Entrevistas

Diego Cabezudo (Gigas): “Nuestro foco está y estará en los países de habla hispana”

Escrito por Esther Macías

“El mercado español ya asocia ‘cloud hosting’ con Gigas como un referente de este mercado. Ahora queremos que esta percepción se extienda en Latinoamérica”. Esta es la declaración de intenciones que Diego Cabezudo, consejero delegado de Gigas, hace en esta entrevista realizada para TICbeat

Hace poco más de dos años veía la luz una de las startups que más brillo están dando al escenario tecnológico español y, por extensión, latino: Gigas. La compañía, centrada en la oferta de servicios de cloud hosting (alojamiento de servidores virtuales), fundada por destacados exdirectivos del sector de Internet y de las telecomunicaciones en España y respaldada por las firmas de capital riesgo Cabiedes&Partners, Bonsai Venture Capital y Caixa Capital Risc, ha logrado superar los 2.000 clientes empresariales en todo el mundo y está abordando una inteligente y paulatina expansión geográfica con el foco puesto en el mercado latinoDiego Cabezudo, consejero delegado de la compañía, explica a TICbeat cómo ha vivido la vorágine en la que esta compañía de poco más de 50 personas está inmersa, cuáles son los objetivos de expansión para un futuro próximo y cómo está armada una compañía que está siendo capaz de luchar cara a cara con el número uno del sector: Amazon.
TICbeat.- El pasado mes de noviembre se cumplieron dos años desde el lanzamiento comercial de Gigas. ¿Cómo valora el comportamiento de la compañía en este periodo y cuáles diría que son los principales hitos?

Diego Cabezudo.- En estos dos años hemos avanzado en muchos frentes. Por ejemplo, en lo que respecta a cobertura geográfica ya no solo estamos en España sino también en tres países de Latinoamérica como Perú, Chile y Colombia. De hecho nuestro crecimiento en estos mercados es muy relevante. En lo referente a número de clientes hemos superado las 2.000 empresas y, además, muchas de ellas son referencias de primer nivel, tanto en España, donde tenemos muchos clientes del Ibex 35, como en Latinoamérica donde tenemos como clientes el mayor retailer de Chile, Walmart, o, en ese mismo país, el grupo Angelini, la mayor aerolínea de Colombia, Avianca, o el grupo de servicios Carvajal en Colombia. En España tenemos como grandes clientes a dos bancos, a dos eléctricas y estamos desarrollando un proyecto con otra más y hemos firmado un acuerdo con la empresa de analítica y BI como SAS para ofrecer en modo hosting su solución Visual Analytics. En este sentido, hay que destacar que SAS tiene como partner para ello a Amazon en todo el mundo, en Holanda trabajan con un proveedor local y en España nos han elegido a Gigas.

Por otro lado, también ha reforzado nuestro quehacer los premios que hemos recibido (los de IDG o eAwards, entre otros) y haber quedado finalistas de los premios Spain Startup 2013. Y, por último, ser la única empresa española que Gartner menciona en su cuadrante mágico de infraestructura como servicio, junto a nombres como Colt, NTT o Tata Communications ha supuesto un gran respaldo y todo un hito.

En definitiva, estamos posicionándonos en el sector con la imagen de marca que queríamos: como el referente en cloud hosting. El mercado español ya asocia cloud hosting con Gigas. Ahora queremos que esta percepción se extienda en Latinoamérica.

 

TB.- ¿Qué peso tiene ahora Latinoamérica en el negocio de Gigas?

DC.- Casi un 25% a escala global, pero cuando hablamos de altas brutas o nueva facturación por mes el peso es mayor y, de hecho, gradualmente irá teniendo más. Además, hay que tener en cuenta que el ARPU (ingresos medios por usuario) de los proyectos en Latinoamérica es mayor que en Europa. Y allí vamos a empresas y proyectos más grandes, de muchos miles de dólares al mes.

 

TB.- ¿Y en el resto de países de Europa cuál es la presencia?

DC.- Fuera de España y Latinoamérica básicamente estamos en los mercados anglosajones, es decir, en Reino Unido y también en los Estados Unidos. Pero estos mercados apenas suponen el 5% de nuestro negocio y van perdiendo peso en altas brutas. Nuestro foco está y estará en los países de habla hispana.

 

TB.- ¿Y qué me dice de Brasil? Es un país muy importante para el mercado latino…

DC.- Sí, representa casi la mitad del mercado de TI de Latinoamérica, pero es un entorno complejo. Nos interesa, pero es un mercado muy inflacionado en lo que respecta a costes, personal, costes de adquisición de clientes, etc. Además, es un país extremadamente competitivo y, por otro lado, entrar en este mercado requeriría una inversión inicial importante ya que dar soporte en otro idioma, brasileño, supone contratar a gente nueva, etc. Y el soporte es una de las claves de nuestro servicio. Así que por ahora Brasil no está en nuestro roadmap, aunque sí lo estará en dos o tres años.

De momento, creemos que tenemos una oportunidad muchísimo mayor en el resto de países de América Latina, donde además apenas nos encontramos competencia. Allí los hosters locales son muy pequeños, no han podido dar el salto a dar servicios de cloud hosting por la infraestructura e inversión que se requiere y los clientes están recurriendo a las grandes compañías norteamericanas. Así que el hecho de que llegue Gigas, con presencia local, soporte en español, facilidades con otros métodos de pago (no solo con tarjeta de crédito sino también con domiciliación, transferencia…), les supone unas ventajas enormes.

 

TB.- ¿Y cuáles serán los próximos países donde se expandirá Gigas en Latinoamérica?

DC.- Estamos evaluando cuáles. Hay algunos que, aunque son de un tamaño más pequeño nos suscitan mucho interés por la gran densidad de compañías y negocio que albergan, por ejemplo Panamá o Costa Rica. Por otro lado está México, un mercado tremendo, supone un cuarto del mercado de TI en Latinoamérica. Es un mercado que nos interesa y adonde nos expandiremos el próximo año con más recursos, ya que para lanzar Gigas allí es preciso disponer de una estructura local importante. En lo que queda de año nuestro foco está siendo consolidar los tres países latinoamericanos donde tenemos presencia para continuar con la expansión geográfica en 2014.

 

TB.- ¿Y qué me dice a nivel de ingresos y beneficios? ¿Puede detallar alguna cifra de negocio para hacernos una idea de dónde se encuentra Gigas en la actualidad?

DC.- No damos cifras absolutas pero sí puedo decir que este año cerramos el ejercicio triplicando los ingresos obtenidos en 2012. Y para el próximo año esperamos un crecimiento similar, aunque todo depende de los países donde abramos. En lo que respecta a los beneficios, éstos son peores de lo esperado, pero se debe a que estamos invirtiendo mucho en el crecimiento. En el plan inicial de Gigas calculábamos alcanzar el breakeven a finales de este año pero no vamos a llegar ni esperamos hacerlo en los próximos meses. Pero esto supone una buena noticia para nosotros: significa que vemos oportunidades de crecimiento y que estamos invirtiendo en este. Y los accionistas lo ven exactamente igual, apuestan por ello e invierten en la compañía y en su crecimiento.

 

TB.- ¿Cuándo calcula que llegará Gigas al breakeven?

DC.- Depende de la velocidad de crecimiento. Si siguiéramos solo en los tres países latinos donde estamos llegaríamos el próximo año, pero no es la idea porque queremos ampliar la presencia a otros. Creamos más valor para los accionistas retrasando el breakeven y ampliando el negocio a más geografías.

TB.- ¿Quién es el mayor competidor de Gigas en España, Amazon o los operadores de turno con sus ofertas en este sentido?

DC.- Amazon, sin duda. Aunque esto ha cambiado mucho desde que aparecimos en el mercado. Cuando se lanzó Gigas los grandes competidores eran dos empresas españolas, dos hosters muy grandes que fueron absorbidos por grandes grupos y que debido a este cambio de control aún están situándose de nuevo en el mercado. Así que sí, donde vemos más competencia y con quien más nos peleamos por los clientes es con empresas extranjeras, fundamentalmente Amazon.

 

“Donde vemos más competencia y con quien más nos peleamos por los clientes es con empresas extranjeras, fundamentalmente Amazon”

 

TB.- Antes se refería a dos empresas que son Arsys, comprada este año por 1&1, y Acens comprada en 2011 por Telefónica. ¿Estos cambios de titularidad les han beneficiado entonces?

Sí, sin duda.

 

TB.- Antes hablaba de la expansión en Latinoamérica pero, ¿qué expectativas alberga para el mercado español en concreto?

DC.- España sigue siendo el motor de nuestro crecimiento, representa más del 50% de las altas brutas que tenemos en la actualidad. Aunque, como es obvio, cada vez irá ganando más peso Latinoamérica. En España, por otra parte, se nota que los ciclos de venta se han alargado por los ajustes presupuestarios. No obstante, he de decir que estamos viendo mucha actividad en las pymes, lo que es una buena señal. Las pymes son las primeras que sufren las crisis pero también las primeras que reaccionan.

 

“España sigue siendo el motor de nuestro crecimiento aunque cada vez ganará más peso Latinoamérica”

 

TB.- Lo curioso, en cualquier caso, es que haya tantas grandes compañías que hayan confiado en Gigas, que no deja de ser una pyme…

DC.- Sí, fue toda una sorpresa al principio. No íbamos a por el mercado de grandes empresas pero nos empezaron a llamar. Al principio nos extrañó pero ahora ya no. Yo pensaba que el tipo de producto que ofrecemos ya lo tendrían las grandes empresas pero no es así. Cuando les explicamos cómo funciona nuestra plataforma y ven que es diferente a lo que les ofrecen las grandes telcos e integradores de sistemas se sorprenden. A sus técnicos les encanta ver cómo pueden hacer absolutamente todo desde el panel de control y en tiempo real. El proceso de dotar más memoria a una máquina es instantáneo y solo tienen que mover una barrita, mientras que con otras empresas tienen que esperar mucho tiempo y que el ingeniero de turno reinicie la máquina. Cuando ven el potencial de nuestra tecnología apuestan por ella, y más ahora que nos avala la opinión de Gartner, la Biblia del sector.

 

 

TB.- Se podría decir entonces que la tecnología y el soporte son las claves del éxito de Gigas ¿no?

DC.- Sin duda. En tecnología tenemos dos aspectos muy diferenciales. Uno es que los técnicos pueden trabajar con servicios externos sin tener la sensación de que pierden el control. Pueden gestionar su tecnología desde el panel de control en tiempo real, una plataforma completamente automatizada que evita errores humanos. El otro aspecto diferencial respecto a Amazon y otros grandes del sector es que no vendemos máquinas virtuales como tal sino un pool de recursos (balanceadores de carga, firewalls, VPN, VLAN, almacenamiento, backup…) con los que el cliente puede hacer lo que quiera. Hemos replicado todos los elementos de un data center físico en el entorno virtual. Todos los elementos se crean virtualmente y específicamente para cada cliente de modo que éste tiene total control. Y se puede crear cualquier elemento en tiempo real. Es como si diéramos a los técnicos de las empresas una caja de mecanos y pudieran construir los elementos de su centro de datos como quieran.

 

“Es como si diéramos a los técnicos de las empresas una caja de mecanos y pudieran construir los elementos de su centro de datos como quieran”

 

TB.- El de cloud y en particular el de infraestructura como servicio es un terreno en el que están entrando múltiples jugadores y muy grandes, desde Microsoft a Oracle, por ejemplo. ¿Cómo ve el mercado, cada vez más atomizado?

DC.- Sí, ahora están entrando prácticamente todos los jugadores de TI. Microsoft está empujando mucho, pero llega muy tarde. Tanto Microsoft como Google, que sí lleva más tiempo en la nube, han tenido un enfoque más de plataforma como servicio o PaaS (con Azurre la primera y Google App Engine la segunda) que de infraestructura como servicio o IaaS. El problema es que PaaS no ha sido muy bien recibido por los técnicos, ya que conlleva casarse con una plataforma específica y hacer los desarrollos para ésta, y esto no gusta. Por eso, estos jugadores ahora se están moviendo a ofrecer IaaS, pero con retraso. Estoy convencido de que con el tiempo tendrán unas plataformas en condiciones, pero ahora mismo la verdad es que no están en el mercado. Por ejemplo Google está en beta; yo no entiendo un servicio IaaS en beta. Y aunque Microsoft está impulsando IaaS, le está costando.

 

“Microsoft está impulsando mucho su oferta IaaS, pero llega muy tarde. Google también”

 

TB.- La táctica de Microsoft se basa en el precio…

DC.- Sí, está comprando cuota de mercado, lo cual también indica que la infraestructura que ofrece no está a la altura de los competidores. Y aun así le está costando. Por el contrario, he de decir que la parte de SaaS, Microsoft 365, le está funcionando muy bien. De hecho muchos clientes antes nos pedían máquinas de correo en su granja de servidores, y ahora esa parte la tienen con Microsoft. Lo que hacen bien hay que reconocerlo.

En cuanto al resto de grandes jugadores de TI como Oracle o SAP e incluso SAS están apostando más por SaaS. Lo que buscan es ofrecer su plataforma en modo hosting en la nube. Y, en este sentido, estamos viendo oportunidades de negocio porque podemos convertirnos en su partner de IaaS como ha ocurrido con SAS.

 

TB.- Hace no tanto tiempo hablar de la nube llevaba implícito hacerlo de importantes barreras de seguridad, legislativas… ¿Qué ha pasado con esto? ¿Se están superando estos hándicaps?

DC.- Sí, se están superando. En realidad, en lo que respecta a la seguridad, había más un problema de percepción que real. Al final, por ejemplo en el caso de Gigas, tenemos un data center TIER 3 y uno TIER 4 que dispone de la máxima certificación de seguridad. Así que los clientes están más seguros tanto a nivel físico como lógico. De hecho, en España tenemos alojados algunos de los ‘SAP’ de las mayores empresas del país, con datos muy críticos.

En lo que respecta al escenario legislativo, en este sentido también Gigas tiene la ventaja de tener un centro de datos en España, lo que nos ayuda mucho. De hecho, con todo este tema del espionaje de Estados Unidos, estoy seguro de que muchas empresas españolas y europeas optarán por proveedores de TI europeos con centros de datos aquí, frente a las multinacionales americanas. Desde luego para nosotros es fundamental tener el centro de datos en España, aunque también nos viene bien tener uno en Latinoamérica para los clientes de allí y también para las empresas españolas con presencia en la región.

 

“En lo que respecta a la seguridad en la nube, es más un problema de percepción que real”

 

TB.- ¿Dónde tienen el data center ‘latino’?

DC.- En Miami. Allí trabajamos con Terremark, mientras que en España lo hacemos con Interxion.

 

TB.- Pero en los países latinos no habrá tantos problemas en lo que respecta a la legislación y cloud ¿no?

DC.- No. La legislación de protección de datos europea es la más estricta del mundo, y en particular la española. En Latinoamérica son mucho más laxos en el tema de la regulación.

 

TB.- Supongo que no se plantean dejar de trabajar con los proveedores de centro de datos externos para dar sus servicios.

DC.- No. La ventaja de trabajar con este tipo de empresas es doble. Por un lado tienen una infraestructura que no podríamos permitirnos; es un negocio distinto al nuestro, consistente en proveer metros cuadrados, kilovatios y frigorías, que requiere una inversión muy importante. Además nos ataría a una ubicación geográfica, mientras que con este modelo podemos tener distintos data centers allí donde nos venga bien para dar cobertura geográfica a nuestros clientes.

 

TB.- ¿Cuántas personas componen la plantilla de Gigas en la actualidad?

DC.- Unas 55 personas. Cuando lanzamos la empresa en 2011 teníamos previsiones de llegar a 100 empleados y 25 millones de inversión en 2016. En lo que respecta a los empleados el próximo año llegaremos a esa cifra, dos años antes de lo previsto. La inversión será de 48 millones de euros, más del doble de la prevista para 2016 debido a la expansión internacional.

 

TB.- Uno de los objetivos que Gigas se marcó al nacer fue conseguir el 10% de cuota del mercado de cloud hosting en 2015. ¿Lo cumplirán?

DC.- Uno de los problemas de este segmento de mercado es que no hay datos. El líder del sector es Amazon y no da datos. Creemos que la mayoría de sus beneficios deben venir de la parte de cloud más que la de ecommerce, donde deben de trabajar con unos márgenes estrechísimos… Nosotros seguimos con la idea de tener el 10% de este mercado pero ahora con presencia en más países. En España estimamos que ahora atesoramos el 3% de cuota. Aunque las altas brutas mensuales son mucho mayores, hablamos de porcentajes importantes. Además estamos captando clientes que eran de los grandes hosters que había.

 

TB.- ¿Cabría la posibilidad de que un gran grupo comprara Gigas?

DC.- Las posibilidades siempre existen pero ahora yo diría que no, no es el foco desde luego. Aún no hemos extraído el valor de la inversión que estamos haciendo. Pensar en una venta iría en contra de los intereses de los accionistas.

 

“Pensar en una venta iría en contra de los intereses de los accionistas”

 

TB.- Cambiando de tercio y desde el punto de vista de uno de los impulsores de una startup como es Gigas, ¿cómo valora el ecosistema de emprendimiento en España?

DC.- Está mejorando bastante pero aún queda mucho camino por recorrer. Además, en los últimos años mucha gente se ha lanzado a montar empresas por verdadera necesidad y esto a veces no es lo mejor. Hay que crear compañías al ver un negocio claro y estando muy motivado para hacerlo. En cualquier caso, en los últimos doce meses el mercado de capital riesgo ha tenido un cambio sustancial. Hace un año había un tercio del dinero disponible que hay hoy. Y esto mejorará con los fondos previstos por el Gobierno para fomentar el emprendimiento. Gracias a ello los proyectos podrán contar con más financiación y sus valoraciones mejorarán, lo que permitirá a muchas startups competir de igual a igual con empresas extranjeras. Precisamente en España hemos sufrido el hecho de tener empresas con una financiación que supone una décima parte de la que tienen las empresas en otros países. Y aun así hemos tenido casos de éxito. Pero lo habitual es que en una primera ronda de financiación una empresa saque unos 300.000 euros en España frente a 3 millones en otros países como Inglaterra o Alemania. Y en la segunda ronda la ratio puede ser de 3 millones en España frente a 10 o 12 en otros países.

 

TB.- ¿Y a qué achaca la falta de financiación?

DC.- A que no ha habido grandes exits (ventas de startups) en el mercado español. Si no ven rentabilidad, los inversores no quieren destinar mucho dinero. Tener unas cuantas salidas interesantes dinamizaría este círculo, animaría al capital riesgo. Históricamente faltan, además, fondos grandes. En otros países una inversión de entre 12 y 20 millones de euros la hacen los business angels, no los fondos como ocurre en España. Esta falta de fondos ha hecho que startups españolas que podrían haber sido líderes de su sector en Europa se hayan tenido que conformar con funcionar bien en el mercado español y no hayan podido crecer fuera. Así que aunque la Ley de Emprendedores no ataja esta problemática los fondos que está impulsando el Gobierno pueden constituir un revulsivo importante.

En el caso de Gigas, la verdad, la situación ha sido atípica ya que la empresa ha tenido mucha financiación comparada con otras en España, y tendrá más en los próximos meses, ya que los socios actuales ampliarán capital para abordar la expansión internacional.

En definitiva, necesitamos buenos exits de dos empresas potentes para animar tanto la inversión en startups como el emprendimiento.

 

TB.- Para concluir, ¿qué startups destacaría del panorama tecnológico español?

DC.- Softonic es uno de los grandes éxitos, está entre las 15 empresas con más tráfico del mundo. Pero hay más que han logrado mucho, empresas de juegos, de reconocimiento de imagen, etc.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.