Entrevistas

Javier Burón, CEO de SocialBro: “Twitter permite que la humanidad sea escuchada. No va a dejar de existir”

Escrito por Juan Calleja

Entrevista con Javier Burón, CEO de SocialBro, startup que ha desarrollado una de las ‘suites’ de herramientas de marketing más completas que ofrece el mercado para Twitter

“Yo creo que es bueno que los jóvenes emprendedores de hoy en día seamos algo así como las nuevos rock stars”, nos comenta Javier Burón, CEO y cofundador de SocialBro.com, una solución cloud para la gestión, análisis y monetización de comunidades de seguidores en Twitter que nació como versión beta privada en la oficina cordobesa de Equipo 24 en el año 2011 y a día de hoy cuenta con cerca de 210.000 usuarios registrados, 5.000 clientes y más de 2 millones de visitas mensuales.

A Javier le gusta la música, sobre todo el punk, y tiene una guitarra en su casa de Londres, pero nunca se ha subido a un escenario delante de miles de groupies ni lleva una vida salvaje propia de las grandes leyendas del rock and roll; sin embargo, el ingeniero informático de treinta años forma parte de una oleada de jóvenes emprendedores fundadores de startups tecnológicas que están creando un nuevo tejido empresarial en la industria de Internet y que son capaces de gestionar y conseguir grandes capitales –en la última ronda de financiación, han levantado 1,2 millones de libras, procedentes principalmente de inversores británicos–  sin más herramientas que su cerebro, esfuerzo, tenacidad y know how adquirido a base de muchas, muchísimas horas de trabajo delante de un ordenador desarrollando y observando el comportamiento de los usuarios.

“Desde luego nuestra generación tiene que sentirse agradecida por contar con el potencial que ofrece Internet y porque, a pesar de la crisis, con un portátil podemos hacer maravillas”, enfatiza Javier, quien recibe a TICbeat en las oficinas londinenses de SocialBro, situadas en la zona de Barbican, a quince minutos andando desde la Silicon Roundabout de la Tech City. Ahora les está yendo bien y se encuentran en pleno crecimiento. Cuentan con un equipo de más de quince personas repartidas entre las oficinas de Londres y de Córdoba y tienen unas previsiones de facturación de 1,5 millones de euros en 2014 a través de sus servicios de suscripción premium que ofertan a empresas y a usuarios individuales. Pero, como les sucede a todos los emprendedores, los inicios fueron duros y eso deja huella para no creérselo demasiado y no dejar de ser humildes. Arrancaron la empresa prestando servicios de consultoría tecnológica para ir sobreviviendo mientras seguían invirtiendo energías para que alguno de los productos que iban creando corriese la fortuna de calar entre una masa importante de usuarios y que, a futuros, tuviera la escalabilidad suficiente como para generar ingresos y ser rentable.

SocialBro es la octava aplicación que ha desarrollado Equipo 24, por el camino quedaron otras siete siempre dirigidas a las redes sociales como fue el caso de Followfriday –ésta última, precursora y detonante de SocialBro– y en la que los tres cofundadores iniciales, Javier, Luis Pablo Pardo –el que fuera el CEO, ya no está en la empresa– y Alfredo Artiles, invirtieron los beneficios que habían generado a lo largo de cuatro años de intenso trabajo, así como ahorros propios.

Tras convertirse en los ganadores de la Seedcamp de Barcelona en 2011, llegó una primera inversión semilla, se abrieron las puertas de la a la internacionalización y el lugar donde tenían que estar para globalizarse y seguir creciendo lo tenían claro: Londres. En 2012 Javier se instaló definitivamente en la Tech City, concretamente en Google Campus. Llegó sólo, con una maleta y el objetivo de crear una sede en el ‘Silicon Valley europeo’. Tras meses de intenso trabajo y adaptación al nuevo entorno, lo está consiguiendo. La startup española se encuentra en pleno proceso de contratación y, por el momento, ochos son los miembros que forman el equipo londinense de marketing y ventas. En el espacio de coworking en el que nos encontramos, donde trabajan a diario varias pequeñas empresas, el equipo de SocialBro Londres ocupa varias de las grandes mesas de trabajo. Justo antes de empezar la entrevista, Javier acaba de salir de un proceso de reclutamiento para la contratación de nuevo personal. Las penurias y el esfuerzo de cinco años de incertidumbre y trabajo duro comienzan a dar resultado. La sonrisa que le acompaña a lo largo de la entrevista transmite tranquilidad y optimismo, y no es para menos.

Espacio de coworking donde trabaja el equipo de SocialBro en Londres

 

TICbeat.- De Córdoba a Londres. Sólo y con un cambio de vida radical casi de la noche a la mañana.  ¿No te dio algo de vértigo cuando aterrizaste en Reino Unido? 

Javier Burón.- Uf, la verdad es que sí que impresiona al principio. Imagínate, yo no he pasado por Madrid o Barcelona, he vivido siempre en Córdoba y de mi tierra a Londres, con lo cual ha supuesto un cambio muy significativo en mi vida. En cuanto a nivel de comodidad, la verdad es que estoy muy bien porque vivo bastante cerca del trabajo pero ya se sabe que una de las principales pegas que tiene Londres es que es una ciudad muy cara y contrastándolo con la oficina de Córdoba de desarrollo hay mucha diferencia ya que sobre todo, a nivel de salarios, aquí son mucho más altos. Pero no me puedo quejar porque vinimos muy respaldados por nuestros inversores y, a la hora de trabajar Córdoba-Londres, utilizamos metodologías Scrum para el desarrollo y tenemos dos reuniones diarias por conference call así que la tecnología también nos salva en este sentido. De los años previos a la salida de SocialBro, la verdad es que podría escribir un libro sobre ello, de las penas que pasamos y cómo salimos airosos, pero una vez que vinimos a Londres todo ha sido muy diferente.

TB.- Hemos entrevistado a otros emprendedores españoles que han creado oficina o sede en la Tech City y todos coinciden en que Londres era el sitio adecuado para la etapa en la que se encontraba su startup. Para vosotros, ¿en qué marca la diferencia el hecho de crear aquí la oficina de marketing y ventas?

JB.- Nosotros vinimos por dos principales razones: la primera, porque el gasto de las marcas en social media se reparte principalmente entre Londres y Nueva York y, la segunda, porque queríamos crecer como empresa, ya aquí optamos a más financiación, y también crecer como personas. Un tercer argumento, que no menos importante, fue porque entramos en Seedcamp lo cual nos abrió una red de contactos importante y que nos ha ayudado a crecer más rápido. La aceleradora tiene su sede en Google Campus, donde me instalé al principio, y la verdad es que desde un primer momento trabajando en ese espacio de coworking, tan diferente y único, y hasta el día de hoy, la relación con otras startups y la cantidad de eventos de networking que se organizan en la Tech City nos están ayudando a conocer a otros fundadores con los que compartimos penas y glorias que forman parte del camino del emprendedor.

 

“Vinimos a Londres desde Córdoba por dos razones; la primera, porque el gasto de las marcas en ‘social media’ se reparte principalmente entre Londres y Nueva York y, la segunda, porque queríamos crecer como empresa y como personas”.

 

Tb.- SocialBro es la octava aplicación que desarrolláis y vuestro producto estrella. ¿Qué observasteis o intuisteis en SocialBro para saber que iba a funcionar?

JB.- Cuando conocimos Twitter, vimos las posibilidades que tenía al ser público por defecto. Tiene una API que básicamente lo que posibilita es que si le pides a Twitter quién está hablando de algo en ese preciso instante, te lo da. En ese momento nos sentimos un poco como en la película Como Dios, de Jim Carrey, que está en una nube y escucha a todos los seres humanos; pues a nosotros nos pasó algo parecido, sentíamos como si estuviéramos viendo todo lo que se dice y pasa en red de microblogging y entonces supimos que se abrían infinitas posibilidades de negocio. A partir de ese momento empezamos a desarrollar herramientas que se nos ocurrían mientras utilizábamos Twitter. La más significativa es la que creamos gracias al popular hashtag #followfriday/#FF con el que se hacían nueve millones de recomendaciones cada viernes. Hicimos al principio un pequeña herramienta en España, Argentina y en México a través de un ranking para conocer a los twitteros más recomendados cada viernes y nos dimos cuenta que a la gente le gustaba los rankings y era como una batalla por ver quién era el primero. Teníamos muchas visitas y crecíamos cada vez más y por ello lo hicimos a nivel mundial. Funcionó y crecimos toda vía más en usuarios. Pero de lo que realmente nos dimos cuenta era de que lo que nosotros hacíamos en ese ranking era notificar a los top con nuestra cuenta de Twitter de @followfridaycom. De esta forma, avisando a los top del ranking de todo el mundo, éstos nos retwiteaban y empezamos a tener muchísimos followers. Cuando llegamos a 60.000 nos preguntamos, ¿y quién es toda esta gente que nos sigue? Entonces, gracias a esta pregunta nació la idea de SocialBro ya que no había ninguna herramienta en el mercado para analizar tu comunidad de followers en Twitter. Hicimos una aplicación beta, tuvo éxito porque habíamos hecho anteriormente mucho networking con community managers de toda España y les era muy útil y, luego, cuando la hicimos pública y gratis, no paraba de crecer y ahí es cuando ya nos vimos “obligados” a buscar financiación.

 

“Nuestro objetivo es ser la referencia para los negocios en Twitter; es decir, que cualquier empresa que quiera hacer dinero a través de Twitter o quiera saber cómo le puede ayudar a crecer piense en SocialBro”

 

Javier Burón durante su participación en una ponencia

 

TB.- Tuvisteis éxito relativamente pronto en vuestra búsqueda de financiación ya que topasteis con la aceleradora de startups europea Seedcamp y, además de conseguir una primera financiación serie C, el programa incluía un viaje por EE UU con parada en Silicon Valley. ¿Cómo fue aquella experiencia?

JB.- El viaje la verdad es que fue increíble. Estuvimos en Boston, Seattle, San Diego, San Francisco y Los Ángeles y, en Silicon Valley, donde visitamos las sedes centrales de Google, Facebook o Twitter, entre otras grandes empresas de Internet. En general lo que más me impresionó fue lo predispuesta que está la gente por ayudarte; en cuanto les explicas cómo funciona tu startup, esa misma noche ya tienes e-mails en los que te presentan con diez personas que pueden cambiar tu empresa por establecer un partner o una nueva relación comercial. Y, luego, es que aquello parece una película.  Sólo con ver las oficinas de Google con sus restaurantes, pistas de deporte… Vamos, ¡te dan ganas de trabajar gratis! Si es que hasta cuando visitamos la sede de Facebook, coincidió que acababa de estar el presidente de Israel y todo estaba lleno de escoltas y guardaespaldas armados hasta arriba y, la verdad, este tipo de cosas es complicado verlo en otras partes del mundo (risas).

 

“Pensábamos que el viaje que hicimos a Silicon Valley gracias a Seedcamp iba a ser una gran oportunidad para buscar financiación. Echando la vista atrás, nos damos cuenta de lo ingenuos que fuimos porque para levantar capital hacen falta cinco o seis meses y nosotros no teníamos recursos para estar en EE UU tanto tiempo”

 

TB.- Antes de este verano seguisteis escalando y tuvisteis otra ronda de inversión en la que obtuvisteis una financiación de serie A y, a finales de 2012, invirtieron en vosotros varios business angels. ¿Quiénes son estos inversores y qué trato tenéis con ellos?

JB.- Actualmente tenemos las dos versiones de inversor que mencionas. Por un lado están los business angels tanto españoles como británicos que apostaron por nosotros en la fase semilla y que se sientan contigo y participan muchísimo. Luego llegó SEP (Scotish Equity Partners), un venture capital que está basado en Reino Unido; son originarios de Escocia pero también tienen una oficina en Londres. SEP, como son inversiones más potentes, tienen una visión de su inversión más a largo plazo y por ello digamos que tienen paciencia con nosotros. En cualquier caso SocialBro está siguiendo la evolución natural de toda startup que empieza con un proceso semilla de aceleración y luego lucha por conseguir un inversor de capital riesgo que ya es un proceso de varios meses más de trabajo y es más complicado.

TB.- SocialBro es una de las suites de herramientas de marketing más completas que ofrece el mercado para Twitter, con la que puedes saber desde quiénes son tus followers y conocer quiénes te influyen más o menos y a quiénes influyes más, localizar un target específico de twitteros, o hasta saber cuál es la mejor hora para twitear a tu audiencia. Si los inversores son importantes, no lo es menos vuestro principal proveedor, Twitter. ¿Tenéis algún partnership con esta plataforma? ¿Les conocéis?

JB.- Tenemos una buena relación con ellos. De hecho, antes de visitarles por segunda vez en nuestro viaje a EE UU con la Seedcamp, hicimos una visita previa cuando estábamos focalizados con Followfriday.com. Teníamos un problema, que no contábamos con todas las recomendaciones porque Twitter no nos las daba. Y, nos preguntamos, ¿qué hacemos? Les contactamos por mail y lo que hicimos fue ir a una conferencia de desarrolladores a San Francisco a hablar con un antiguo alto cargo, que ya no está en la empresa, pero que en aquel momento estaba muy vinculado a los fundadores. Les contamos lo que nos pasaba y nos hicieron caso ya que a la semana siguiente nos dieron más datos y acceso a Twitter así que la aplicación siguió funcionando. Esto demuestra que con Internet y un ordenador hoy en día se puede hacer de todo, pero también es necesario coger aviones para establecer vínculos personales porque al final detrás de cualquier empresa hay personas.

TB.- Vuestro éxito es indisociable del éxito de Twitter. La compañía californiana hace pocos días que acaban de salir a Bolsa y está viviendo una época de esplendor. Pero, ¿qué sucedería con SocialBro si la gran red de microblogging llegara a quebrar o desaparecer en un futuro?

JB.- En SocialBro creemos en el potencial de Twitter ya que pensamos que es una herramienta para que la humanidad sea escuchada. Es algo que no va a dejar de existir. Esa necesidad que antes ha estado más monopolizada por los medios, ahora Twitter va a ser, y ya es, un jugador muy importante como una herramienta más de comunicación de toda la gente. Si llegase el caso de que Twitter desapareciesen en un futuro pues bueno, somos jóvenes, hay que seguir aprendiendo, y por supuesto que si SocialBro no llega donde tiene que llegar habrá que volver a empezar y a ponerle otra vez empeño. Esperamos que no suceda, así que keep working!

TB.- Gracias Javier y enhorabuena por todo lo que estáis consiguiendo.

 

 

 


Sobre el autor de este artículo

Juan Calleja

Juan Calleja es periodista. Ha sido redactor jefe en la Fundación porCausa y fue director y cofundador de Babylon Magazine, revista internacional en inglés y en español sobre la actualidad de la cultura hispánica. Es impulsor de Los desmanes del fútbol, proyecto ganador del ‘II Taller de Periodismo de Datos’ organizado por Medialab-Prado. En 2007 ganó el Premio Joven de Comunicación de la UCM por la revista Babel.