Entrevistas

Antonio Sainz (Inclusivity): “El reto próximo es el lanzamiento de nuestra criptomoneda propia People Token”

Hablamos con Antonio Sainz, socio fundador de Inclusivity, sobre los retos y objetivos de esta startup especializada en el uso social de blockchain y, próximamente, en criptomonedas.

¿Se imaginan romper el muro que separa e impide el desarrollo y la generación de riqueza “in situ”? O, lo que es lo mismo, ¿creen que es posible fomentar la economía inclusiva para los que menos tienen al mismo tiempo que se impulsan los servicios básicos de cualquier ciudadano -como la gestión de su propia identidad- por medio de la tecnología? La respuesta es sí y la startup que está detrás de este planteamiento es española y su nombre es Inclusivity.

Antonio Sainz, socio fundador de la compañía, explica este curioso planteamiento a TICbeat. Inclusivity es una plataforma basada en blockchain, es el punto tecnológico de unión entre los miles de millones de personas que no tienen acceso a los servicios básicos, a la identidad, a servicios financieros y, por otra, todas las empresas que buscan nuevos clientes y mercados para sus productos o servicios”. Asimismo, esta plataforma “fomenta los negocios inclusivos, aquellos que además de prestar servicios a las personas con ingresos inferiores a 8 dólares al día, los integra en la cadena de valor de la empresa lo que nos convierte en la red comercial más extensa del mundo”.

Democratizar la tecnología, generar puestos de trabajo del mañana y desarrollar las ciudades y núcleos locales. Suena a ONG, pero Sainz prefiere el término de finanzas productivas. “El mayor éxito es que los dos mil millones de personas sin acceso a servicios bancarios, los mil quinientos millones sin identidad oficial, los sesenta millones de refugiados puedan contar con los servicios que hagan su vida más fácil, que suban peldaños en la pirámide económica y que generen riqueza en sus comunidades, evitando con ello la dolorosa experiencia de los movimientos migratorios”, añade el emprendedor.

Alastria, un consorcio de 70 empresas para desarrollar blockchain en España

A través de Inclusivity, cualquier empresa (seguros, banca, calzado, formación, etc.) puede ofrecer sus productos y servicios a millones de nuevos usuarios y contará, y esto es clave, con agentes físicos (Meeting Point of Services) que les representarán en los cinco continentes, hablando las lenguas y conociendo las culturas de los clientes, todo ello bajo los “Smart Contracts” de la plataforma blockchain.

Todo ello sustentado sobre  la creciente base instalada de dispositivos móviles a la que esta startup ha añadido una plataforma basada en blockchain que permite la gestión automática de procesos complejos sin casi intervención humana, barata y segura. “Pero para ser puente de unión, teníamos que superar la normal resistencia al cambio de las organizaciones, por eso hemos desarrollado Inchain, un sistema propio que permite que las empresas puedan disfrutar de todas las ventajas del blockchain sin cambio alguno en su software o sistema, evitando fuertes inversiones económicas, en tiempo y en nuevo personal cualificado”, explica Sainz. Pero no sólo eso. “Otra barrera que tuvimos que superar fue la que nos planteó el personal de MasterCard como dificultad máxima: operar en los lugares sin ningún tipo de conexión telefónica ni de datos. Gracias a este reto nació OffChain, tecnología pendiente de patente, que nos permite que los Meeting Points of Services puedan prestar servicios hasta en los lugares más alejados del planeta, un verdadero blockchain offline“.

La plataforma está prácticamente terminada y en fase de pruebas, Inchain ya está operativo, mientras que las otras tecnologías están siendo desarrolladas por fases. Por ejemplo OffChain ya permite el trabajo en zonas sin conexión, pero será en una segunda fase donde se convierta en un verdadero blockchain offline revolucionario. Lo mismo ocurre en cuanto a la estructura organizativa “fractal”, concebida especialmente para conseguir la máxima expansión internacional con la mínima burocracia, ésta será implementada en el segundo semestre desde la puesta en marcha.

Las miras de estos locos de la tecnología pasan incluso por entrar a competir con el mismísimo bitcoin con su propia divisa digital.El reto próximo de mayor interés es el lanzamiento de la venta de nuestra criptomoneda propia, llamada People Token”, adelanta a este medio Antonio Sainz. “Estará basada en Ethereum, un token ERC20 Standard, ecológico, basado no en la competencia, sino en la colaboración y en la recompensa. Esta será la moneda de la plataforma y podrá adquirirse en breve. Posteriormente People Token podrá cambiarse por cualquier criptomoneda o por cualquier divisa en las casas de cambio más prestigiosas”. La primera emisión de People Token, aunque no está limitada, espera entrar a formar parte de los Top 40, lo que implica una venta superior a los 60 millones de dólares.

Más de cuarenta personas conforman este atípico equipo, personas de procedencias y experiencias dispares: economistas, juristas, especialistas en inclusión y en formación, y un pequeño ejército de ingenieros con experiencia en múltiples sectores: aeroespacial, defensa, energía, industria, agricultura, telecomunicaciones, etc. La compañía está actualmente sellando varias alianzas “esenciales para la implantación de MPS en el futuro”, entre ellas instituciones internacionales, algún gobierno autonómico, Luxinnovation (organismo de innovación de Gobierno de Luxemburgo) o el MAS (Autoridad Regulatoria de Singapur, que hace las veces de Banco Central).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.