Empresa Entrevistas

Así laten las startups en España

Estado Startups en España

Analizamos el estado actual de las startups en España: inversión, crecimiento, retos, iniciativas y particularidades del ecosistema emprendedor TIC.

En 2015, las startups españolas lograron financiación por valor de 500 millones de euros, un 87% más que en 2014, cuando apenas se invirtieron 286 millones de euros en este tipo de pequeñas empresas de carácter innovador y vocación disruptiva.

No en vano, el crecimiento del número de startups en España ha sido imparable en los últimos años, coincidiendo con el período más duro de la crisis económica que ha sufrido nuestro país. De hecho, y como muestra la siguiente gráfica, en 2013 apenas tres startups lograron rondas de financiación que superaran los 10 millones de euros (dicho de otro modo, que fueran altamente valoradas por los fondos de inversión, accionistas y, en definitiva, el mercado), concretamente la firma de seguridad Alien Vault, la de distribución de moda Privalia y la decaída Softonic.

Un año más tarde, en 2014, esta cifra aumentó a cuatro, al lograr alcanzar este hito empresas como Fon, Socialpoint, Scytl o JobandTalent. Sin embargo, el pasado año la explosión no tuvo parangón, ya que hasta 13 startups lograron capitalizar más de 10 millones de euros para fomentar su desarrollo, con ejemplos muy conocidos como la app de compra-venta Wallapop, la de transporte Cabify, la propia Alien Vault, CartoDB, Fever, etc.

Principales startups de España

Principales startups de España. Fuente: FYFN

¿Es la crisis económica una de las causas de este despegue de las startups en España? Sin duda, la falta de oportunidades profesionales en entornos laborales más seguros y consolidados es un acicate para que muchos jóvenes den rienda suelta a su imaginación y, sin nada que perder, apuesten por nuevas ideas capaces de revolucionar sus respectivos mercados. Pero no se trata del único factor en juego, ya que nuestro país cuenta, cada vez más, con un ecosistema más receptivo a estas nuevas iniciativas y con programas -públicos y privados- especialmente dirigidos a estos colectivos. También existe una mayor comprensión y capacidad de integración de estas nuevas pymes dentro del entramado de networking y actividad empresarial de España, lo que contribuye a su fortalecimiento por la vía de las alianzas o, incluso, de la incorporación de capital de socios que antaño nunca hubieran conocido.

“Somos espectadores de excepción del crecimiento del ecosistema de startups en España”, afirma Valentín Fernández, Director Global de Desarrollo de Negocio y Alianzas de Telefónica Open Future, el paraguas donde la principal telco de nuestro país engloba sus distintas iniciativas y programas de apoyo a los visionarios que deciden crear una nueva compañía en el ámbito digital. “Sigue habiendo barreras pero se está experimentando un incremento notable de jóvenes que apuestan por la creación de startups como su camino de vida”.

Valentín Fernández confirma que “cada vez hay más dinero” que se mueve en torno a las startups patrias, pero que esto también conlleva riesgos, como el hecho de que se puedan inflar las valoraciones de estas firmas. “Este fenómeno va a más conforme pasa el tiempo y dado el gran talento que hay en nuestro país”, explica este directivo. “Hay mucha gente valiosa en España que sólo necesitaba un empujón para montar su startup”.

Los retos para consolidar las startups en España

Parece que todo es un campo de rosas, pero ni mucho menos. España ha crecido mucho en cuanto a la creación de startups se refiere, pero aún es uno de los países europeos que más trabas pone a la puesta en marcha de este tipo de nuevas empresas, en todos los niveles. En ese sentido, existe una gran diversidad de estudios e informes que sitúan a España en un puesto u otro (desde los que indican que nuestro país es el quinto con más startups del Viejo Continente hasta los que nos sitúan en los tres últimos puestos en cuanto a espíritu emprendedor se refiere) pero, en todos ellos, se reflejan una serie de barreras que han de ser superadas.

El primero de ellos, como confirma Fernández, es el tratamiento fiscal que reciben las firmas de capital riesgo, también conocidos como Business Angels, a la hora de llevar a cabo su actividad, que consiste básicamente en financiar proyectos en su etapa más inicial y cuando las perspectivas de viabilidad económica aún son muy difusas. En su opinión, el tratamiento fiscal que reciben en nuestro país inhibe a los grandes capitales de invertir su dinero en España.

También es un tema candente la enorme burocracia que debe enfrentar un autónomo o emprendedor a la hora de poner en marcha su negocio. Así, mientras en países como Reino Unido es posible crear una empresa en apenas 24-48 horas, en nuestro país se requiere en torno a un mes y numerosos trámites ante distintas Administraciones (Seguridad Social, Hacienda…) para poder decir que se ha fundado una nueva startup. Ello también puede alejar a muchos jóvenes que desean poner en práctica sus ideas, no perder el tiempo con papeleos.

Valentín Fernández, Director Global de Desarrollo de Negocio y Alianzas de Telefónica Open Future_

Valentín Fernández, Director Global de Desarrollo de Negocio y Alianzas de Telefónica Open Future_

Por otro lado, Fernández también alude a las penalizaciones fiscales y administrativas que reciben estas recién creadas compañías si deciden internacionalizarse e irse fuera de su país. De este modo, muchas startups mueren dentro de nuestras fronteras en lugar de dar el salto a zonas donde operan sus potenciales partners, clientes o posibles compradores, como San Francisco o Londres.

“Hay que ir superando también las barreras sociales, no sólo las operativas, para afianzar la apuesta por las startups y que cuaje finalmente la innovación abierta en nuestro país”, añade el directivo de Telefónica Open Future. En ese sentido, la operadora ha participado en las principales rondas de financiación de startups durante el pasado año, inyectando hasta 15 millones de euros en proyectos como JobandTalent, CartoDB o Wallapop.

Asimismo, la multinacional que preside César Alierta cuenta con dos fondos de capital riesgo (Telefónica Ventures y Amérigo, este último no gestionado directamente) que dedican el 80% de su capital a startups con base en nuestro país. También impulsan la iniciativa Think Big, dedicada a nuevas compañías de base digital con un componente social, o Talentum, orientada a la formación técnica. Sin olvidar Wayra, su aceleradora de startups que cuenta con academias en 11 ciudades de todo el mundo, dos de ellas en España, y ha recibido más de 20.000 solicitudes de admisión en los últimos cuatro años. De ellas, 500 empresas han acabado contando con inversión minoritaria de Telefónica, que siempre ronda el 5% o el 10%.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en TIC que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, Movilonia, Todrone, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También es consultor de comunicación en INDIE PR y ha fundado la web sobre series y cine http://revistaroulette.com. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo.