Entrevistas

José María Tavera (Acciona): “Ha habido un ‘hype’ y una sobreventa en torno a ‘cloud”

jose-maria-tavera-acciona-1
Escrito por Esther Macías

José María Tavera, CIO de Acciona, nos detalla la estrategia TIC del gigante del Ibex 35, que destina la mayor parte de su actividad a la promoción y gestión de infraestructuras (construcción, agua y servicios) y energías renovables.

Acciona es una de las grandes corporaciones empresariales españolas. El gigante del Ibex 35 destina la mayor parte de su actividad a la promoción y gestión de infraestructuras (construcción, agua y servicios) y energías renovables, aunque también desarrolla en menor medida otros negocios muy diferentes como son los servicios logísticos y de transporte, los servicios financieros de gestión de fondos o las bodegas de vinos Hijos de Antonio Barceló. Ahondamos en la estrategia en materia TIC del grupo de mano de José María Tavera, director corporativo Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la firma desde hace más de cinco años.

 

TICbeat.- Desde noviembre de 2009 lidera la estrategia de TIC de Acciona. ¿Cómo ha evolucionado el grupo tecnológicamente hablando en este lustro y cuál es el papel de las TIC, y en particular de las grandes macrotendencias (cloud, big data, social media y movilidad) en una corporación tan grande y que atiende a negocios tan diversos como ésta?

José María Tavera.- Lo que tratamos desde el área de TIC es de dar respuesta a las necesidades del negocio de Acciona. Al mismo tiempo intentamos encontrar cuáles son las ventajas que la tecnología ofrece a nuestro sector en particular. Respecto a las grandes macrotendencias que han ido apareciendo en el mercado en los últimos años, como cloud, big data, social media, etc. lo mejor es actuar con cierto pragmatismo y sentido común y encontrar el momento más adecuado para implantar estas tecnologías. Porque, en general, todos los CIO coincidimos en la sensación de que ha habido un hype y una sobreventa en torno a estos conceptos por parte de los proveedores. Desde luego todos están aquí para quedarse pero en algunos momentos se han ofrecido antes de tiempo y con unos niveles de madurez muy diferentes a los actuales.

 

Todas las macrotendencias están aquí para quedarse pero en algunos momentos se han ofrecido antes de tiempo y con unos niveles de madurez muy diferentes a los actuales”

 

TB.- ¿Con qué tecnologías en concreto ha percibido esta sensación?

JMT.- Por ejemplo, con cloud. Ahora todo el mundo habla de la nube aunque ya hace años se hablaba del mismo concepto bajo el nombre de IT utility, con el fin de ganar economías de escala en capacidad de proceso y almacenamiento. Acciona saltó hace ya cuatro años al correo en la nube con Microsoft (cuando aún no se englobaba en el ahora llamado Office 365) y nos encontramos con una serie de situaciones de diversa complejidad, por ejemplo, cómo se integraba el correo en la nube con dispositivos de tipo Blackberry, cómo el correo en la nube se integraba en los correos on premise, los distintos entornos de federación y otros que al principio parecía que iban a ser sencillos y luego no lo han sido tanto. Ha sido en estos años de servicio cuando se ha llegado a una madurez de este modelo. Hasta entonces hemos sufrido la inmadurez del mismo.

Al contratar el almacenamiento como servicio y otros servicios como Azure –parte del sistema de reservas de Transmediterránea lo tenemos con provisión de los servicios de Azure de Microsoft– nos pasó igual. El nivel de soporte y de forma en la que el proveedor provisiona este servicio no es el mismo que hace dos años. Es decir, las curvas de madurez y aprendizaje que las empresas siempre han tenido internamente cuando ponían en marcha una tecnología también las han tenido que pasar los proveedores. Esa es la parte que en el pasado no se ha contado tanto sobre la adopción de este tipo de modelos. En ocasiones va muy por delante el concepto que se tiene de éstos que lo que es su madurez y ejecución.

 

TB.- ¿Qué servicios tienen entonces con el modelo cloud?

JMT.- Algunos. Según la nomenclatura básica tenemos servicios de nube pública como Office 365 y el resto de los entornos los tenemos en nube privada. Disponemos de cuatro CPD, dos en Madrid y dos en Pamplona, donde están alojadas las aplicaciones que se ofrecen como servicio interno a los clientes de las unidades de nuestros negocios, que están localizados en todo el mundo. Tienen acceso remoto para las unidades de energía, infraestructuras (a su vez compuesta por construcción, servicios, industrial…). En ese contexto somos nube privada.

 

TB.- Una estrategia entonces de nube híbrida…

JMT.- Sí. La nube híbrida recoge ambos conceptos. En realidad la nube privada es algo parecido a lo que teníamos siempre, pero no podemos dejar de estar ahí. El concepto de nube privada como un conjunto de CPD que da servicio a distintas localizaciones de una empresa ya existía en el pasado. Otra cosa es que conceptos asociados a la nube pública como el pago por uso o lo relacionado con un procedimiento transparente de costes también se ponga en marcha dentro de la nube privada. En Acciona tenemos identificados los tipos de uso de cada una de las partidas de proceso y almacenamiento que las aplicaciones que dan servicios a las diferentes unidades están utilizando. En este sentido, la nube privada se hace eco del concepto del pago por uso y de provisión de servicio de una forma más ágil y hasta de estos conceptos de autoprovisión que también se encuentran en el entorno de proveedores de capacidad de proceso y almacenamiento como Amazon. No obstante, esto encaja más en compañías que tengan clientes de consumo por la rapidez en la provisión de servicios que brinda este modelo.

 

TB.- Hablaba de cuatro CPD. ¿Son todos propios?

JMT.- Sí, son todos nuestros, controlados por Acciona. Lo único, los dos de Madrid los tenemos en modalidad de housing, uno con Telvent y otro con BT. Digamos que BT hace un poco de bróker de servicios con Global Switch que es la empresa de colocation como tal.

 

jose-maria-tavera-acciona-2

 

TB.- ¿Podría hacerme una radiografía de la tecnología sobre la que se sustenta el grupo?

JMT.- Somos una empresa que no tiene una disparidad enorme de tecnologías. Disponemos de mucha tecnología Intel, base de datos SQL y Oracle y mucho entorno Microsoft. No tenemos mainframe, todo nuestro entorno es distribuido y en general tenemos poco Unix y Linux.

 

TB.- ¿Por qué no han apostado más por el software abierto?

JMT.- Por tradición. Estamos probando algunos componentes de software abierto en el frontend de comunicaciones y también en algún tema como el big data pero tradicionalmente hemos tenido bastante dependencia de los entornos con sistemas operativos de Microsoft y no nos hemos planteado migrar a otros porque al haber bastante número de aplicaciones utilizando estas plataformas no nos merece la pena el coste y el esfuerzo que conllevaría la migración. En definitiva, hemos preferido mantener el legacy en Microsoft.

Para una corporación el entorno de software libre puede ser de utilidad en algunos temas específicos pero plantearse tener toda la instalación open source tiene sus dependencias desde el punto de vista interno; nosotros no nos lo planteamos.

 

TB.- ¿Y cómo ve ahora a Microsoft? ¿Qué opina de la estrategia que está siguiendo en la nube? ¿Están satisfechos, en general, con este proveedor?

JMT.- Microsoft tiene una posición de mercado dominante en el entorno de puesto de trabajo con una penetración de Windows de los parques ofimáticos muy importante. Nosotros estamos razonablemente satisfechos. Recientemente hemos puesto en marcha sistemas de conferencia personal basado en Lync (tenemos cerca de 4.000 puestos de trabajo con posibilidades de videoconferencia usando este sistema) y además tenemos un acuerdo de volumen con Microsoft, con quien, como decía, estamos razonablemente satisfechos en cuanto a las prestaciones y a la relación precio/calidad respecto a las licencias. Obviamente siempre queda la duda de si todos nuestros usuarios hacen un uso extensivo de toda la funcionalidad del paquete del puesto de trabajo, pero bueno.

 

TB.- ¿No tienen todo, entonces, con Office 365?

JMT.- Mayormente sí, pero no todo. Tenemos más de 9.000 usuarios de Office 365. El resto con licencia. En la parte de servidores, cuando se empezó el desarrollo de aplicaciones para la gestión de obra y el desarrollo de monitorización de las aplicaciones de energía se partió de los entornos Microsoft con SQL y Oracle, y las prestaciones y el coste de estas ha sido razonable para nosotros.

 

Para Acciona la movilidad es muy importante, gran parte de nuestra fuerza de venta, de ingeniería y desarrollo de mercado se mueve a lo largo del mundo, tratando de plantear propuestas que nos permitan ganar proyectos”

 

TB.- Antes comentaba su apuesta por Windows en el ámbito del sistema operativo. ¿Qué versión tienen en el puesto de trabajo? ¿Les queda Windows XP en algún lado?

JMT.- En el puesto de trabajo domina Windows 7. Sí nos quedan algunos XP, pero no de usuario sino en áreas de control y monitorización. Son entornos muy cercanos a la máquina donde migrar a Windows 7 no tenía sentido.

 

TB.- ¿Y por qué no han migrado a Windows 8? O casi pueden ya migrar al 10…

JMT.- No nos hemos planteado migrar a Windows 8, aunque sí tenemos algunos puestos de trabajo, pero la mayoría de puestos de trabajo que tenemos están en Windows 7. La migración al 8, como supone un cambio importante de paradigma, de momento nos lo estamos tomando con pragmatismo. Aunque igual, en efecto, acabamos dando el salto al 10 en su momento. En cualquier caso somos cautos. Ser pionero tiene cierto riesgo.

 

TB.- Cambiemos de tema a la movilidad. Entiendo que será clave para una empresa tan globalizada y con negocios de ingeniería como Acciona.

JMT.- Para Acciona la movilidad es muy importante, gran parte de nuestra fuerza de venta, de ingeniería y desarrollo de mercado se mueve a lo largo del mundo, tratando de plantear propuestas que nos permitan ganar proyectos. En ese sentido, la movilidad es clave para las personas que trabajan en todos los puestos de desarrollo de negocio y de ejecución del proyecto. El puesto de trabajo lo planteamos a través del desarrollo en terminales móviles y en portátiles, con la posibilidad de tener acceso a las aplicaciones desde cualquier sitio a través de Citrix o de una red privada virtual.

No nos hemos planteado una estrategia de movilidad, entendiendo ésta como una migración de todas las aplicaciones de modo que sean accesibles en modo móvil porque tampoco creemos que tenga sentido desde un punto de vista de coste. Lo que hacemos es facilitar el acceso a estas aplicaciones desde cualquier dispositivo a través, como decía, de la virtualización, fundamentalmente a través de Citrix. En algunos entornos específicos sí desarrollamos aplicaciones especialmente diseñadas para dispositivos móviles. Por ejemplo para nuestros parques y plantas de monitorización de energía, empezando por una planta fotovoltaica que tenemos en Portugal. En ese contexto sí hacemos cosas. Pero en general no hemos tenido un nivel muy importante de desarrollo adicional. Hemos puesto los dispositivos móviles a disposición de nuestra fuerza de trabajo con posibilidad de acceso a las aplicaciones tradicionales y algunas diseñadas para satisfacer específicamente el entorno de movilidad.

 

TB.- ¿Qué tipo de dispositivos móviles tienen los empleados de Acciona?

JMT.- Empezamos hace años con un parque importante de dispositivos Blackberry que hemos evolucionado a un entorno multiproveedor: aunque mantenemos un número importante de dispositivos Blackberry tenemos también otros basados en Android, iOS y alguno en Windows Phone.

 

TB.- ¿Disponen de una estrategia BYOD (Bring your Own Device)?

JMT.- Sí. De hecho, hay empleados que optan por sus propios dispositivos si consideran que estos tienen mejores prestaciones o condiciones que los que les proporcionamos. Permitimos que los usen a través de unos protocolos internos de seguridad y poniendo dichos dispositivos en nuestro entorno de control MDM de forma que puedan acceder a las aplicaciones.

 

TB.- ¿Hay muchos empleados que optan por esto?

JMT.- Bastantes. Tenemos censados entre 400 y 500 dispositivos particulares. Desde luego hay un aumento de esta tendencia. Hay que tener en cuenta que el dispositivo móvil cada vez es algo más personal. Por otro lado es difícil tener un catálogo propio que aúne todas las peticiones de los usuarios. Hacemos un balance entre los dispositivos que consideramos que son razonablemente potentes para acceder a las aplicaciones con el entorno de la tecnología personal que no podemos negarnos que en estos momentos es algo que existe. Lo que más nos preocupa en este sentido son los controles de acceso y los de seguridad e intentamos ser lo más rigurosos posibles.

 

TB.- ¿De qué herramientas disponen para garantizar la seguridad vía móvil?

JMT.- Lo gestionamos a través de MDM aunque también estamos al tanto de la evolución tecnológica de los propios proveedores. Por ejemplo Samsung incorpora Knox en sus dispositivos y nosotros estamos analizando sus posibilidades de uso.

 

TB.- ¿Cuál es su posicionamiento frente a la externalización?

JMT.- No tenemos outsourcing, al menos no grandes contratos de externalización. Quizás Azure podría considerarse un tipo de externalización, pero nuestra aproximación es tratar de identificar las distintas áreas de provisión de servicios y buscar el máximo nivel de eficiencia. Por ejemplo, ahora tenemos el almacenamiento contratado como servicio con HP. Pero vamos, la gestión de los servidores de momento la hacemos nosotros in house.

Sí podría ser un ejemplo de externalización el área de comunicaciones. Hace cuatro años en las comunicaciones agregamos la demanda de las compañías en España, hicimos un concurso que ganó el tándem BT-Vodafone.

Pero vamos, no tenemos un contrato clásico de outsourcing ni es nuestra idea. El único de ese tipo es uno que tiene Bestinver, la gestora de fondos; parte de su infraestructura tecnológica sí está externalizada a Indra.

 

TB.- ¿Cuántas personas conforman el departamento de TIC en Acciona?

JMT.- Tenemos aproximadamente unas 180 personas.

 

TB.- ¿En qué proyectos están ahora inmersos?

JMT.- En la actualidad estamos ultimando la implantación de un sistema SAP para toda la división de Energía que incluye no solo finanzas y compras sino también logística, no solo a escala española sino en los distintos países en los que operamos en el negocio de generación de la energía como Estados Unidos, México, Canadá, Portugal, Alemania… Acabaremos a mediados de este año, son unos tres años de proyecto en total.

En la división de Agua hemos puesto en marcha un nuevo sistema de gestión comercial que nos permite atender a los distintos clientes de las concesiones de agua, facturarles y gestionar comercialmente la relación. En este negocio es en el único en el que tenemos clientes finales, es decir, damos el agua a ciudades de España.

En el área de Infraestructuras, la aplicación de gestión de obra que habíamos desarrollado para España la hemos internacionalizado a base de traducirla, adaptarla a los entornos de gestión fiscal y local de cada país, donde en los últimos tres años hemos hecho un importante esfuerzo de expansión. Desde Canadá a Australia, pasando por Brasil…

En el área de Recursos Humanos estamos haciendo un esfuerzo importante por tener una base de datos global de todos los empleados del grupo de todos los países donde operamos.

En el área de colaboración de gestión documental tenemos una estrategia basada en Documentum tanto en el área de Construcción como en Energía y Agua. Hay que tener en cuenta que para nuestros negocios poder compartir propuestas y proyectos es vital. Y, por otro lado, también estamos haciendo desarrollos internos para optimizar la monitorización de parques y plantas fotovoltaicas. Homogeneizar estos procesos es importante.

 

Retomamos una senda de mayor tranquilidad que se concretará en que la tensión presupuestaria, sin dejar de estar, va a ser distinta”

 

TB.- ¿Supongo que no podrá dar cifras exactas pero qué inversión destinan al área de TI en Acciona? Y ¿ha caído esta inversión en los últimos años, especialmente el último con el impacto de la regulación energética en España?

Invertimos en TIC un 1% de la facturación. Nos situamos en la media que manejan las consultoras para nuestro sector. Es un nivel razonable de inversión frente a otras compañías. Hay que tener en cuenta que los sectores en los que operamos no son intensivos en gasto de TI; no nos podemos comparar con la banca, con las telco o las utilities de distribución.

En cuanto a la evolución de dicha inversión, hace cinco años la elevamos y luego la hemos mantenido plana con mucho esfuerzo. De cara a este año veo más optimismo. No estamos tirando la casa por la ventana pero vemos que las cosas pueden ir mejorando. Después de una situación de resultados compleja, tras el impacto de la regulación eléctrica en las cuentas, vamos cumpliendo los objetivos y están saliendo operaciones importantes fuera de España. Retomamos una senda de mayor tranquilidad que se concretará en que la tensión presupuestaria, sin dejar de estar, va a ser distinta.

 

TB.- ¿Cree que Acciona tiene una aproximación diferente en lo que respecta a las TI frente a sus competidores?

JMT.- Competimos con muchas empresas de diversos sectores: desde las de construcción, a las de generación de energía, con navieras, gestoras de fondos e incluso con bodegas… En lo que respecta a nuestros negocios fundamentales, los de construcción y energía renovable, desde el puntos de vista de sistemas sí es cierto que quizá otras empresas han tenido aproximaciones de externalización más decididas que nosotros. Quizá porque han tenido operaciones de crecimiento inorgánico internacional y el nuestro ha sido orgánico.

Desde el punto de vista de aplicaciones y plataforma, todos somos clientes de SAP, Oracle, Microsoft, compartimos muchos proveedores. Ninguna somos compañías basadas en mainframe. La parte de aplicaciones de construcción suelen ser in house. Y, sobre todo, todos tenemos en común que en los últimos cuatro años hemos tenido una tensión importante de negocio que nos ha hecho calibrar las decisiones con mucha lupa.

 

Acciona ha sufrido una transformación importante en el uso de la tecnología en los últimos cinco años”

 

TB.- Aunque comenta que su sector no es muy intensivo en TI está claro que la importancia estratégica de ésta es cada vez mayor.

JMT.- No cabe ninguna duda. La tecnología es cada vez más importante en cualquier negocio. En nuestro caso, Acciona ha sufrido una transformación importante en el uso de la tecnología en los últimos cinco años. Se ha mejorado toda la infraestructura tecnológica y de comunicaciones, los CPD y la parte hardware necesaria para la ejecución de aplicaciones. Esto nos ha permitido poner en marcha aplicaciones y servicios a usuario que hace cinco años no estaban.

Por otro lado, cada vez hay más hay aspectos de futuro en los que trabajamos que van a significar mejoras para nosotros, por ejemplo, lo relacionado con los sensores inteligentes, el Internet de las cosas… La parte de energía e ingeniería van a experimentar toda una transformación en la manera en la que se desarrollan algunas de nuestras operaciones. Y en el ámbito de la construcción todo lo que viene alrededor de la integración de la información tridimensional con la de costes y con la de plazos va a cambiar la forma en la que se gestionan y desarrollan los proyectos. En definitiva, la tecnología va a seguir siendo, cada vez más, un elemento clave en las operaciones que estamos desarrollando.

 

Estamos teniendo experiencias piloto y viendo qué posibilidades hay en áreas como la impresión 3D y la integración de los entornos de robótica, la realidad aumentada, la simulación…”

 

TB.- Además del Internet de las cosas ¿qué otras tecnologías de nueva ola cree que impactarán de forma definitiva en su actividad?

JMT.- Aspectos como la impresión 3D y la integración de los entornos de robótica, la realidad aumentada, la simulación… alrededor de esto estamos teniendo experiencias piloto y viendo qué posibilidades de uso hay. Todas estas tecnologías acabarán impactando en nuestras operaciones. Unas antes y otras después.

 

TB.- ¿En big data han llevado a cabo algún proyecto?

JMT.- Hemos lanzado algunos proyectos donde tratamos de aplicar este tipo de tecnología pero hay que tener en cuenta que, como decía, en general no tenemos clientes finales, no somos un banco, ni una telco ni una eléctrica de distribución de energía. Nuestros clientes no se miden por millones sino por cientos o miles como mucho. Sin embargo, sí tenemos gran parte de información que puede ser tratada de una forma distinta. En la actualidad estamos viendo las posibilidades de tecnologías como Hadoop y otras. Estamos en un contexto de aprendizaje al que iremos poco a poco sacando partido.

 

La seguridad está entre las prioridades de todos los CIO. Nunca tenemos la sensación de estar cien por cien tranquilos”

 

TB.- Para finalizar, ¿cuáles diría que son sus mayores desafíos como CIO de Acciona?

JMT.- Fundamentalmente dos. Uno relacionado con mejorar la flexibilidad y capacidad de respuesta a nuestros negocios, sobre todo en un momento internacionalización, ya que es preciso de dar respuesta a nuestro crecimiento global desde el punto de acceso a servicios y aplicaciones y fomentar la colaboración, la compartición y gestión de la información en un entorno deslocalizado y fragmentado, porque los proyectos seguiremos haciéndolos en sitios recónditos. El segundo gran reto está relacionado con la eficiencia, hay que hacer esto cada vez con más eficiencia, los costes tienen que mejorar.

Claro que estos no son los únicos desafíos: la seguridad es otro. Cada vez ponemos más foco en ésta, y no solo de cara al exterior sino internamente. Nos sometemos a pruebas externas independientes para ver qué grado de seguridad tienen nuestros sistemas, revisamos procedimientos internos, reforzamos la seguridad perimetral, pero lo cierto es que siempre tienes la sensación de que los malos van muy deprisa. La seguridad está entre las prioridades de todos los CIO. Nunca tenemos la sensación de estar cien por cien tranquilos.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.