Entrevistas

Enrique Serrano (Tinámica): “Hay atentados que se han frenado gracias al Big Data”

enrique serrano tinamica
Escrito por Ana Muñoz

Entrevistamos a Enrique Serrano, CEO de Tinámica, una empresa especializada en el análisis de datos y soluciones de Big Data.

Imagina poder encargar un vestido low-cost a medida a Zara, o que Telefónica te ofreciera una serie de ofertas personalizadas por ser cliente VIP. Suena bien, ¿Verdad?

Aunque parezcan situaciones propias de una película de ciencia ficción, estas ventajas podrían estar a la vuelta de la esquina gracias al Big Data.

Pero esta tecnología también nos plantea muchas dudas: ¿A quién cedemos los datos? ¿Esta información está protegida? ¿Cómo se regulará?

Sobre las posibilidades de esta tecnología y sus futuras aplicaciones en el mundo real, hemos hablado con Enrique Serrano, CEO de Tinámica, una compañía que ofrece soluciones tecnológicas especializadas en el entorno del Business Intelligence.

Te dejamos con la entrevista completa.

  • Háblenos de su empresa, ¿En qué sectores trabaja? ¿Cuál es su filosofía y sus planes de crecimiento? ¿Tienen pensado explorar nuevos mercados?

Somos una empresa de nicho especializada en tecnología, proyectos o instalaciones de Big Data. Todo lo que tiene que ver con el tratamiento masivo de datos y la extracción de valor de ellos.

Los datos son la materia prima, pero hay algunas empresas que no disponen de esos datos o que no saben interpretarlos.

En cuanto a sectores, trabajamos con compañías del sector financiero, que es el que más invierte en estos temas, con el sector energético, con el mundo del consumo y la distribución y, desde el año pasado, con industria.

Trabajamos con varias empresas líderes en cada uno de estos sectores, como el Banco Santander, Vodafone, Enel, AENA o Alstom, entre otros.

  • 2016 se plantea como un año importante para Tinámica, ya que ha sido cuando ha dado el primer paso hacia la internacionalización abriendo una oficina en Dubai. ¿Qué porcentaje de ingresos es el que se plantea obtener la compañía dentro y fuera de España?

Si hablamos en porcentaje, la previsión es de un 20% de ingresos fuera de España en 2016, aproximadamente. La idea es que en los próximos 2 ó 3 años esa cifra suba hasta llegar al 50%.

  • Esta última cifra, la del 50%, ¿Es porque creéis que en España no se valora el Big Data?

En España hay bastante tirón y va a haber más crecimiento. De hecho, España fue pionera en proyectos de Big Data en 2011 y eso va a continuar con efecto multiplicador, sobre todo porque la mediana empresa se meterá en proyectos de Big Data.

Nosotros ahora estamos en Middle East porque nos han buscado, no era nuestro target inicial. De hecho, era Europa, ya que nuestro primeros proyectos fueron en Suiza y luego en Italia. En Latinoamérica nos surgieron nuevas oportunidades de negocio y el foco, en un principio, se situaba ahí. Pero, hace un tiempo, nos llamaron varias compañías de Middle East y, por eso, estamos en Dubai.

Nos lanzamos al mercado en 2011, en plena crisis española, por lo que ahora los países del Golfo están en crisis. Antes no se ponía tanto foco en márgenes o en la cuenta de resultados, ya que aguantaba cualquier tipo de bache. Por eso hay que tener en cuenta que ahora, allí, están empezando a caer empresas, se preocupan más por la fidelización del cliente, por los márgenes… Para nosotros es una oportunidad de negocio porque podemos ayudar a las compañías a ser más eficientes, a ganar cuota, a ver mejor el futuro y a competir mejor.

Por otra parte se encuentra Latinoamérica, otro tipo diferente de mercado que no tiene nada que ver con ninguno de los dos anteriores. Ahí no se habla tanto de Big Data, ya que aún están madurando lo que es el Business Intelligence. En este sentido hemos encontrado grandes oportunidades de negocio en países como Venezuela, Colombia, Ecuador o Perú. La perspectiva que tenemos es que se podrán hacer grandes proyectos con una cierta seguridad jurídica.

Por esa razón la próxima apertura será doble: la primera, Colombia, que se abrirá en marzo; la segunda en Santiago de Chile, que englobaría toda la parte de Cono Sur.

  • Según la lista Glassdoor, ser científico de datos es la profesión del año, ya que es la que más demanda tendrá en 2016. El año pasado ocupaba la 9ª posición del ranking. De este estudio se deduce que cada vez son más las empresas que reclaman o incorporan un departamento relacionado con el Big Data. ¿Vosotros habéis notado más reclamo o más conocimiento por parte de la población?

Sí, las empresas están buscando científicos de datos, Analistas Avanzados, Chief Data Officer (CDO)… Quizás con diferente necesidad, pero el perfil es parecido. La mejor definición de todos estos perfiles es el de Analista Avanzado, es decir, alguien que tiene autonomía para coger un data set y, con un conocimiento de negocio, extraer valor de los datos y dar instrucciones al resto de analistas para tomar decisiones. Estas personas cada vez estarán más cerca de los órganos de decisión de las compañías.

El crecimiento que veo en este sentido será, sobre todo, en la mediana empresa. En cuanto se den cuenta que con un científico de datos van a acertar mejor con las decisiones que tomen, todos querrán incorporar uno a su plantilla.

En este sentido calculo que en los próximos años, cómo mínimo, el 20% de las pymes tendrá un data scientist en su plantilla. De hecho, habrá una demanda mínima de 250.000 científicos de datos en España. Esto es una burrada, pero no es ninguna locura.

En los próximos años habrá una demanda mínima de 250.000 científicos de datos

Es un perfil que permitirá reciclarse a mucha gente, pero es un rol complicado. ¿Por qué? Porque es una persona que debe saber de tecnología avanzada, de analítica, y eso no se enseña en la facultad. Además, debe tener un conocimiento avanzado de Matemáticas y de Modelización Algorítmica.

En la Universidad se enseñan técnicas que se siguen usando, como segmentación o clustering, pero hay otras técnicas más avanzadas que están llegando (o que van a llegar) y que no están en la Universidad, si no en grupos de investigación de alguna facultad. Por ejemplo, nosotros tenemos un acuerdo con la Universidad de Valencia que nos ayuda a estar al día en este tipo de algorítmica.

  • ¿Qué especialización/herramientas aporta Tinámica a los clientes?

Lo que aportamos a nuestros clientes es innovación a raíz del tratamiento masivo de la información para acertar en las decisiones que toman.

El aporte está en definir una correcta arquitectura tecnológica para el tratamiento masivo de datos. Esto supone una revolución con respecto a la arquitectura tradicional de Business Intelligence, si hablamos de grandes empresas. En algunos países en los que estamos no hay ningún sistema de este tipo, por lo que directamente les proponemos es crear un diseño nuevo, una forma diferente de pensar.

En lo que respecta a analítica, tienes que conocer muy bien el negocio para poder aportarle valor. Por ello debes entender lo que la tecnología te proporciona, conocer los drivers y saber cómo conectarlos. Esto sería beneficioso tanto para los usuarios como para las empresas.

Por ejemplo, a un cliente VIP de Telefónica podrían tratarle de forma más personalizada a la que se le trata ahora, ya que podrían ofrecerle servicios extra que podrían interesarle.

En definitiva, lo que aportamos es que “vemos el futuro” y esto ayuda a la empresa a no equivocarse. Con el Big Data también es posible saber cómo lo está haciendo tu competencia y hacer predicciones del tipo What if. Por ejemplo: “Si toco el precio de este producto o si lanzo esta promoción, ¿Cómo se mueve en el mercado?”. Ahora sabemos, en cuestión de horas, si una campaña va a funcionar o no, por lo que te da tiempo a retirarla y poner otra.

El Big Data es como si jugaras a la Play Station, ya que te permite tomar decisiones en un entorno irreal

Si te expandirte a China podrás saber el impacto regulatorio que podría tener mediante simulación, como si fuera un juego de la PlayStation. Lo estoy caricaturizando, pero es un proceso muy similar, ya que a la empresa le permite “jugar” en un entorno irreal.

De esta forma, cuando llegas al mundo real, puedes tomar las mejores decisiones en cualquier campo. La información de una compañía puede ser muy compleja, pero el Big Data la hace digerible en “modo juego”, con una visualización especial que tiene muchos gráficos.

  • Hablando de usuarios, a muchos les preocupa la seguridad de esos datos. ¿Deberían estarlo?

Los usuarios no saben lo que realmente saben las empresas. Creo que están más despreocupados de lo que deberían porque, ahora mismo, es muy fácil saber sus datos. Por ejemplo, hay compañías que no necesitan pedirle el CV a alguien al que va a contratar. Con un histórico de las búsquedas de los últimos 5 años de su vida, pueden sacar cosas que ni te imaginas. Sería como responder al test más complejo del mundo.

Y es que hay muchas bases de datos abiertas que las empresas venden o van a vender.

Por ejemplo, yo no estoy en algunas redes sociales por temas de seguridad. Soy una persona que viaja mucho y sería muy fácil saber dónde estoy en cada momento. Podría ser un objetivo real para el crimen organizado.

Incluso, sería problemático para una persona normal porque existen empresas de consumo que podrían querer sus datos y, si los cede a una red social, no son de su propiedad. Aún es más grave si hablamos de una persona con cierta responsabilidad.

Eso va a ir a más.

El problema de la cesión de datos es de las compañías y de los usuarios

En este sentido, hay algunas apps de mensajería que también estarían incluida en esta lista. La gente no sabe lo que firma cuando acepta tener algunos servicios gratis. Puede que, a cambio, estén cediendo fotos a terceros. Así que, si algún día salen en algún sitio de Internet, la culpa no es de la red social o de la aplicación de mensajería, ya que ellos has dado permiso para que sea así. La gente es un poco inconsciente.

El problema, por tanto, no es sólo de las compañías o servicios, también es de los usuarios. Cuando te descargas uno des estos servicios estás obligado a leerte el contrato de permisos, al igual que haces cuando vas al notario. Lo que no puedes hacer es decir: “Era letra pequeña”.

  • ¿Qué redes sociales tienes y cómo te comunicas?

Utilizo WhatsApp y Telegram. En cuanto a redes sociales, estoy en Twitter, Instagram y LinkedIn.

  • Entonces utilizas todo menos Facebook…

Sí, pero estas redes sociales las uso de forma restringida. Pongo un perfil muy cerrado y, sobre todo, siempre desconecto la geolocalización. Además, tengo muchísimo cuidado con lo que publico.

En cuanta a mensajería instantánea, en volumen, utilizo WhatsApp más que Telegram, pero esta última la uso para comunicaciones internacionales o privadas.

  • ¿Y a un usuario medio qué recomendaciones le darías a la hora de utilizar una Red Social?

Lo primero que hay que ver es su perfil y si es una persona que puede estar expuesta o no. Las recomendaciones serían diferentes para un adolescente, para un adulto o para un alto ejecutivo. En este último caso, seguramente, le recomendaría tener alguna ayuda extra que, en función de su perfil defina qué es lo que puede y lo que no puede publicar.

La recomendación general es que todos deberíamos tener en cuenta que es como si compartieras tus cosas en un periódico. Eso, además, tiene un histórico que se puede consultar en tiempo real y que, combinado con una analítica avanzada, lo relaciona.

De ahí se pueden sacar mucha información para la Agencia Tributaria, grupos terroristas, empresas que quieren que compres más…cada uno que saque sus conclusiones. Todo esto no es gratis y cada vez lo será menos.

En este sentido, ¿Qué es lo que tiene valor? El conocimiento de la persona, sus datos personales, sus datos médicos y sus hábitos de vida o consumo.

Conociendo esos datos, las empresas van a crear nuevas necesidades que aún no existen. Por ejemplo, a título de consumo, las compañías crearán situaciones personalizadas.

Llegará un momento en el que tú encargarás un vestido a Zara sólo para ti, con un diseño personalizado, a precio low-cost. Eso, a día de hoy, pocas firmas lo hacen (exceptuando vestidos de novia o de alta costura).

Este ejemplo podemos extrapolarlo a alimentos o vehículos. Estos productos serán más caros, pero los vas a pagar, ya que por un poco más tendrás algo exclusivo para ti.

Por eso, las empresas con el Big Data lo que buscan es especializarse y ofrecer algo exclusivo para sus clientes.

  • Hablando de distintas aplicaciones de Big Data, ¿Conoces algún tipo de caso especial o curioso de Big Data?

Nosotros ahora estamos investigando temas de automatismos. Por ejemplo, cómo automatizar vehículos sin conductor para mantenimiento, infraestructuras, puentes, aviones o trenes de alta velocidad. Estos vehículos alertarían del riesgo que puede haber en la infraestructura.

Desde el punto de vista de seguridad, también hay muchos algoritmos que tratan sobre la información de pasajeros para alertar riesgos. Por ejemplo, si una persona hace X combinaciones de vuelos para ir a un determinado lugar puede ser sospechosa.

Otra tendencia es que en las ciudades, en breve, habrá cámaras interconectadas y cámaras inteligentes. De esta forma, detectarán anomalías: identificarán rostros, matrículas, coches…cruzarán esa información y harán un rastreo de personas, objetos, animales o vehículos.

  • Lo que cuentas da un poco de miedo. Parece Gran Hermano, de Orson Wells.

Bueno, ahora mismo acaba de salir un trabajo de investigación de un alumno de MBIT School sobre identificación de vehículos en tiempo real. ¿Cómo funciona? Una cámara, automáticamente, graba la matrícula de un vehículo, lo identifica y, en cuestión de segundos, puede ver si es robado, si todo está en orden o si ha pagado el seguro. De esta forma. se podrían poner en marcha otro tipo de mecanismos.

Pero también hay que ver el lado positivo. Hay atentados que se han logrado frenar gracias al Big Data, y la gente no lo sabe ni lo sabrá porque nunca han sucedido.

  • ¿Tú sí lo sabes?

No te voy a responder.

  • Ya que estamos hablando de política, ¿Has tenido la oportunidad de hablar con alguno sobre las posibilidades Big Data?

Sí, de hecho soy miembro de la Comisión de Big Data de la CEOE, y la opinión general de los políticos es que hay mucho futuro en el Big Data. En especial les interesa para el análisis de campañas y para la digitalización de la agenda europea.

Lo que está encima de la mesa ahora es el tema de la regulación. Imagina que una persona es de nacionalidad española pero vive en Francia y los datos se envían a un servidor turco. ¿Qué legislación es la que se tendría que aplicar? En España todo apunta a que se regulará en base a la legislación de la persona o entidad jurídica.

El problema es el de siempre, la jurisdicción, en estos momentos, va un poco por detrás del ritmo al que avanza la tecnología.

  • Como experto en Big Data, ¿Cuáles serán las tendencias de este sector en 2016?

Yo creo que, primero, el Big Data se acercará a la mediana empresa porque ésta verá las ventajas de utilizarlo. Además, a nivel de inversión, los beneficios que podrá obtener serán mayores.

En términos particulares, vamos a aumentar increíblemente nuestros sistemas de datos. Por ejemplo, en breve, todos los empleados de una empresa llevarán smartbands. Gracias a eso, estarán monitorizados y ofrecerá una serie de ventajas: entrar a la oficina sin necesidad de poner una huella o pasar una tarjeta, saber dónde están sus empleados en cada momento, no necesitarán parte del médico si están enfermos…

Para ello, se firmarán contratos para que la LPD no trascienda. Esto va a empezar ya y revolucionará la forma de gestionar a las personas en las empresas.

Dentro de nada, tu aseguradora te va a decir que te rebaja un 30% la prima si le dejas acceder a tus datos.

  • Eso es un arma de doble filo. Tú estás cediendo tus datos, tu privacidad, a cambio de un descuento.

Claro, tú vas a decidir pagar menos y ceder tus datos o pagar más y no cederlos. Yo seré de los segundos.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.