una nueva etapa con la reciente entrada del multimillonario mexicano Carlos Slim como accionista

Manuel España, CIO de FCC, quien aterrizó en la compañía en junio de 2014 para trasladar al área de Sistemas y Tecnologías de la Información la transformación implantada en el grupo y liderada por Juan Béjar, consejero delegado desde enero de 2013, desgrana la estrategia tecnológica del grupo, que descansa en una fuerte apuesta por gestionar los sistemas con un claro enfoque internacional.

 

TICbeat.- El próximo mes de junio se cumple un año desde que entró en FCC en calidad de CIO (director de Sistemas y Tecnología), precisamente en un momento complejo para la compañía financieramente hablando. ¿Cómo encontró el departamento a su llegada? ¿Cuáles son sus prioridades en el área de TI y que cambios está imprimiendo a esta área de la compañía?

Manuel España.- Mi entrada en la compañía no fue un tema casual. En enero de 2013 Juan Béjar asumió la responsabilidad de consejero delegado de FCC; éste definió un plan estratégico para posicionar al grupo en su lugar natural. FCC está, en la actualidad, sufriendo una transformación muy importante. De hecho, aunque nuestros resultados del pasado año son negativos, lo son la mitad que el año anterior. La tendencia es, por tanto, excelente, y así lo están viendo los analistas.

En este contexto, desde la dirección se decidió cambiar la cabeza de TI para acompañar la transformación de la compañía también desde esta área. Al igual que en el resto de la compañía, nos encontramos que había una serie de estructuras ya antiguas que había que adaptar a la realidad de internacionalización de la compañía. FCC es una compañía líder en sus sectores porque tiene distintos negocios y creemos que ese know how diferencial es exportable, como así está pasando. Así que el mayor esfuerzo que estamos acometiendo en el área de TI es en dinamizar una estructura que era clásica. En lo que estamos trabajando es, sobre todo, en adaptar dicha estructura de sistemas al mercado internacional, de modo que ganemos en agilidad y seamos más rápidos en adoptar tecnologías que nos permitan disponer de conexión casi desde cualquier parte, pues si bien nuestras oficinas suelen estar en ciudades de todo el mundo, las obras y algunas de las concesiones que tenemos están normalmente en selvas o desiertos lo que requiere no solo un importante esfuerzo a nivel de infraestructuras sino también de telecomunicaciones.

 

En lo que estamos trabajando es, sobre todo, en adaptar la estructura de sistemas existente al mercado internacional, de modo que ganemos en agilidad y seamos más rápidos en adoptar tecnologías que nos permitan disponer de conexión casi desde cualquier parte”

 

Por otro lado, la empresa ya estaba realizando un proyecto para integrar las áreas de sistemas de las múltiples compañías adquiridas en los últimos años. Hay que tener en cuenta que FCC, como el resto de grandes compañías de este sector, se ha forjado a través de adquirir y fusionar otras empresas menores. Lo que ocurre es que la digestión de las áreas de TI de éstas suele ser complicada, lleva tiempo y requiere realizar mucho benchmarking, porque muchas veces nos encontramos que tienen tecnologías que pueden ser adaptadas por el grupo. A este, que ya era un proyecto muy ambicioso, estamos ahora poniéndole velocidad. Esperamos de hecho tenerlo finalizado este verano. Sin duda, tener una sola área de infraestructuras para todos los países y con un razonable nivel de estandarización nos dará una estabilidad enorme.

 

TB.- ¿Cómo están articulando el proyecto anterior, el de dotar de una impronta internacional a la organización de sistemas?

ME.- Para que la internacionalización sea un aspecto estructural hemos generado un nuevo departamento de Internacional que aglutina personal de diversos sectores de la empresa. El objetivo es tener una visión global de forma que si hay que hacer despliegues tecnológicos en todos los países donde operamos lo hagamos al mismo tiempo y con la misma visión. La clave es tener un equipo preparado para poder abarcar estas implantaciones de forma recurrente. Aunque tenemos aún mucho trabajo por delante es una suerte poder contar con este equipo.

 

TB.- ¿De cuántas personas se conforma?

ME.- Es difícil contestar a esta pregunta, pero es grande y crece día a día, con personal de la Dirección de Sistemas y TI y de las áreas de negocio.

 

En el área de Sistemas tenemos que pensar siempre en el peor escenario”

 

TB.- Antes comentaba el reto que su compañía y otras del sector tienen para facilitar la conexión a los empleados en zonas aisladas. ¿Cómo solventan este desafío?

ME.- Con carácter general tenemos un partner de comunicaciones, que es Telefónica, que nos acompaña en casi todas partes. Los empleados pueden acceder a las aplicaciones corporativas o bien vía web o bien a través de alguna plataforma de virtualización como Citrix. Obviamente en lo que respecta a la forma de conexión, en las zonas remotas muchas veces no hay más remedio que usar la tecnología de satélite, lo cual limita mucho, por ejemplo, el ancho de banda. Por ello tenemos que ser capaces de preparar las aplicaciones para que con un ancho de banda mínimo sean accesibles. En el área de Sistemas tenemos que pensar siempre en el peor escenario, como el que tenemos actualmente en la selva de Perú, extremadamente complejo por la falta de cobertura.

 

TB.- Supongo que usarán terminales rugerizados…

ME.- Sí, a nivel de ingeniería tenemos todo tipo de dispositivos. También en el negocio de Aqualia para lectura de contadores, y em Medio Ambiente para zonas de barrido, etc. Pero en general los dispositivos que utilizan nuestros empleados son los normales ya que los heavy users de nuestros sistemas están en oficinas, en las áreas de administración y finanzas.

 

TB.- ¿Se plantean para determinadas áreas el uso de drones como está experimentando un competidor suyo como Ferrovial?

ME.- Tanto Aqualia como las áreas de Medio Ambiente, Construcción e incluso Cementos tienen sus áreas de ingeniería y valoran tecnologías nuevas, sean drones u otros modelos de automatización. El problema es que normalmente la tecnología va por delante de la normativa.

Por poner un ejemplo, hemos ganado recientemente un contrato con una administración pública y, como valor añadido, ofrecíamos la supervisión “automatizada” de la ribera con drones. Una vez que hemos ido a poner esta actividad en marcha, un departamento de esta misma administración nos ha recordado que no hay aún regulación y que serían ellos quienes validaran el modelo y los que debían autorizar cualquier actuación de este tipo. El resultado final es que la actividad ha quedado “congelada”. Así que, claro que investigamos con estas nuevas tecnologías, pero allí donde no hay regulación o ésta es muy nueva, procuramos hacer gala de una prudencia exquisita, fundamentalmente en beneficio de nuestros clientes. En todo caso son tecnologías que seguramente tendrán un brillante futuro por delante.

 

Investigamos con nuevas tecnologías como los drones, pero allí donde no hay regulación o ésta es muy nueva procuramos hacer gala de una prudencia exquisita”

 

TB.- Además de los drones, ¿qué otras tecnologías ahora incipientes tendrán más impacto en su sector: la impresión 3D quizá?

ME.- Con la impresión 3D pasa como con los drones, vemos futuro en ella pero la aplicación práctica en el corto plazo es complicada. La inversión en TI a corto plazo se va a ir en analítica porque es lo que tiene un ROI más rápido. Es ahí donde nosotros tenemos proyectos más innovadores.

 

TB.- ¿Tienen algún tipo de grupo especializado en big data?

ME.- Algo así, no puedo anticipar mucho, pero nuestro foco está en estas tecnologías.

 

TB.- Respecto a las tecnologías de nueva ola que destacan todos los analistas, no solo el big data sino también la movilidad, cloud y el social business, ¿en qué proyectos trabajan en el grupo?

ME.- Tocamos todas estas tecnologías pero a diferentes velocidades. Además, nuestra aproximación es diferente a la que tienen las empresas B2C, por ejemplo la banca o el sector retail, que dan servicio a los consumidores finales. Nosotros somos una empresa B2B o en algunos casos B2B2C, porque gestionamos servicios que nos contratan las administraciones, que son las que dan servicio al ciudadano, y esto hace que nuestra estrategia sea algo diferente.

Una tecnología que es especialmente trascendental para nosotros es la movilidad. En el caso del negocio de Aqualia, donde sí tenemos una estrategia más similar a la de las empresas B2C, sí desarrollamos numerosas apps, que adaptamos en función de los contratos que tenemos firmados con cada municipio. Aqualia mantiene acuerdos con 450 ayuntamientos, cada uno con sus requerimientos. Unos son más clásicos en sus peticiones y solicitan un portal web para la gestión, pero otros son más avanzados y nos piden que desarrollemos apps para que el ciudadano vea su consumo de agua, sus facturas, etc. Y en este sentido FCC siempre ha sido innovadora.

Otro ejemplo es que el área de Medio Ambiente entrega con sus contratos municipales una solución que funciona en cualquier dispositivo móvil para que se pueda controlar nuestro propio trabajo y que las administraciones realicen sus propias valoraciones, etc.

En cuanto a la tecnología de social media, nuestra posición aquí, al igual que ocurre con otras empresas B2B es más conservadora. Digamos que hay menos necesidad de estar presentes en estos canales.

La tecnología de analítica, como decía, sí es especialmente importante, de hecho, las mayores inversiones en tecnologías de la información las destinaremos a esta área en un futuro próximo.

 

TB.- ¿Cuál es la inversión anual del grupo en TIC? ¿Y cómo ha impactado en ésta la situación financiera de la compañía en los últimos años?

ME.- No desvelamos la inversión que realizamos en tecnología. Ésta, más que caer en los últimos años, se ha ajustado. Obviamente si una compañía reduce su número de empleados hay un montón de PC y licencias de software que ya no necesitas de forma que el gasto se reduce. Al igual que FCC ha ajustado su capacidad productiva en todos los negocios y está encontrando el punto de equilibrio lo está haciendo también en el área de Sistemas y Tecnología. En IT hemos ajustado nuestra capacidad productiva al tamaño real de la compañía y a las necesidades reales. El modelo de austeridad es obvio. De hecho, siempre que tenemos que elegir una plataforma o abordar un desarrollo evaluamos el coste económico. En la actualidad este aspecto tiene más importancia que en el pasado. Así que una tecnología que es igual a otra en capacidades y requerimientos puede ser elegida al final por una cuestión de precios.

 

 Al igual que FCC ha ajustado su capacidad productiva en todos los negocios y está encontrando el punto de equilibrio lo está haciendo también en el área de Sistemas y Tecnología”

 

TB.- El Internet de las cosas es una de las tendencias que más impactará en las compañías de servicios. ¿Qué iniciativas están llevando a cabo en la compañía para optimizar la gestión del agua y de los servicios medioambientales y ciudadanos, etc.?

ME.- Está bien que pregunte sobre el Internet de las cosas, yo prefiero este término, que es más amplio, al de smart cities, por el que nos suelen preguntar más. Yo vengo de estar muchos años en consultoría y de vender soluciones M2M y el problema con las smart cities es siempre el mismo. Todos estamos de acuerdo en que las ciudades inteligentes son el futuro pero ¿quién paga la fiesta? Porque la sensorización, la creación de plataformas para el control de los sensores y las actividades que tienen que ser reactivas en función de lo que digan dichos sensores suponen una infraestructura que en la actualidad frena la innovación en el espacio de las smart cities. Sin embargo, el concepto de Internet de las cosas, que es más amplio, tiene una mayor implantación.

 

Todos estamos de acuerdo en que las ciudades inteligentes son el futuro pero ¿quién paga la fiesta?”

 

Por ejemplo, en la ciudad de Santander FCC puso sensores en los contendores de basura como un proyecto piloto para controlar el nivel de reciclaje de residuos. En función de la capacidad de reciclaje de los ciudadanos éstos pagan más o menos. Esta iniciativa es buena, porque además de que el ciudadano es consciente de que puede hacer las cosas mejor de cara al medio ambiente, además le permite ahorrar, de forma que la motivación que tiene es tremenda. Es un proyecto de éxito porque el ciudadano está satisfecho de que el ayuntamiento le entregue una herramienta que le es útil. Por su parte, el ayuntamiento también ahora. Así que el ROI está claro y, además, es la forma de que salgan las cuentas para pagar los sensores y la plataforma de gestión que esto precisa. Con esto me refiero a que hay que buscar aquellos escenarios donde haya una justificación económica inmediata. Por eso creo que no vamos a encontrarnos con un Internet de las cosas con cientos de miles de trillones de sensores como vaticinan los analistas, sino que en el mercado se irá a soluciones concretas donde se vea un ROI.

En los servicios medioambientales ocurre igual. Los camiones de basura, por ejemplo, no solo tienen que incorporar soluciones de geoposicionamiento o control del consumo sino más cosas. En nuestro caso tenemos vehículos híbridos (tecnología eléctrica y de gas) que permiten controlar el CO2 del dispositivo y más funcionalidades. De nuevo, la clave es encontrar el modelo de negocio y ahí FCC es una empresa pionera. Siempre estamos a la vanguardia no solo para diferenciarnos en el mercado sino para da mejores servicios al ciudadano, al tiempo que hacemos crecer nuestro negocio.

Por otro lado hay que destacar que hay municipios que ya están definiendo macroplataformas para integrar todos los servicios de sus proveedores de cara a mejorar la gestión y a explotar mejor la información que les suministramos. Barcelona ya la tiene y Madrid la está definiendo ahora. Este es un paso fundamental. Así las administraciones con las que trabajamos pueden proyectar los servicios que damos a través de un portal. Además, nosotros recopilamos muchos datos pero solo ellas pueden decidir qué hacer con ellos.

La utilidad de la integración de los proveedores de servicios en una plataforma se ve por ejemplo en el caso del aparcamiento en Madrid donde se ha desarrollado una app que puede usar el ciudadano para pagar independientemente de quién gestiona el poste.

 

TB.- Volviendo a los sistemas de información de FCC, el nivel de externalización por el que han optado en el grupo es elevado.

ME.- Sí, tenemos un nivel muy alto de externalización. La infraestructura la tenemos externalizada a HP y contamos también con un contrato grande con Telefónica que no solo nos presta servicios de telecomunicaciones sino otras funcionalidades e incluso estamos estudiando más opciones para colaborar.

Y, salvo proyectos específicos, la gran mayoría de las soluciones de nuestra área de sistemas están externalizadas con Application Management, en algunos casos usando soluciones offshoring.

 

TB.- ¿Diría que en su sector se tiene más a externalizar las TIC que en otros?

ME.- Probablemente sí, aunque lo que externalizamos es aquello que somos capaces de ‘comoditizar’. Obviamente los negocios en los que la tecnología es el driver fundamental del servicio, como es el caso de las telco, o incluso en banca (aunque aquí tiene mucho que ver el tema de seguridad) no están tan cómodos externalizando sus TIC.

Pero en general, las plataformas estándar de las compañías (ERP, BI, CRM…) se pueden externalizar y esto ha supuesto un avance de mercado tanto en el mundo de la consultoría como en el de las empresas clientes.

 

Externalizar sin control supone accidente garantizado”

 

TB.- Pero para externalizar hay que tener un gran control…

ME.- Es que externalizar sin control supone un accidente garantizado. Desde luego cuando externalizas tienes que estar muy convencido de que el modelo de servicio está ‘comoditizado’ de forma que puedas cambiarlo a otro proveedor si te hace falta. Si no es así yo no recomiendo externalizar porque el esfuerzo de gestión se come cualquier margen que hayas podido ganar. Al final todo va de encontrar el modelo más eficiente.

 

TB.- Aunque en el sector de la construcción y la gestión de las infraestructuras ha llevado más años, lo cierto es que las TIC han acabado por impactarlo con fuerza.

ME.- Sin duda. En el caso de FCC la innovación está en nuestro ADN, ya que es la forma de diferenciarnos en el mercado, vender más y hacer bien nuestro trabajo, y no hay duda de que la innovación va de mano de las TIC. Por eso en mi opinión, y en la de muchos otros directores de TI del gremio, la posición de director de Innovación y Tecnología es un camino cada vez más natural. Es lógico que cada vez con más frecuencia el director de TI sea también el encargado de la innovación en las empresas porque los sistemas tienen que acompañar la innovación. Por ejemplo, la información que recogen los drones de los que antes hablábamos acaba al final en un sistema.

En FCC el salto cuántico que hemos dado para pasar de los modelos clásicos de sistemas a los que tenemos hoy ha sido la internacionalización. Ésta nos ha impulsado a agilizar al máximo los sistemas y hacerlos más ligeros sin perder su robustez y esta tendencia seguirá.

 

En FCC el salto cuántico que hemos dado para pasar de los modelos clásicos de sistemas a los que tenemos hoy ha sido la internacionalización”

 

TB.- El CIO debería ser, en efecto, un rol cada vez más importante de cara a la innovación; en muchas empresas éste forma parte del comité de dirección de la compañía.

ME.- Yo no formo parte de éste porque me representa la directora general de Organización, en cuya responsabilidad recaen también las TI. La verdad es que me siento absolutamente representado en el comité de dirección. Las TI se toman muy en serio en esta casa.

 

TB.- Del área de sistemas, ¿qué proyecto abordado recientemente destacaría?

ME.- Haber posicionado nuestro BI sobre la plataforma HANA de SAP. Es un proyecto innovador ya que en España aún hay pocas referencias operacionales. Lo implantamos el año pasado.

 

TB.- ¿Y están contentos con el resultado?

ME.- Hay luces y sombras. En general estamos contentos porque la plataforma ha respondido bien a los requisitos que nos llevaron a adoptarla pero, como ocurre siempre que se es early adopter en una tecnología, al final te conviertes en parte del proceso de maduración de la tecnología y eso supone que te llevas lo bueno pero también lo malo. Creemos que HANA es una tecnología que está madurando aún, y creo que SAP también lo considera así.

 

TB.- ¿Cuándo implantaron HANA valoraron otras opciones?

ME.- Yo en aquel entonces no estaba en la compañía pero sí, se valoraron más proveedores, pero FCC es una empresa muy basada en SAP así que era un camino natural. Además, al final lo lógico es concentrar los proveedores.

 

TB.- Desde luego con esta tendencia cada vez más frecuente de gestionar contratos con proveedores externos el CIO cada vez ha ido convirtiéndose más en un…

ME.- Financiero.

 

TB.- Sí, en un bróker de servicios y en un gestor de contratos.

ME.- En efecto. De hecho mis 20 años de experiencia en consultoría pesaron mucho en la decisión de contratarme. De hecho, yo dedico el 50% de mi tiempo a hablar con proveedores. Creo que hay talento en el mercado de la consultoría y hay que escuchar.

 

TB.- Recientemente nos comentaba un inversor al que entrevistábamos que en España no hay muchas grandes compañías que apuesten por tecnologías ofrecidas por pequeñas empresas; al final abogan por los proveedores de toda la vida…

ME.- Estoy de acuerdo con esa visión. Lo que es un freno en España que no lo es en EEUU o Israel. Allí las compañías que quieren proyectar una imagen innovadora y fresca apuestan por nuevas empresas con tecnología novedosa que están reinventando la forma de hacer las cosas. Aquí no. Pero en FCC somos rupturistas en este sentido. No nos importa el tamaño ni la edad de la compañía. Además, hay soluciones para todo. Por ejemplo para asegurarse de que tienes el código fuente en caso de que la empresa quiebre, etc. Es cuestión de buscarlas.

 

TB.- ¿Cuáles diría que son los grandes retos que afronta en su día a día como CIO de FCC?

ME.- No solo acompañar transformación de la compañía sino también ser catalizador de ésta. Es decir, no me conformo con ir montado en este tren, quiero ser parte del motor que empuja las ruedas. La innovación tiene que ser la vocación de TI. Si TI es un mero centro de coste que presta un servicio estándar cada vez tendrá menos sentido y acabaremos externalizando todo. Es preciso aportar valor al negocio.

 

La innovación tiene que ser la vocación de TI. Si TI es un mero centro de coste que presta un servicio estándar cada vez tendrá menos sentido y acabaremos externalizando todo”

 

TB.- Por último, ¿cree que la aproximación en TI de FCC difiere de la de su competencia?

ME.- Diría que nuestra posición es estándar pero que estamos más centrados en la innovación.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.