Entrevistas

Juan Leal (Seisdeagosto): “En el diseño digital hay que estar continuamente cuestionando todo”

Intervención de Juan Leal en la pasada edición de UXfighters.
Escrito por Juan Calleja

Entrevista a Juan Leal, experto en usabilidad y en diseño de productos digitales y fundador de la consultoría para startups y estudio de diseño digital Seisdeagosto.

Todo empezó en Portugal hace trece años. Por aquel entonces Juan Leal (Badajoz, 6 de agosto de 1975) se encontraba estudiando en la Universidad Técnica de Lisboa la carrera de Ergonomía y Factor Humano, especializándose en la rama de Sistemas de Información, y tuvo la idea de hacer un bloc de notas digital con el propósito de ir publicando en español sus apuntes y primeras ideas sobre ergonomía, diseño y acerca de las relaciones entre los seres humanos y los sistemas de información. Cinco años más tarde, utilizó el mismo nombre que puso a su “primer blog” para la consultoría/estudio, Seisdeagosto.com, a través de la cual asesoran a startups sobre cómo enfocar sus productos digitales y asesoran en UX (User Experience) y desde la que redefinen las interfaces gráficas, en todos los soportes, de pymes y grandes compañías.

Antes de abandonar el territorio luso para regresar a España, Leal tuvo su primera experiencia profesional trabajando como consultor en HCI (Human Computer Interaction) para la empresa IconMedialab Lisboa, haciendo estudios de usabilidad para diferentes webs comerciales. Posteriormente, y tras formar parte del equipo de UX de Terra Networks, como diseñador de interacción, recaló en idealista.com, empresa en la que estuvo durante casi cuatro años como Director de Usabilidad y en la que, aparte de darse un baño de conocimientos sobre diseño digital y experiencia de usuario, aprendió mucho sobre negocios en Internet. Quizá por ello y porque sintió que era el momento, dio el salto para montárselo por su cuenta en 2008.  Desde entonces comanda Seisdeagosto.com junto con su inseparable socio Ignacio Buenhombre, con quién también comparte aventuras empresariales en Lanavenodriza.com, un espacio de formación presencial sobre diseño situado en Madrid y Buenhombre Leal, un vehículo de inversión en startups. Además, Leal tiene tiempo para estar en el día a día de la startup de la cual es co-fundador Soysuper.com, un agregador de supermercados españoles online e Ilios.org,  una red de profesionales expertos en diseño y en experiencia de usuario que funciona como una consultoría descentralizada.

Si uno entra en el blog Indica: oceános de contenido se verá sumergido en el mundo de Juan Leal a través de un brainstorming de posts sobre diseño, ergonomía, HCI, emprendimiento o acerca de algunas visiones de sobre cómo podría ser nuestro futuro.  TICbeat ha querido hablar con Leal sobre la maraña de actividades en las que está inmerso así como sobre su universo de diseño y del aún reciente y fascinante mundo de la usabilidad digital.

TB. En su día a día, cuando ya está en plena ejecución de los proyectos, ¿cuál es el proceso y qué personas o perfiles profesionales están implicados? ¿En qué proyectos andan sumergido actualmente?

JL. Por suerte mis días son siempre distintos. Aquí la dimensión de la empresa con la que trabajamos también tiene mucho que decir ya que no es lo mismo estar en un proyecto para una startup que trabajar para una gran corporación. Las relaciones obviamente son mucho más fluidas con una startup y personalmente me lo paso mucho mejor, disfruto mucho más y, precisamente para poder llegar a más empresas y de mayor tamaño, creamos hace unos años Ilios.org, una red de profesionales compuesta por 8 personas a las que admiramos por el trabajo que realizan, cada uno en su especialización en diseño visual, UX, front, narrativa o investigación, entre otras. Últimamente estamos haciendo mucho trabajo para grandes bancos; por ejemplo, acabamos de lanzar la última app de BBVA, Wallet, y también hemos redefinido la estrategia móvil de Santander UK.  Para proyectos de estas características tenemos a un jefe de proyectos, liderado por uno de nosotros, varias personas en la parte de conceptualización y luego otra pata en la parte de definición UX, diseño visual y front. Aquí todo también es muy orgánico y nos organizamos en función de la disponibilidad, de la especialización de cada uno  y de los plazos de los proyectos.

Juan Leal (Imagen: Nacho Gil).

Juan Leal (Imagen: Nacho Gil).

TB. Supongo que para llevar a cabo proyectos de envergadura y complejos, su paso por idealista.com le ha proporcionado un background y unos conocimientos que le han ayudado a poder afrontarlos. Cuéntenos cómo fue ese periodo en la empresa de Jesús Encinar y cuáles fueron sus mejores momentos y los principales conocimientos adquiridos. 

JL. Guardo buenos recuerdos de mi época en idealista.com.  De hecho, cuando dejé la empresa y me fui por mi cuenta mi primer cliente fue Jesús Encinar. Durante aquellos años siempre estuve sentado al lado de Jesús, a pesar de que cada año cambiábamos la distribución de la oficina, siempre me tocaba junto a él. Cuatro años al lado del jefe puede sonar a tortura, pero te aseguro que no fue mi caso y como tenía siempre un punto de vista distinto al mio, me aportaba mucho.  Madurábamos muchísimos los prototipos de interfaz que hacíamos antes de pasarlos a desarrollo. Recuerdo sesiones interminables para cuestiones que podrían parecer poco importantes, pero que para nosotros eran críticas, como los flujos de navegación, el tono de los mensajes, el color de los enlaces, qué era lo que iba por encima y por debajo de la línea de scroll… Un montón de pequeños detalles que a diario iban sentando una profunda base sobre la filosofía que se esconde detrás de idealista.com.

 Jesús Encinar tenía siempre un punto de vista distinto al de cómo yo veía las cosas y eso me aportaba mucho”

TB.  De los proyectos en se han embarcado junto a su socio, Ignacio Buenhombre, entiendo que Lanavenodriza.com, por ser el más reciente y dirigido al mundo de la formación, será uno a los que más cariño tiene y a los que más tiempo dedica. ¿Qué balance hace del primer año de Lanavenodriza.com? ¿Cuál es la hoja de ruta y propósito para este proyecto?

JL. Lanavenodriza.com era algo que llevábamos madurando desde hace unos años, pero nunca nos animábamos a dar el paso. Isabel Inés, amiga, socia y tercera pata de este proyecto,  fue la que nos dio la chispa necesaria para que nos pusiéramos manos a la obra. En septiembre de 2013 abrimos el local de Doctor Fourquet, 27 en Madrid, y desde entonces, para nuestra sorpresa, han pasado cientos de personas por nuestro espacio. Hemos montado dos grandes cursos de especialización en diseño y varios talleres sobre los temas que más demandan los profesionales del mundo de Internet: métricas, narrativa en proyectos digitales, investigación en proyectos de diseño, visualización de datos… En cuanto a nuestra hoja de ruta tenemos un montón de planes, si te soy sincero, somos un poco orgánicos, nos dejamos llevar por la evolución del propio proyecto y por lo que nos va pidiendo el cuerpo y por lo que nos pide la gente que nos conoce y aprecia.

Equipo al frente de La Nave Nodriza. De izquierda a derecha, Isabel Inés, Juan Leal e Ignacio Buenhombre. (Imagen: Nacho Gil)

Equipo al frente de La Nave Nodriza. De izquierda a derecha, Isabel Inés, Juan Leal e Ignacio Buenhombre. (Imagen: Nacho Gil)

TB. De esa asociación con Ignacio Buenhombre también ha nacido una empresa de inversión en trabajo y capital en startups tecnológicas, buenhombreal.com. ¿Qué criterios seguís para arriesgaros por una u otra startup y qué resultados estáis teniendo con vuestras empresas invertidas?

La filosofía detrás de Buenhombre Leal.com es la de “aprender jugando”. No teníamos mucha idea sobre cómo invertir en empresas del mercado de Internet, ni tampoco tenemos muy claro cómo evolucionarán ya que nuestro criterio de selección a la hora de invertir en startups es un poco subjetivo. Nos gusta dejarnos llevar por el feeling que hay con las personas que componen estas empresas. Por regla general solemos adquirir el 2% de sus participaciones, trabajamos con ellas, valoramos nuestro trabajo y parte de ese trabajo lo convertimos en equity. Creemos que es una forma estupenda de aprender cómo funciona el mundo de los negocios en Internet, qué documentación se maneja, los momentos clave, las partes implicadas, la financiación… Es alucinante la cantidad de cosas que pasan dentro de una startup y un lujo poder formar parte de esas cosas que ocurren. En cuanto a los resultados, tras haber invertido unos 100.000 €, de las 16 startups en las que participamos ninguna ha cerrado, así que es positivo. Sí puedo decir que algunas de ellas están en un momento muy dulce y probablemente más pronto que tarde ocurra algo, pero no sabemos qué.

TICbeat. Para los especialistas en todas las disciplinas que tienen que ver con el diseño de productos digitales, el ser humano es vuestro “cliente final” y, como tal, tenéis que estudiarlo y conocer cómo reacciona ante determinados objetos tecnológicos, páginas web, aplicaciones… En tu perfil de Linkedin comentas que tu especialidad es mejorar las relaciones humanas con la tecnología. ¿Cómo se consigue tan ambicioso y abstracto objetivo?

Juan Leal. Creo que hay dos aspectos muy importantes a tener en cuenta en esta profesión. La primera es ser muy observador en el día a día escuchando a la gente aunque no sepan que les estás escuchando, ver cómo se comportan en las más diversas situaciones y cómo reaccionan. Hay grandes ideas que surgen simplemente al estar sentado al lado de otra persona mientras viajas en tren, por ejemplo. La segunda es ser muy crítico con todo lo que usas y no dar por sentado el hecho de que porque lo haya hecho Apple sea el paradigma de un producto bien diseñado. El diseño digital es algo muy efímero hoy en día y vemos como un periódico digital no llega a los dos años para ser nuevamente rediseñado. Lo mismo sucede con una simple app móvil. Va todo demasiado deprisa, por eso creo que hay que estar constantemente cuestionándolo todo.

TB. Precisamente ya que menciona a Apple,  hace unas semanas vivíamos el lanzamiento del Apple Watch y desde hace ya unos cuantos meses las Google Glass ya están circulando poco a poco.  ¿Cree realmente que, así como ha sucedido con el smartphone que ya es casi una extensión de nuestro brazo, los wearebles van a formar parte de nuestra vida cotidiana en no demasiado tiempo? ¿No le asusta la velocidad a la que se está instaurando la interactividad digital en nuestras relaciones personales y en nuestra relación con el entorno que nos rodea?

JL. Todo lo que nos está sucediendo tiene cierto aire futurista y la verdad es que si te asomas un poco al precipicio impone, pero creo que al final se irá imponiendo un orden dentro de todo este “caos”. Quizás ahora empieza a ser un buen momento para plantearse un downgrade y dar un poco de marcha atrás, a volver a tener uno mismo el control sobre la tecnología en lugar de lo contrario, como creo que está sucediendo en muchos casos hoy en día. Yo ya lo estoy poniendo en práctica. Por otro lado, estamos viviendo un momento intenso como los que se dan en cualquier relación de pareja en las para que todo alcance un tono más normal es necesario que transcurra algo de tiempo tiempo y ha de hacerlo además de una forma natural y pausada.

Quizás ahora empieza a ser un buen momento para plantearse un downgrade y dar un poco de marcha atrás, volver a tener uno mismo el control sobre la tecnología en lugar de lo contrario”

TB. Sin alejarnos de Cupertino, ¿considera a Steve Jobs y a Jonathan Ive como a dos de los más grandes de la historia del diseño digital?

JL. Creo que más que el diseño digital, lo que Jobs y Ive han hecho es introducir aparatos tecnológicos con un diseño industrial mucho más agradable, con una fuerte componente emocional, que apetece usar y tener en tus manos por su carcasa, por su textura, por sus formas… Consiguen que nos olvidemos un poco de que son aparatos tecnológicos. Y eso los hace más amigables y cercanos más allá de que luego su software sea fácil de usar. No olvidemos que iTunes sigue siendo una herramienta compleja, con muchas limitaciones y que aún así es uno de los productos digitales de bandera de los de Cupertino. Insisto en que la clave de su éxito está más en su hardware.

TB. ¿Quiénes son sus referentes y maestros del mundo del UX y del diseño de productos digitales?

JL. Me siento muy vinculado a la filosofía de Don Norman, uno de los miembros del NNGroup (Nielsen Norman Group). Me atrae mucho la forma que tiene de vincular la psicología y el comportamiento humano con la tecnología. Hay otros grandes actores en el mundo del diseño y el UX, pero creo que están más del lado del diseño que de la propia psicología o de la ergonomía. Hay un tercero en este NNGroup que pasa más desapercibido,  Bruce Togazzini, y más que a nivel de conocimiento, me siento muy atraído por su forma de trabajar y filosofía de vida. Es el ejemplo de lo que el futuro serán las profesiones vinculadas a Internet, un auténtico nómada digital, sin residencia fija, que vive en su motorhome recorriendo su país para asesorar a empresas, impartir charlas, ofrecer formación… Ojo, ¡Bruce tiene casi 70 años!

TB. ¿Le quita el sueño el propósito de tener que diseñar o fundar el  gran proyecto de su vida?

JL. No sé cómo responder a esta pregunta, la verdad. Suelo tener ideas y proyectos sobre cosas que podría hacer en lugar de lo que hago a día de hoy, pero en el fondo creo que forman parte de mi viaje profesional que estoy haciendo y siento que si tienen que ocurrir se cruzarán nuestros caminos tarde o temprano. Lo que no comparto es la filosofía de crear algo para hacerte de oro, nos tienen muy contaminados con esa idea. A mí me gusta pensar, siempre lo digo, que lo que hago en mi trabajo ayuda a miles de personas a hacer su día a día más sencillo. Y eso, visto desde fuera, ya es un gran proyecto, ¿no?

 

Imagen superior: UX Fighters

Sobre el autor de este artículo

Juan Calleja

Juan Calleja es periodista. Ha sido redactor jefe en la Fundación porCausa y fue director y cofundador de Babylon Magazine, revista internacional en inglés y en español sobre la actualidad de la cultura hispánica. Es impulsor de Los desmanes del fútbol, proyecto ganador del ‘II Taller de Periodismo de Datos’ organizado por Medialab-Prado. En 2007 ganó el Premio Joven de Comunicación de la UCM por la revista Babel.