Entrevistas

Mercedes Vila (Biotech Foods): “La carne ética mejorará el bienestar humano y medioambiental”

Entrevista sobre carne ética

Hablamos con Mercedes Vila de Biotech Foods, una puntera startup vasca llamada a revolucionar la alimentación europea con el lanzamiento de una línea de productos procesados de carne ética, desarrollada a partir de células de laboratorio.

En apenas tres años podrías estar cocinando unas salchichas o unos nuggets totalmente libres de grasa, 100% naturales, cargados de proteína y con el sabor de siempre, pero éticos, sostenibles y surgidos gracias a la revolución alimentaria que plantea Biotech Foods, una startup tecnológica nacida en el País Vasco gracias a la que verá la luz una sólida alternativa con la irrupción futura de su carne ética en el mercado, donde por ahora solo un puñado de compañías disruptivas surgidas en focos como Holanda y Silicon Valley capitanean un nuevo paradigma alimentario.

El imparable crecimiento demográfico, la sobreexplotación de los recursos animales, la deforestación y el cambio climático demandan nuevas y urgentes soluciones para el problema del abastecimiento mundial de proteína animal, cuyas soluciones podrían pasar por la masificación del consumo de insectos -de hecho, según John Chambers, ex-presidente ejecutivo de Cisco, en dos décadas los bichos representarán la principal fuente proteica- o por alternativas como la carne ética, también llamada carne cultivada, in vitro o limpia y cuya revolución ya ha sido prevista por visionarios tecnológicos como Bill Gates, Sergey Brin o Richard Branson.

El inasumible coste ambiental de producir carne roja, en cifras

Para dibujar las líneas principales del consumo y producción insostenible de carne a lo largo y ancho del globo, la demanda de proteínas creció desde los 200 millones de toneladas en 1980 a los 600 previstos para 2020; 700 en 2030 y 1.000 millones de toneladas en 2050 (carne y pescado fundamentalmente) según datos de la FAO). En la actualidad, la cría de ganado genera el 25% del consumo total de tierra y agua del planeta y el 15% de gases de efecto invernadero, más que toda la industria de transporte al completo, incluyendo los vuelos transoceánicos. Biotech Foods podría convertirse en el rey midas de la sostenibilidad ambiental: se estima que los productos de ‘carne ética’ consumirán un 99% menos de tierra, un 75% menos de consumo de agua y un 90% menos de emisiones que otro producto cárnico similar actual.

Biotech Foods: ingeniería de tejidos para comer carne sostenible

Para ahondar en las claves de este innovador proyecto capaz de crear carne totalmente natural gracias a la ingeniería de tejidos hablamos con Mercedes Vila, una de las cuatro personas fundadoras de la startup, que lanzará en 2021 ‘EthicaMeat’, una línea de productos porcinos procesados de carne ética. La startup nació al calor de la búsqueda de  “Identificamos un enorme problema global en torno a la ganadería intensiva y quisimos buscar soluciones. Hicimos un estudio técnico de mercado, recibimos apoyo de dos socios inversores y de instituciones públicas como Fomento de San Sebastián o la Diputación Foral de Gipuzkoa y nos lanzamos a desarrollar el producto en el laboratorio”. 

La base del proyecto de I+D de la startup parte del modelo tecnológico de construcción de tejidos a partir de células animales, desarrollando para su evolución entornos biológicos controlados, y sin intervención o modificación genética alguna. “Se trata de una carne 100% saludable y limpia ya que replica el tejido muscular del cerdo sin presencia de químicos ni antibióticos -que a día de hoy están presentes en el 80% de la carne industrial-“, apunta Mercedes, que destaca que iniciativas como la suya no pretenden desbancar a la industria tradicional, sino “constituir una alternativa ante el problema de la ganadería intensiva, así como mejorar el bienestar tanto animal, ya que no es necesario matar a ningún cerdo para producir la carne, como medioambiental”. 

La ingeniería de tejidos es la técnica tras la creación de esta alternativa de consumo cárnico, que antaño hubiese parecido una historia de Julio Verne o un lejano sueño futurista. “Se trata de coger una pequeña muestra de células, ya sea de carne porcina, avícola, de vacuno o incluso pescado, y permitir que se desarrolle en un entorno con la temperatura y la humedad adecuadas, sin tener que sacrificar a ningún animal”: 

Winston Churchill pudo predecir el nacimiento de startups como Biotech Foods cuando afirmó, allá por 1932 que “algún día salvaremos el absurdo de cultivar un pollo entero para comer solo el pecho o el ala, cultivando estas partes por separado en un medio adecuado”. En este sentido, el producto que presenta la compañía permitirá reducir el actual impacto ambiental del proceso de producción de la carne que procede de las granjas y los mataderos mediante soluciones sostenibles. Solamente en nuestro país y tal como detalla un informe de Greenpeace, la ganadería emitió solamente en 2015 de más de 86 millones de toneladas de CO2-eq, casi el doble que establece el INE para el sector de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca juntos.

Carne éticaLos planes de la compañía pasan por reducir los costes de producción, incentivar su escalabilidad y comunicar al consumidor las ventajas para que este integre con naturalidad su consumo. “Algunas personas optarán por estos productos por motivos medioambientales, porque no implica sufrimiento animal, porque son una alternativa libre de grasas y positiva para la salud cardiovascular o debido a su rico sabor”. ‘EthicaMeat’, nombre de la marca, será el ingrediente fundamental de la línea que saldrá en 2021, compuesta por salchichas, lonchas de carne y cualquier otro producto cárnico procesado. “La diferencia con la producción de carne actual
estribará, no en su origen de valor biológico o su procesamiento posterior, sino de qué forma ese producto alimenticio se ha desarrollado y qué efectos genera o evita”, apunta.

En cuanto a los precios, “estarán al alcance del bolsillo del consumidor medio, ya que tendrán un coste muy similar a los productos cárnicos convencionales”. La compañía prevé iniciar las ventas con una facturación de 20 millones de euros y un beneficio operativo de 3 millones de euros. Para ello, en la actualidad afrontan un proceso de capitalización para lograr acelerar los procesos productivos y las previsiones realizadas apuntan a una facturación de 10 millones de euros el primer año de comercialización.

En definitiva, la revolución está cerca y es cuestión de tiempo que la carne ética aterrice en nuestros platos. El alcance revolucionario se puede sintetizar en un solo dato: con una única célula de un pavo se podrán llegar a producir 20 billones de nuggets.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.